LOS DUENDES…

 

 

No hay una sola persona que no haya escuchado hablar sobre los duendes.
De esas pequeñas criaturas con las que las madres amedrentan a los niños: “Te van a llevar los duendes”.
Cuando era pequeño me daba miedo de encontrarme con ellos. 
Los duendes son unos pequeños hombres en miniatura que miden como medio metro de altura, usan boina grande y visten lujosamente, con trajes de colores.
La mayor parte del tiempo andan juntos.
Andan por los potreros, cafetales y caminos solitarios, no les importa si es noche o de día con tal de andar vagabundos.
Al visitar una casa se hacen invisibles, molestan demasiado, echando cochinadas en las comidas, tiran lo que se encuentre en sus manos.
Pero lo que más persiguen es a los niños de corta edad, los engañan con confites y juguetes bonitos; así se los llevan de sus casas para perderlos.
Si el niño no quiere irse, se lo llevan a la fuerza; aunque llore o grite. 
Una vez un señor, quién me merece todo respeto, contó que una noche, cuando él iba a caballo con otro amigo vio saltar un chiquito a la orilla del camino.
Al ver esa figurilla en ese camino tan solitario y en horas tan inoportunas ambos se extrañaron; bajaron el ritmo de los caballos para preguntarle hacia donde se dirigía.
Voy a hacer un mandadillo dijo el pequeñín.
Pero a pesar de que apresuraban el paso, el pequeñín los seguía a cierta distancia, con una habilidad increible.
Aquel espectáculo los puso como piel de gallina, y no querían mirar hacia atrás; y cuando quisieron mirar, había desaparecido.
Algo muy parecido a esta historia anterior le sucedió al hijo de un amigo.
Sus padres lo buscaron por todos lados, se había perdido hacía dos días, quién estaba en un potrero lejano del pueblo.
Cuando se le pregunto como había llegado allí, dijo que unos hombrecitos muy pequeños se lo habían llevado dándole confites y juguetes; pero cuando estaban lejos del pueblo, pellizcaban y molestaban y mientras lloraba, aquella jerga de chiquillos reían y bailaban.
Este suceso se comentó mucho en aquel pueblo y es digno de estudiarse por lo misterioso del caso.
Dicen las gentes que para ahuyentar los duendes de una casa, aconsejan poner un baile bien encandilado con música bien sonada

COLABORANDO CON LOS ELEMENTALES Y LOS SERES DE LUZ EN LA REGENERACION DE LA MADRE TIERRA

 
Cuando el planeta era sólo una masa incandescente y sin vida, los elementales estaban presentes planeando la construcción y la vida futura, ayudando a los Espíritus Superiores, Arquitectos Cósmicos, quienes eran los encargados de coparticipar en la obra del creador.



Las salamandras… Elementales del fuego- cuidaban la masa de gases radioactivos presentes en el planeta, y de la materia incandescente que debía ir sedimentándose y enfriándose poco a poco, para que el planeta en formación pudiera ser habitable.

Los silfos… Elementales del aire, cuidaban de la evolución de ésos gases tóxicos, para lograr el equilibrio químico y la evolución de los violentos vientos y tormentas nucleares, que azotaban al planeta en formación, allá en los comienzos de la historia cósmica.
 
Los Espíritus Superiores o Arquitectos Cósmicos… Ya tenían planeado todo tipo de vida que surgiría en la tierra, siguiendo las orientaciones del Creador. Estaba todo programado en la Mente Divina. Sólo hacía falta que se estableciera el orden, para que ésos Espíritus de la naturaleza, o elementales, pudieran, finalmente, empezar el proceso de evolución y vida sobre el planeta tierra, como colaboradores inmediatos de los arquitectos celestiales.
 
