DIOSA IXCHEL

En realidad la Diosa es la misma, a la encarnación de la Diosa se le han dado 20mil nombres, se le ha puesto el nombre de las vírgenes que no son mas que la representación de la Diosa que en nuestra falta de conocimiento llamamos virgen. Por ejemplo en México antes de llegar la conquista la Virgen De Guadalupe, se le conocía como Diosa Tonantzin, o madre tierra, Los aztecas la tenían como una figura que encarnaba a la madre de todos nosotros que efectivamente somos lo mismo somos uno, somos Dios o Diosa, entonces si lo vemos desde ese punto si es la madre de Dios, es decir de la unidad, del todo…. Al llegar los españoles en su educación impusieron el llamara  la Diosa Tonantzin o madre tierra por virgen de Guadalupe. Asi ha pasado con todas y cada una de las imágenes idealizadas en las diferentes culturas, todas son la misma, con diferente nombre, pero al mismo tiempo la misma, así que con la que tu te conectes es en esencia la gran madre de luz. Que claro como ya hemos explicado por medio de su útero sagrado le da forma a la energía cósmica del padre, y al adquirir forma la unidad aparenta tener miles de formas y manifestaciones diferentes pero solo es una creación visual de la gran madre, la Diosa.

La Diosa Ixchel es la Diosa Maya, la Diosa de la fertilidad, de la medicina, conocida también como Diosa arcoiris. Su templo esta en isla mujeres México y Cozumel, y alinearnos con ella es alinearnos con lo femenino, con la luna, con la fertilidad y con el poder de lo curativo que es un don de la mujer.

Como los mayas venían de las Pléyades y es la comunidad galáctica con la misión especifica de estar en comunión y amor con la madre, por lo que al ser Ixchel una Diosa Maya nos conecta también con las Pléyades.

Ixchel (se pronuncia ishel, fonética en inglés ee-shell) la diosa maya del parto y de la salud. También la llamaban la tejedora del mundo, y se la representaba como una joven reina dadora de vida, o bien como una vieja sabia.

Diosa I de los códices, representaba a la Luna, esposa del Sol, asociada con la procreación. Ixchel fue la principal diosa maya, su integración luminosa y simbólica remite a diversos núcleos sagrados de orden terrestre y celeste.
Diosa maya lunar, compañera del sol, y por lo tanto, deidad creadora. Su influencia se manifestaba en las mareas, las lluvias que producían inundaciones, en la menstruación y en ciertas enfermedades. Por ello era patrona de la fecundidad, la procreación, el nacimiento de los niños, la medicina, la adivinación y el tejido.

En el sexto día del mes zip (según Landa) se celebraba una importante ceremonia dedicada a Ixchel en su simbolismo como patrona de la medicina y la magia. Un día antes de esta ceremonia se realizaba una danza llamada okot uil cuya traducción podría ser “danza de la luna”, lo cual evidencia la identificación selénica de Ixchel.

Atributos de la Diosa Lunar entre los Mayas en la perspectiva de sus principales características:

Dimensión Celeste: esposa del Sol, asociada a los puntos cardinales, al Arco Iris y a la lluvia.
Dimensión Agraria: se le atribuye la fertilidad de las plantas, por lo tanto de las cosechas.
Dimensión Acuática: asociada al agua en general, en particular al mar a los lagos y cenotes.
Dimensión humana: se le relaciona con la vida sexual, el parto, la salud y la muerte.
Atributos específicos: Patrona del tejido y del bordado asociada a la magia.
Tixchel “El lugar de Ixchel”.

De acuerdo con lo indicado en el diccionario Motul señala que Ixchel significaría “dios femenino del Arco Iris” o “la diosa del Arco Iris”.

 

Historia.

 Hace 500 años los mayas cruzaban desde Xcaret el canal de Cozumel en canoas construidas con los troncos de robles. El viaje era parte de la peregrinación al santuario de la diosa Ixchel, cuyos vestigios se encuentran hoy en las ruinas del asentamiento maya de San Gervasio.
 Ixchel fue la principal diosa maya y su nombre viene de que le atribuyeran ser diosa del arcoiris, aunque también se le reconocía ser diosa del agua, de la fertilidad, del oficio, de las medicinas y de la enfermedad.
La antigua ciudad de Xaman Há, conocida actualmente como Playa del Carmen, era el punto de embarcación hacia la sagrada isla de Cozumel, sitio dedicado a la diosa Ixchel, diosa de la fertilidad.
Mujeres de toda la región maya venían a Xaman Há a realizar el viaje a Cozumel en canoas. Algunas estructuras mayas se conservan aún en Playa del Carmen, siendo el templo en Playacar el más accesible.

