LA MANIPULACIÓN QUE VIENE


Prepárate.
Será una manipulación sutil, que pasará desapercibida para la gran mayoría de la gente.
Tan sutil que parecerá algo natural, casi anecdótico y sin embargo se tratará de una manipulación psicológica y emocional en toda regla, perfectamente premeditada y calculada.
Esta manipulación psicológica, de la que hablaremos más adelante, irá a caballo de una manipulación aún mucho mayor, especialmente destacada en el caso de España y de su gobierno, pero que en realidad tendrá un ámbito internacional.

¿En qué consiste esta gran manipulación?
En hacerte creer que LA SITUACIÓN ECONÓMICA MEJORA.


En estos momentos, todos los gobiernos del mundo, independientemente de sus presuntas inclinaciones políticas o intereses estratégicos, están de acuerdo en hacerte tragar con esta idea.
Todos van a una.
Porque todos están de porquería hasta el cuello y albergan un interés y un objetivo común: controlar urgentemente el creciente descontento de sus poblaciones.
Y para ello han elaborado un plan mediante el cual nos inocularán grandes dosis de paz y tranquilidad.
Pura anestesia general.

Lo tienes delante de tus narices.
Si no has visto el volantazo increíble que ha dado la política internacional estos últimos 3 meses, quizás deberías fijarte un poco más.
Porque en un tiempo récord, sin precedentes en la historia contemporánea, hemos pasado de estar al borde de un ataque occidental a Siria (paso indispensable para un ataque posterior a Irán y una guerra a gran escala), a establecer relaciones entre Estados Unidos e Irán y levantarle a la República Islámica gran parte de las sanciones económicas.

Y por lo visto, nadie se pregunta a qué viene tanta urgencia por pasar de un extremo a otro.

¡Es sencillamente increíble!

De repente, parece que todos los grandes mandatarios mundiales se hayan puesto de acuerdo en hacer las paces, abrazarse y buscar nuevos horizontes de cooperación internacional.
Y quizás ahora, bajo la “inspiradora” figura de Nelson Mandela, que parece unir a gente de todas las tendencias e ideologías, incluidos todos los psicópatas que nos gobiernan a lo largo y ancho del mundo, veamos que el proceso de paz mundial se acelera y se escenifica de forma mucho más explícita.

Puede parecer una buena noticia, algo maravilloso…si no fuera por el hecho de que estos mismos malnacidos, en bloque, eran los que nos llevaban de cabeza, hace tan solo 75 días, a una Tercera Guerra Mundial en potencia.
Los mismos que han creado y fomentado la crisis global que sirve para eliminar nuestros derechos y llevarnos a un nuevo y represivo sistema socio-económico a escala planetaria, como jamás ha visto antes la especie humana.

Ver que ahora, de repente, todos estos enfermos mentales se ponen de acuerdo en “algo” totalmente difuso y oculto de cara a la población mundial, debería hacerte temblar las rodillas.
Pero la ciudadanía parece dormida y anestesiada.
Tan adormecida que ni su más básico Instinto de supervivencia entra en funcionamiento.
Pero lo cierto es que algo muy oscuro se acerca, lo suficientemente oscuro como para poner a todos los psicópatas trabajando al unísono.
Ya podemos temblar.

LA MANIPULACIÓN EN ESPAÑA
Pero como decíamos, en España experimentaremos un modelo autóctono de manipulación, hecho a medida para la situación.
Esta manipulación constará de dos cabezas bien diferenciadas: una de carácter propagandístico y mediático, centrada principalmente en la política y la macroeconomía, y otra de carácter psicológico y emocional, con intenciones mucho más sibilinas y sutiles, centrada en el control de cada uno de nosotros a escala individual.

1-Propaganda mediática macroeconómica
Prepárate para una gran ofensiva propagandística por parte del Gobierno, con la consiguiente “guerra mediática simulada” entre supuestos medios afines de derechas y supuestos medios opositores de izquierdas.
Se nos viene encima un alud de propaganda macroeconómica centrada en las bondades de las políticas económicas y sociales realizadas por el gobierno de Rajoy y sus más enajenados lugartenientes: Montoro, De Guindos, García-Margallo y Wert (el hombre eructo).

Y será tal el desvergonzado nivel de sus mentiras y manipulaciones, que solo les faltará vestirse de super-héroes y decirnos que han salvado al mundo entero.
Saldrán en tropel, armados con datos macroeconómicos de toda especie y pelaje: datos del paro, de la actividad económica, del turismo, de las exportaciones, mejoras en las perspectivas económicas por parte de las corruptas Agencias de Calificación Fitch y Moody’s y bajada sustancial de la madre de todos los monstruos macroecónomicos: la malvadísima Prima de Riesgo.