Cuando los gases se hicieron líquidos, y cayeron sobre el planeta en forma de gotas de agua, lluvias y tormentas violentas, que inundaron casi toda su superficie, aparecieron los elementales del agua: Sirenas, Ninfas y Nereidas, por las explosiones nucleares, quitándoles las materias densas y pesadas que aún había en suspensión.
 
En el Universo existen, entre otros Jefes Espirituales, espíritus guardianes, orientadores, protectores, y organizadores de toda la creación. Los elementales, sus colaboradores, fueron, por lo tanto, anteriores a la aparición del hombre sobre la tierra y los encargados de armonizar las condiciones básicas para la aparición de la vida en sus varios reinos.
 
Cuando el planeta comenzó a enfriarse y a estabilizarse, ya estaban presentes los elementales de la tierra: Gnomos, Duendes y Hadas, a fin de armar los elementos de su nivel, o sea, los primeros esbozos de arbustos y piedras. Estaban dando origen a todo lo que germinaría después, con el trabajo de millones de años.
 
Es curioso observar, que desde la antigüedad más remota, los elementales fueron representados de manera casi idéntica por los pueblos más diferentes, por ejemplo, los sumerios, los caldeos, los egipcios, los chinos, los pueblos indígenas de África, Polinesia y América.
 
Los dibujos que se encontraron, los muestran de manera casi idéntica, no importa cuán lejos estuvieran ésos pueblos unos de otros. Esto nos lleva a pensar, que los elementales siempre se comunicaron con los seres humanos, manteniendo un patrón energético que permitiera verlos e identificarlos. Estaban presentes en casi todos los ritos sagrados, especialmente en aquellos en que se pedía la protección celestial para las cosechas y las siembras.
 
No sólo se los invocaba para que protegiesen las siembras, sino también para que aquietasen las aguas, apagasen incendios y contuvieran tempestades. O sea, protección de los cuatro elementos.
 
Aparecen sus figuras, casi idénticas, tanto en la Europa central del siglo XV como en la India milenaria y mágica, 2000 años antes de Cristo.
 
Los elementales eran amados y temidos al mismo tiempo, ya que tanto beneficiaban como perjudicaban. Fueron siempre considerados seres duales. Ellos tienen un tipo de vibración muy rápida y eléctrica, que les permite trasladarse de un lugar a otro a la velocidad de la luz.
 
Se los considera espíritus juguetones, animados, traviesos, sin mucha responsabilidad y arduos trabajadores de la naturaleza. No tienen un concepto muy claro del bien y del mal, y por eso pueden ser manipulados para los trabajos de magia negra. Tal vez, su nivel de conciencia se parezca a la de un niño que aún no sabe distinguir entre acertado y errado.
 
El hecho de no tener un nivel de madurez espiritual suficientemente desarrollado, para diferenciar el bien y el mal, los hace semejantes a criaturas traviesas, inconscientes e inocentes, como la propia imagen física con la cual se presentan ante los hombres.
 
Si por su falta de consciencia madura, alguna vez fueron usados para practicar el mal, pagaron muy cara ésta acción, porque retrocedieron en su camino espiritual de evolución.

 
“ELEMENTALES DEL AIRE Y SU RELACION CON LA VIDA”
 
AIRE…

Es el elemento de la inteligencia, de la mente…
Seres mágicos del elemento aire…


Deben ser invocados en un lugar aireado y con ráfagas de viento. Aparecen como una nube deforme, que resulta bastante indistinguible. Atacan con un chorro de aire, y si no es suficiente para derrotar al enemigo, adoptan forma de torbellino. Ésta es la forma más poderosa de un elemental del aire.
 
Los seres mágicos del aire, pueden ser tan benévolos como malignos, y las leyendas dicen, que deben ser tratados con mucha prudencia, porque suelen ofenderse con facilidad si se los molesta.
 
Los elementales del aire, son afines a buscar relación con seres de otros elementos, así como también con el hombre. Prefieren los lugares abiertos, árboles, el aire mismo.
 