Las mujeres jóvenes solicitaban favores a la diosa y en peregrinaje acudían a su santuario en Cozumel para pedir en sus embarazos procrear hijos que sus esposos querían.

LAS NORNAS DEL DESTINO

Lo que ha ocurrido
Lo que ocurre ahora
Lo que es necesario que ocurra
 
En la mitología Nórdica
las Nornas son tres figuras femeninas
que viven bajo las raíces del fresno Yggdrasil, 
el árbol del mundo en el centro del cosmos, 
donde tejen los tapices de los destinos 
y riegan el fresno con las aguas y la arcilla 
provenientes del pozo de Urd 
para que éste no pierda su verdor ni se pudra. 
La vida de cada persona es un hilo en su telar,
 y la longitud de cada cuerda es la duración de la vida de dicha persona.
Las tres Nornas que controlan el destino
 existen en un viejo y profundo nivel mítico, 
aunque probablemente no tan viejo como el arte de hilar y tejer en sí.
 Rigen el destino tanto de Dioses cómo de Hombres.

Mitología Nórdica. El Puente Bifröst y Los Vanes

Desde ambos límites de Niflheim, arqueándose muy por encima de Migdard, se alzaba el puente sagrado, Bifröst (Asatru, el Arco Iris), hecho de fuego, agua y aire, cuyos palpitantes y cambiantes matices retenía. Sobre el mismo, viajaban los dioses de un lado a otro de la Tierra o hasta la fuente Urdar, al pie del fresno Yggdrassil, donde se reunían diariamente en asamblea.
Era esencial que el gran árbol Yggdrassil se mantuviera en perfectas condiciones de salud y eran las Nornas o Destinos las que realizaban esa labor. Lo rociaban diariamente con las aguas sagradas de la fuente Urdar. Esta agua, al deslizarse hasta la Tierra a través de las ramas y las hojas, suministraba miel a las abejas.
De entre todos lo dioses, era Thor, dios del trueno, el único que nunca pisaba sobre el puente, por miedo a que sus pesados pasos o el calor de sus relámpagos lo destruyera.
El dios Heimdall era el custodio y vigilante del puente, tanto de día como de noche. Estaba pertrechado con una espada mordaz y portaba una trompeta de nombre Gjallarhorn, la cual hacía sonar, generalmente con una suave nota, para anunciar la llegada o la salida de los demás dioses. Pero la trompeta también servía para hacer sonar un terrible estruendo cuando Ragnarok, el gigante de hielo y Surtr,   el gigante de la llama, llegaran con intención de destruir el mundo.
Heimdall
Los Vanes

Aunque los habitantes originales de Cielo eran los Ases, ellos no eran las únicas divinidades que las razas nórdicas veneraban,  pues también reconocían el poder de los dioses del mar y del viento, los Vanes.
Los Vanes vivían en Vaneheim y gobernaban sus dominios a su deseo. En tiempos antiguos, antes de que los palacios dorados de Asgard hubiesen sido construidos, hubo una disputa entre los Ases (dioses superiores) y los Vanes, e incluso llegaron a recurrir a las armas, usando rocas, montañas e icebergs, como proyectiles en la reyerta.

Asgard
Sin embargo, descubriendo pronto que en la unidad reside la fuerza, arreglaron sus diferencias y acordaron la Paz, y para ratificar el tratado, intercambiaron sus prisioneros.
Fue de este modo como Njörd, el Van, fue a vivir a Asgard para vivir con sus dos hijos, Frey y Freya, mientras que Hoenir, el As, el mismísimo hermano de Odín, hizo de Vanaheim su morada.
Como gobernador de los vientos y del mar cercano a la costa, a Njörd se le concedió el palacio de Noatun, cerca de la costa, desde donde se dice, acallaba las terribles tempestades provocadas por Egir, el dios del mar profundo.

Discordia

DISCORDIA
Identificada con la Eris griega, es, entre los romanos, una divinidad maléfica, hija de la Noche y madre del Olvido, el Hambre, las Penas, las Querellas, el Engaño, la Ilegalidad y hermana de Marte.
Júpiter la expulsó del Olimpo, porque no hacía más que ocasionar disgustos entre los dioses.
Según algunos mitologos, la manzana de Eris o de la Discordia, con la inscripción “A la más hermosa”, fue causa remota de la Guerra de Troya.
Pero al mismo tiempo que esta destructiva Eris, existía otra Eris benéfica, personificación de la noble rivalidad.
Despues, los ha seguido provocando entre los mortales.
Los poetas antiguos la han representado simbólicamente con la cabellera erizada de serpientes, la cada lívida, destilando veneno por la boca, envuelta en harapos y con una antorcha encendida o un puñal.
Otras veces, se la repreenta por una serpiente o por una mujer con una manzana en la mano.