Y acompañando esta ofensiva sin precedentes, se sumará a ellos la mismísima caballería, sus auténticos jefes: la patronal y los bancos, que de boca de sus más abyectos portavoces nos mostrarán el arco iris y la salida del sol, en forma de grandes inversiones extranjeras e incluso de la posible vuelta de la sacrosanta construcción como motor del retorno a la “senda del crecimiento”

Tal vez pienses que todo esto ya está sucediendo.
Pero es que lo que estás viendo ahora solo es el tímido inicio de un proceso que llegará a los límites de la exaltación y que debe culminar con la llegada del verano, de las Elecciones Europeas y del Mundial de Fútbol, esa arma de distracción masiva.

Evidentemente, no todo el mundo tragará con esto y será gracias a este hecho que disfrutaremos de la habitual guerra mediática entre medios controlados por el PP y medios controlados por el PSOE, con el fin de que la población menos manipulable focalice sus iras y sus fobias en las siglas políticas que más odie y no contra el Sistema en su totalidad.

Y en el caso altamente improbable de que el descontento y la desconfianza se generalice entre toda la población, al gobierno siempre le quedará la carta comodín: la defensa de la unidad nacional y la lucha contra los fantasmas habituales del país, es decir: gibraltares, marroquíes, kaleborrokas, etarras, bildus, independentistas catalanes o quién sabe si, incluso, malignos movimientos antisistema de nuevo cuño.

2-Manipulación psicológica y emocional
En este tipo de manipulación reside la clave del éxito y es, curiosamente, la que acostumbra a pasar más desapercibida.
Esta maniobra de manipulación mental y emocional, ampliamente difundida por los medios de comunicación masivos, seguirá 3 grandes líneas principales: Optimismo, Sentimentalismo y Ejemplaridad.

A-Optimismo
Poco a poco, a medida que se escenifique la presunta mejora económica, veremos surgir de todos los rincones una llamada al optimismo generalizado, como vehículo indispensable para salir de la difícil situación económica.

Habrá amplia difusión de expresiones del tipo “¡Piensa en positivo!”, “¡Muévete!” “¡Anímate!” ”¡Cree en el futuro!” ¡Levántate!” o “Don’t worry be happy!” (Habrás notado que éste ya sale en los anuncios, ¿no?), todos ellos acompañados de imágenes de ciudadanos y ciudadanas sonrientes, que luchan y se esfuerzan por superar sus dificultades, contra viento y marea.

Una inyección de optimismo prefabricada, al más puro estilo de los repugnantes (pero muy apreciados por la mayoría de la población) anuncios de Campofrio, donde un grupo de payasos y presuntos cómicos domados por el sistema, trataban de apelar al sentimentalismo barato y a la nostalgia más vomitiva, en lugar de cumplir con la función de crítica y denuncia contra la Autoridad y contra el Sistema que el mundo del humor siempre debería desempeñar y de hecho ha desempeñado a lo largo de la historia en muchos lugares (excepto en países de pandereta como éste, evidentemente)

En definitiva, el mensaje a inocular será: “¡España se mueve! ¿Y tú?”

Quizás pienses que este tipo de mensajes son positivos y necesarios para sacar el país de la crisis, pero hay mucha diferencia entre la visión positiva de las cosas que nace de forma natural en tu interior, con la fuerza y el valor que ello conlleva y la que es creada mediática y artificialmente con el fin de manipularte y conducirte con el resto del rebaño…
No te dejes arrastrar.

B-Sentimentalismo
Prepara tus venas para una inyección masiva de azúcar mediático.
Es muy posible que la primera gran dosis nos sea inoculada aprovechando la llegada de la Navidad.
Y ya puedes ir sacando el pañuelo, porqué tendrás que secarte las lágrimas ante imágenes de solidaridad “tan entrañables”.

Viviremos una auténtica inundación de sentimentalismo centrado en la Solidaridad Popular y el Voluntariado, en todas aquellas personas y entidades que se organizan por su cuenta con el objetivo de ayudar a los que más lo necesitan.

Porque, aunque no lo parezca, este tipo de acciones surgidas de la iniciativa popular resultan extremadamente peligrosas para el Sistema si no son debidamente controladas y reconducidas, pues pueden llevar al ciudadano a hacerse una pregunta realmente terrorífica para el Poder: “si somos capaces de hacer esto nosotros mismos, ¿para qué coj**** necesitamos al Gobierno?”