Estas criaturas se vinculan al amanecer, la primavera, el cobre, el estaño y la energía proyectiva.
 
 
SILFOS y SÍLFIDES…
 
La misión de éstos seres, es la de mantener el aire a salvo de la contaminación. Rigen huracanes, remolinos, vientos y todo movimiento de las masas de aire.

Este tipo de criaturas, se caracteriza por un estado de ánimo algo cambiante. Los silfos en especial, prefieren vivir solos en lugares abandonados u obstentosos.


LAS SÍLFIDES…

“No todas las sílfides restringen su trabajo y vida al aire. Muchas de ellas poseen una inteligencia elevada. Se asigna una sílfide a cada humano durante toda la vida. Esta sílfide nos ayuda a mantener el cuerpo mental y su desarrollo. Así, nuestros pensamientos –buenos o malos- son lo que más les afectan. Ayudan a estimular nuevo conocimiento e inspiración. Trabajan para limpiar y elevar nuestros pensamientos e inteligencia. Nos asisten en la utilización de lo intuitivo y lo racional de forma conjunta.

Un contacto excesivo con los espíritus o elementales del aire, podría ocasionar una mente hiperactiva, que debe ser controlada y guiada. Se puede manifestar como una parálisis de voluntad (un excesivo análisis). También puede activar demasiado el sistema nervioso, infundiendo una necesidad de cambio frecuente, o manifestándose en varias formas de excentricidad. Podría mostrarse como un desapego de las actividades físicas y mundanas de la vida.

Una falta de contacto con los seres de éste reino, incluyendo nuestra sílfide personal, podría manifestarse con percepciones limitadas y una falta de sentido común. Podrías verte involucrado continuamente en actividades y sentimientos, y sin embargo no ser capaz de reflejarlos en la vida.

Las sílfides traen inspiración, y afectan poderosamente nuestras facultades mentales. Aprender a contactar con nuestra sílfide personal nos facilitará la asimilación de conocimiento nuevo. Nos puede ayudar a expandir nuestra sabiduría. Nos ayudarán a coordinar nuestras percepciones y a expresarlas. Pueden estimular el equilibrio mental, la libertad y la curiosidad. Nuestra sílfide personal se controla a través de la constancia. Esto significa que hacemos y llevamos a cabo compromisos con resolución.”
 
Las sílfides, de género femenino, velan por las nubes y las lluvias. Son bellas y suelen manifestar su belleza ante los seres humanos. También pueden ser musas inspiradoras para los artistas porque pueden poner en funcionamiento mentes bloqueadas de quienes trabajan con la imaginación. Son definitivamente benévolas y de todos los elementales, las más próximas a los ángeles.
 

GENIECILLOS DE LAS TORMENTAS…
 
Reciben otros nombres, tales como “nuberus” o ‘geniecillos de las nubes’. Temidos por los aldeanos, por su capacidad para generar niebla, las leyendas relatan historias de acuerdos con las sílfides, ya que ambos tienen influencia de la producción de lluvias. La diferencia entre ambos reside, en que las sílfides buscan la armonía y los nuberus pueden llegar a generar grandes cataclismos fatales, especialmente para los campesinos. Cuando una sílfide y un nubero llegan a concretar un pacto, no hay nada que temer: la naturaleza conservará el equilibrio.
 

HADAS

La raíz etimológica del vocablo ‘hada’, se encuentra en el latín ‘fata’ (destino), por lo cual, puede interpretarse que éstos seres intervienen activamente en el curso de las cosas, teniendo alguna influencia en el destino de los humanos. Se dice incluso, que cuando un hada decide entablar relación con un humano, suele elegir a una persona alegre y generalmente enamorado. En general, suelen estar de buen humor, pero si se sienten ofendidas pueden llegar a ser muy vengativas.
 