LOS DRUIDAS

*Los druidas no eran magos, sino sabios teólogos, según un arqueólogo francés*

 

Los druidas no eran magos o bardos, como se les suele representar, sino teólogos e intelectuales de gran cultura en múltiples ámbitos, según el arqueólogo e investigador francés Jean-Louis Brunaux, que este septiembre publicará un libro sobre el tema.

 

En ‘Les druides: des philosophes chez les barbares’ (Los druidas: filósofos entre los bárbaros), Brunaux desmiente algunos de los mitos sobre la imagen que se tiene de los miembros de la clase elevada sacerdotal en los pueblos celtas.

 

Así, si bien vestían togas blancas y en ocasiones recolectaban muérdago -como Panorámix en los cómics de Asterix-, no habitaban en los bosques de la Galia, pues hace 2.000 años la masa forestal en la zona era mucho menor, asegura el investigador, en una entrevista publicada hoy en el semanario francés Le Point.Brunaux niega, asimismo, que los druidas rechazasen la escritura. Simplemente la prohibieron a los demás para conservar su uso exclusivo, pero sus textos, inscritos en tablillas de barro, madera o papiros, no han sobrevivido al paso de los años.

 

Los druidas ‘eran teólogos, ¡pero en absoluto intelectuales etéreos! Su ámbito era el de la filosofía aplicada. Conocían las ciencias naturales, pero también elaboraban constituciones políticas’, destacó Brunaux, miembro del Centro Nacional francés de Investigaciones Científicas (CNRS), especializado en la Galia.

 

*Lejos de ser magos que extendían la superstición, estos intelectuales buscaban la causa primera de las cosas, bajo la forma de un pensamiento que comenzaba a reivindicar su racionalidad’, añadió el experto, para quien los druidas eran los ‘jesuitas de su época*.

 

En el libro, de casi cuatrocientas páginas, Brunaux explica que el druidismo nació en la Edad de Bronce, a finales del segundo milenio o a inicios del primero antes de Cristo.’

 

Al principio, los reyes celtas tenían funciones sacerdotales. Pero, cada vez con más frecuencia, recurrían a especialistas en adivinación en cuestiones importantes que comprometían el futuro de su comunidad, como el momento propicio para desatar una guerra’, explicó.

 

Según el autor, cuando el romano César entró en la Galia, los druidas ‘habían comenzado su declive hace tiempo’. ‘No fue la conquista romana la que mató a los druidas, sino la romanización de las mentalidades que le precedió’, sentenció.

VENTOLINOS, MENSAJEROS DEL AMOR

Existen en la mitología asturiana ―según ciertos autores― unos traviesos genios del aire llamados ventolinos, o ventolines, que durante la noche revolotean por las aldeas, los bosques y los acantilados. Su función principal consiste en traer el rocío a las plantas y, a veces, en originar una fina lluvia conocida por los lugareños como “orbayu”. No obstante, realizan también otras tareas menos relacionadas con la naturaleza y más con lo humano.

Cuentan, por ejemplo, que los ventolinos se cuelan en las casas mientras sus habitantes duermen, llegando a entrar en los propios dormitorios, y que cuando allí escuchan un suspiro de amor corren volando a llevarlo a oídos de la persona amada. Transportan, asimismo, las últimas palabras de los que mueren lejos a sus familiares. Además de esta labor de heraldos, hay quien les atribuye proporcionar inspiración a los poetas con tan solo posarles sus pequeñas manos sobre la cabeza durante el sueño.

Sus acciones las llevan a cabo casi siempre de forma anónima, puesto que normalmente resultan invisibles para las personas adultas. Así que quien es despertado en la soledad de la noche por tiernas palabras de amor de origen desconocido, quien se ve estremecido por un leve lamento en el que reconoce a una persona ausente o quien a la mañana siente la cabeza llena de ideas, no sabe que se lo debe a la mediación de los ventolinos.

La única ocasión en la cual se les puede vislumbrar es mientras atraviesan los rayos de luz de la luna. Son percibidos entonces como seres pequeños, de hermosas facciones humanas, y con unas alas transparentes a la espalda parecidas a las de silfos y céfiros.

Solo los niños pequeños poseen la capacidad de verlos en cualquier situación, sea dentro o fuera de las casas. Con estos, los ventolinos tienen una afinidad especial, y dicen que en ocasiones se detienen a mecer sus cunas o a adormecerlos con cánticos de extraña melodía.

(Mitología Asturiana)

Visto en; El Mundo segun Kassiopea