Las hadas son siempre de sexo femenino y muy bellas, aunque ésto no les resta fuerza física. Se caracterizan por una legendaria voluntad y curiosidad, lo que hace de ellas seres de gran iniciativa. Como otros seres elementales, poseen poderes extraordinarios. En general, un hada suele ocuparse de proteger y ayudar a otras criaturas elementales.
 
La mayoría de las hadas, pertenecen al aire, aunque también las hay, unas pocas, que habitan las aguas y la tierra. Las hadas suelen vivir en organizaciones jerárquicas. Entre ellas suele haber una reina de las hadas que ejerce el poder.
 
Según las leyendas, las hadas adoran cantar y bailar con sus dulces y melodiosas voces, armando círculos (coros o anillos de las hadas). Las hadas del aire, al igual que las hadas terrestres, disfrutan de posarse sobre los hongos en el bosque. Vuelan con sus hermosas alas entre las flores, y sorprenden a los caminantes con luces fugaces y silbidos agudos.
 
 
TOMEMOS CONCIENCIA DE NUESTROS PENSAMIENTOS
 
EL AIRE…

Representa la mente, la posibilidad de ser objetivo, es decir, ponerse fuera de una situación y observarla sin comprometerse. Tiene que ver con la comunicación y por ende con el enseñar y el aprender. El aire trabaja más en el plano de las ideas, que en el sentir o actuar; es decir, es la imaginación que empieza a visualizar, para después poder concretar.
 
El miedo atrae al miedo.
El optimismo al optimismo.
La confianza genera más confianza.
La desgracia, más desgracia.
Es la ley del universo.

Aquello en lo que focalizas tu atención, éso es lo que atraes a tu vida.

No puedes cambiar directamente nada, sólo puedes ser dueño de una cosa: tu atención. Tu atención, sin embargo, puede cambiar el mundo. No luches contra tus pensamientos, déjalos al aire, sólo intenta dominarlos suavemente a través de tu atención. Negar algo, no es lo mismo que afirmar lo contrario.
 
Puedes enfocarte en tí mismo, irte hundiendo más y más hacia el fondo oscuro de tí mismo, como un tornillo, o, por el contrario ir construyendo una espiral hacia arriba, cada vez más amplia, abriéndote hacia el infinito.
 
¡Deja que tus pensamientos vayan al aire, vuela con ellos, sé cocreador con los elementales!…
 
 
 
 
¡Invocad a los Elementales del Fuego, del Aire, de la Tierra y del Agua!

¡Presentad vuestro respeto a los seres que habitan en los cuatro Puntos Cardinales y en las ocho direcciones que rigen el Universo, Seamos Co-Creadores con ellos!…

Los Unicornios

 

Los unicornios son animales con cuerpo de caballo con un único cuerno en la frente, que le da un aire majestuoso y mítico. Se cuenta que son seres solitarios, que viven apartados y a los que el resto de los animales respeta. Se dice también que no se dejan ver más que por los puros de corazón, y que entre ellos, solo los más puros, los hechos de bondad y ternura, solo esos pueden tocarlos. Representan fuerza, libertad, imaginación, sueños, ilusiones, el deseo de libertad, la fuerza de la naturaleza, las ganas de soñar…

Se piensa que son inmortales, pero lo cierto es que posiblemente sea el hecho de que su vida media es superior a los 1.000 años lo que haga pensar que son inmortales. Su longevidad es debida a la magia de su cuerno, que les hace tener siempre un aspecto juvenil.

Sus ojos son de un azul intenso y su inteligencia es comparable a la de un humano.
El unicornio es también representación de los dos sexos en uno. Su cuerno simboliza el sexo masculino, es un símbolo fálico asociado al hombre, pero a la vez muchas veces el cuerno del unicornio se representa en espiral, un símbolo femenino que recuerda al sexo de la mujer, y también se asocia con el agua (por similitud con las caracolas de mar, posiblemente). Mientras que el fuego y el aire son elementos asociados a lo masculino, la tierra y el agua conllevan una carga femenina. Así, aúna en el propio cuerno la masculinidad y la feminidad.
Image Hosted by ImageShack.us

 
El unicornio presenta una especial resistencia a la magia, es inmune a los hechizos, a los conjuros de muerte y al veneno. Su cuerno mágico es capaz de detectar el veneno y de curar heridas con un simple roce. Pueden tele transportarse una vez al día, lo que les puede beneficiar si se ven en la necesidad de huir de algún peligro.

El cuerno del unicornio es el recipiente de su magia y de sus pensamientos y experiencias. Del mismo modo, en él se encuentra un extraño sentido, similar a lo que nosotros llamaríamos “sexto sentido”, o una poderosa intuición, que le lleva a brillar ante el peligro. Además, hay animales que lo presentan más liso o con rugosas espirales. Si tiene las espirales muy marcadas, es un animal viejo, que ha acumulado gran cantidad de conocimientos, vida, sensaciones. Si el cuerno está liso, casi intacto, es un unicornio recién nacido o con pocos días.

Image Hosted by ImageShack.us

 

Al cuerno también se le supone poderes curativos o venenosos según la intención con que se use. También había leyendas que decían que si se le cortaba el cuerno a un animal vivo, de este nunca dejarían de brotar alimentos y riquezas sin fin (y de ahí la expresión “el cuerno de la abundancia”). Eso sí, casi todas las historias también coinciden en que arrancarle el cuerno supondrá la muerte irremediable del unicornio.

Image Hosted by ImageShack.us

Ávalon, tierra de hadas

Ávalon o Avalón es el nombre de una isla legendaria de la mitología celta en algún lugar de las islas Británicas donde, según la leyenda, los manzanos dan sabrosas frutas durante todo el año y habitan nueve reinas hadas, entre ellas Morgana. El mismo nombre del lugar derivaría de la palabra celta abal, manzana.

Se dice que la palabra Ávalon es una adaptación de la palabra celta Annwyn o Annuvin, que designa al legendario reino de las hadas, pero, ya en el siglo XII, Geoffrey de Monmouth pensaba que el nombre deriva de la traducción de “isla de las manzanas”. Esto es altamente probable, debido a que, en el idioma bretón, manzana se dice aval, y en idioma galés se dice ‘afal’ (con la pronunciación de la “f” como “v”).

Avalón también fue llamada Ynys Witrin, que significa Isla de Cristal
La leyenda sitúa Ávalon en algún lugar no especificado de las Islas británicas, aunque ya a principios del siglo XI algunas de las tradiciones artúricas indican que este lugar puede estar situado en Glastonbury, donde antes de que la zona de la llanura de Somerset fuera dragada, existía una colina (Glastonbury Tor) que se elevaba como una isla en medio de los pantanos. Según el cronista medieval Giraldus de Cambrai, Durante el reinado de Enrique II, el abad Hernry de Blois patrocinó una búsqueda en la zona, lo que, al parecer, llevó al descubrimiento de un enorme ataúd de roble con una inscripción que rezaba Hic jacet sepultus iclitus rex Arthurus in insula Avalonia. (“Aquí, en la isla de Avalón, yace el Rey Arturo”). De Cambrai cuenta cómo los restos fueron trasladados en una gran ceremonia a la que asistieron el Rey Eduardo I y su consorte, y, según él, ahora estarían en el altar mayor de la abadía de Glastonbury, sitio que se convirtió en un foco de peregrinaje hasta la reforma anglicana.
es.funscrape.com
En cualquier caso, actualmente se considera que la asociación de Glastonbury y Avalón no es sino un fraude. Los motivos son varios, entre ellos la propia inscripción, que parecería más adecuada al estilo del siglo X, muy lejos de los siglos V y VI en el que presuntamente Arturo vivió y murió. Por no mencionar la falta de referencias contemporáneas al descubrimiento, hecho que no habría pasado desapercibido. Todo esto hace pensar que la historia fue creada por la misma abadía para aumentar su reputación.

Algunos estudiosos de las leyendas artúricas han situado Avalón en la Ile Aval, en la costa de la Bretaña, mientras que otros la han ubicado en Burgh-by-Sands, en Cumberland, junto a la muralla de Adriano, donde se levantó el fuerte romano de Aballava, y otros más cerca de Camboglanna, en lo que ahora se llama Castlesteads.

En cualquier caso, como se ve, muchos son los que reclaman para sí la verdadera ubicación de Avalón, la isla de las manzanas. Parece que las brumas de Avalón cubren con su mítico velo el lugar de reposo de Arturo Pendragon. Tras la batalla con Mordred, Arturo, moribundo, fue llevado a Avalón por Morgana, la hechicera y hermanastra del rey. En la barca de Morgana iban varias mujeres: Algunas conocidas (Igraine, Elaine, Nimue) y otras cuyos nombres no se mencionan (La Reina de Gales del Norte, la Reina de las Tierras Baldías o la Reina de las Tempestades). En algunas leyendas sólo tres hadas escoltan al rey a la Isla de los Manzanos. Se dice que Arturo fue acostado en una cama dorada y el Hada Morgana sigue velando el cuerpo de su hermano.

También se piensa Avalon y el mundo nórdico de Helheim son el mismo lugar pero con distinto nombre.

 

UNICORNIOS.

Los unicornios son un símbolo de fuerza, libertad, imaginación, sueños, ilusiones… La figura del unicornio se representa con un caballo blaco y majestuoso coronado por un único cuerno en la frente. Esisten miles de leyendas presididas por unicornios y en cada una de ellas se le aplican cualidades diferentes.
Se cuenta que son seres solitatrios y a los que el resto de los animales respeta. Se dice tambien que no se dejan ver mas que por los puros de corazón, y que entre ellos solo los más puros de corazon , los hechos de bondad y de ternura, solo esos pueden tocarlos. Aunque la verdad no esta dicha, tambien la continuación de esta pequeña leyenda es que al tocarlos, “el cuerno del unicornio se posara sobre ti, y te convertiras en mago para toda la eternidad”.
El  principio de los unicornios no se conoce, simplemente se han crado leyendas como la que te pondre a continuación.
Según la Leyenda, Los Unicornios son los últimos de entre los seres que atestiguaron la Creación… y aún lo recuerdan. Y como tal, aprecian y quieren al Hombre, el otro único ser que percibe la Inteligencia y la Belleza. Y después de la Gran Caída, aún buscan al Hombre para guiar, aconsejar, proteger, consolar, inspirar… si los hombres lo permiten. Y el del Cuerno Único estará allí, esperando, entre los mundos, hasta que llegue a su término el Tiempo… y sea ocasión de reunirse otra vez.
Se dice que los unicornios son grandes amantes de la belleza, y aun siendo tan precavidos a veces se dejaban llevar y cambiaban su libertad por el cariño y los cuidados de una dama hermosa, convirtiendose casi en un animal doméstico. Por eso con frecuencia se suelen ver imágenes retratando a doncellas bellas, acompañadas de majestuosos unicornios.
El cuerno de unicornio ha venido siendo a lo largo de la historia un objeto al que se le creia dotado de grandes poderes. El poder principal de un unicornio es otorgar  el poder de la magia,  dandole al humano la magia de por vida y el poder de la curación de cualquier herida. Otra leyenda del poder de los unicornios es el alargamineto de la vida pero es una atrocidad hacerlo. Para que puedas ser eterno el unicornio te otroga la magia pero al convertirte en un mago tenebroso u/o oscuro la eternida se davasnecera, los magos tenebrosos se suelen vangar matando a los unicornios que les otorgaron la magia y bebiendo su  sangre alargan su misera vida. Esa es una manera de matar a un unicornio, pero otra mas  atroz y dolorosa es desprender su cuerno del cuerpo del ser, dejandolo en agonía y lamentos toda la vida.También se dice que un unicornio que vea su voluntad reducida, no tardará mucho en morir, y es de suponer que en el caso de haber existido alguna vez animales semejantes, rodeados de tal aura de esplendor, no habrían sido pocos los reyes que hubieran querido tener uno para ellos, tal vez sin saber que encerrarle era condenarle a muerte.
 
Foto

 

 


LOS DUENDES

Los duendes existen desde tiempos muy remotos y pueden llegar a vivir hasta 500 años. Les encanta el oro y todo lo que brilla; por ello, si alguien olvida por ahí una cadenita o un anillo, los duendes seguramente lo tomarán.

 
 
 
Los Duendes son frecuentemente descritos en las novelas de fantasía como seres pequeños con orejas puntiagudas y personalidades traviesas. Son muy orgullosos y se ofenden fácilmente, pero lo que los caracteriza es que son muy ocurrentes y extremadamente bromistas.
 

Los duendes viven en los bosques, dentro de los troncos de los árboles y les encanta la música, como a las hadas. Los sombreros picudos les fascinan, su color favorito es el verde, y utilizan adornos

SILFOS Y SILFIDES/hadas de aire

SILFOS Y SILFIFES:
Los silfos pertenecen al genero masculino,mientras que las silfides al femenino.Como especies que viven en el aire,cumplen la funcion de purificar y darles un cauce definido a los vientos,tornados,brisas,remolinos y toda masa de aire que forme en el universo,a fin de proteger al planeta de los desequilibrios que pudieran ser causados debido a la excesiva fuerza que el aire puede llegar a poseer en determinados momentos.

Ninfas, Las Hadas de las fuentes

Las Hermosas Ninfas o Hadas

de las Fuentes y el Agua, su hogar está en los estanques y lagos, lagunas y manantiales, ríos y frías grutas, ellas se encargan de regar el rocío de la mañana, de hacer la neblina en las noches para que se conviertan en nubes con los primeros rayos del sol.

 

Sus hermosas formas femeninas, van cubiertas de largos vestidos azules de diferentes tonalidades, sus cabellos largos llevan listones cual hilos de platas y sus hermosos ojos grandes se confunden con las aguas.

 

Las Ninfas.

 

 


En la mitología griega, una ninfa es cualquier miembro de un gran grupo de espíritus femeninos de la naturaleza, a veces unidos a un lugar u orografía particular.

NINFAS (correctamente ‘las doncellas jóvenes’), divinidades inferiores de la naturaleza que moran en arboledas, bosques y cuevas, junto a manantiales, arroyos y ríos; en algunos casos también en islas solitarias, como Calipso y Circe. Las ninfas de los montes, los bosques, los prados y las fuentes (llamadas por Homero hijas de Zeus, aunque Hesíodo hace a las ninfas de las colinas y los bosques junto a las propias colinas y bosques hijos de Gaia) aparecen como los espíritus benevolentes de estos lugares, y llevan una vida de libertad, a veces tejiendo en grutas, a veces bailando y cantando, a veces cantando con Artemisa o deleitándose con Dioniso.

Aparte de estas deidades son especialmente Apolo, Hermes y Pan quienes están dedicados a ellas y buscan su amor, mientras los lascivos sátiros están también continuamente a su espera. Están bien predispuestas hacia los mortales y listas para ayudarlos, a veces incluso casándose con ellos.

Según las diversas provincias de la naturaleza se distinguen varias clases de ninfas:

Ninfas de los ríos y fuentes, las Náyades, con quienes las Oceánides y Nereidas están estrechamente relacionadas. Las Náyades, como diosas del agua nutricia y fructífera, eran especialmente pródigas en favores, haciendo crecer y prosperar a plantas, ganado y mortales. De ahí que también fueran consideradas como las diosas guardianas del matrimonio, y el rociado de la novia con agua de manantial era uno de los ritos indispensables de la ceremonia.

Ninfas de las colinas, Oréades; según la mitología griega las Oréades son las ninfas que custodian y protegen las grutas y las montañas. Una de las oréades más famosas fue Eco que, privada por la diosa Hera, de la facultad de hablar, sólo podía repetir las últimas palabras de lo que se le decía.

Ninfas de los bosques y árboles, Dríades o Hamadríades; además de éstos reciben a menudo nombres especiales por ciertos lugares, colinas, fuentes y grutas.
Esta palabra genérica, Dríades, representa, a todas las hadas o ninfas pobladores de los árboles, según la mitología griega a la cual pertenecen, son las cuidadoras de los árboles y sus protectoras. Su historia nos dice que son las Hamadriades las que permanecen allí durante toda la vida del mismo, y que estas mueren cuándo este también muere

En el mismo principio, las tradiciones legendarias las representan amamantando y criando a los hijos de los dioses, como por ejemplo a Zeus y Dioniso. Más aún, debido al poder curativo e inspirador de muchas fuentes, pertenecen a las divinidades de la curación y la profecía, y pueden incluso llevar a los hombres a raptos de inspiración profética y poética. Las propias Musas son en su origen ninfas de las fuentes. La creencia popular asignaba a las ninfas en general una vida extremadamente larga, sin inmortalidad real. La existencia de las Dríades, se suponía, estaba estrechamente relacionada con el origen y la descomposición del árbol en el que moraban. Gozaban de honores divinos desde los tiempos más remotos, originalmente en los lugares en los que tenían poder: fuentes, arboledas y grutas.

En épocas posteriores se les construyeron templos propios llamados Nymphæa, incluso en las ciudades. Éstos llegaron finalmente a ser edificios magníficos, en los que se acostumbraba a celebrar bodas. Se les ofrecía cabras, corderos, leche y aceite. En las obras de arte eran representadas con la forma de doncellas encantadoras, ligeras de ropa o desnudas, con flores y guirnaldas, las Náyades sacando agua o llevándola en una urna.

SILFIDES

 

 

 

martes 4 de agosto de 2009

SILFIDE

 
Las sílfides son bellas semihumanas voladoras de aspecto delicado.
Físicamente, una sílfide tiene la apariencia de una elfa o una humana, muy bella y de rasgos delicados. Tiene alas de libélula y son transparentes o con manchas iridiscentes. Sus cabellos son largos y del color típico de una humana, aunque también pueden ser azules, verdes o violetas.
Son seres neutrales, de carácter amigable. Mantienen el aspecto juvenil durante toda su vida. Hablan en un lenguaje musical, propio de los seres mágicos con los que están emparentadas.
Las sílfides habitan en las alturas, ya sea en las montañas o en las copas de altos árboles. Rara vez se las ve en tierra firme. Construyen sus nidos individuales en las laderas de las montañas, o tallados en los árboles.
Una sílfide tiene capacidad de levitar innatamente. Su ágil vuelo es comparable al de pocos seres. Puede volar y moverse libremente, las alas sólo le sirven para coger impulso. Sin embargo, esta capacidad de levitar es de carácter mágico. Si se lanza contra ellas un conjuro antimagia dejan de volar.
Las sílfides tienen otras muchas habilidades mágicas, como la de hacerse visible o invisible a voluntad, y la de invocar elementales del aire.
Las sílfides pueden tener descendencia con humanos o elfos. Una vez que la sílfide deposita un único huevo perlino, invoca a un elemental del aire para que proteja y dé calor al huevo hasta el momento de su eclosión.
Las pequeñas sílfides tienen el aspecto de una niña humana, pero con dos pequeñas alitas.
Estas pequeñas sílfides pueden alcanzar el ágil vuelo a partir de los 10 años.