Con el fin de anular la aparición de esta incómoda pregunta, el aparato mediático centrará sus focos en el sentimentalismo más barato, alejando el foco de atención de la iniciativa en sí y de su triunfo a escala organizativa.

Además, por el simple hecho de ser difundidas masivamente en los noticiarios generalistas, las iniciativas populares adquieren con ello un cierto marchamo de institucionalidad, algo que no conseguirían si fueran silenciadas por los medios, pues entonces se verían como algo ajeno a la organización del Sistema, y su triunfo representaría, de hecho, una oposición a éste.

A eso debemos añadir que el triunfo del voluntariado y de la solidaridad popular implican un auténtico ahorro para el Gobierno, que gracias a ellas, no se ve obligado a cumplir con parte de las funciones que le son encomendadas por la ciudadanía.

Es decir, permiten a las autoridades beneficiarse de un trabajo que no realizan

Por lo tanto, si participas de alguna de estas magníficas iniciativas, no te dejes manipular y reclama con todas tus fuerzas su autoría popular.
No permitamos que los ladrones se otorguen un éxito que no les pertenece y que de hecho, les incomoda profundamente.

C-Ejemplaridad
Esta es quizás, la maniobra más perniciosa de todas.
A medida que prolifere la idea de que “salimos de la crisis” y a medida que vaya arraigando la llamada al optimismo que nos brindarán por todos los medios, empezaremos a ser bombardeados con “casos de éxito”, cada vez con mayor frecuencia.
Es decir, veremos gran profusión de programas y noticias sobre gente emprendedora que crea empresas de la nada y que tan solo con su propio esfuerzo e ingenio consiguen salir adelante.

Este bombardeo mediático con admirables ejemplos de éxito e iniciativa se verá reforzado no solo por los medios de comunicación, sino por las propias autoridades y por los bancos, que se arrogarán gran parte del éxito gracias a su presunta ”labor social” y su supuesta oferta de créditos para emprendedores orientada a “levantar de nuevo la economía del país”.
Y ciertamente habrá una cierta fluidez del crédito, aunque sea a cuentagotas…pero no será para todos, sino solo para unos pocos elegidos, muchos de los cuales probablemente tengan “determinadas vinculaciones ideológicas o familiares”…

¿Qué objetivos tratan de alcanzar con esta maniobra mediática?
-El principal objetivo es hacerte sentir culpable si tu situación económica no mejora.

Así, al entrar en contraste con aquellos emprendedores que aparecen en los medios y que “con iniciativa propia se arriesgan y triunfan”, se busca hundir la moral de aquellos que no tienen posibilidades de salir de su precaria situación y hacerles sentir como unos fracasados ante sí mismos, sus familias y el resto de la sociedad.

Inocular en ellos el sentimiento de que “quizás no me esfuerzo suficiente”, “quizás no me he formado bien”, “quizás no sé moverme ni buscarme la vida”…en definitiva, hacerles pensar que “soy el culpable de mi situación”.
En definitiva, instalar en nuestras mentes la conocida cultura del “ganador” y el “perdedor”, del “winner” y el “loser”, tan arraigada en Norteamérica.

De la misma manera que nos han inoculado, por activa y por pasiva, la idea de que la crisis se debe a que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, con el fin de que los auténticos responsables de esta crisis prefabricada puedan eludir cualquier responsabilidad o culpa.

Quizás pueda parecerte algo anecdótico, pero esta maniobra resulta crucial.
Es pura guerra psicológica a escala masiva.

Porque una vez se inocule esta idea y este sentimiento de culpa en gran parte de la población sin empleo, los efectos serán devastadores a nivel inconsciente:

·Porque de forma inconsciente, todo aquel que proteste por su precaria situación será visto como “un vago que no hace nada por cambiarla, excepto lamentarse, justo cuando empieza la recuperación y debería arremangarse para levantar el país como hacen otros que no pierden el tiempo protestando”.

·De forma inconsciente se inocularán las siguientes equivalencias:
Desempleado = Subsidiado = Parásito social

·De forma insconsciente te harán sentir, no solo culpable, sino como alguien inmovilista y acomodado si no aceptas y te conformas con cualquier tipo de empleo, aunque el sueldo sea tan miserable y las condiciones tan abusivas que no te permitan ni subsistir con un mínimo de dignidad.

Porque a partir de ahora, la protesta sobre la precariedad laboral será considerada la excusa de los vagos y la defensa de la dignidad personal el subterfugio de los aprovechados.

Y para rematar la maniobra, viviremos el elogio al emigrante, al “Español inquieto”, que como los antiguos conquistadores, se mueve adónde sea con el fin de encontrar un trabajo, “sin perder el tiempo protestando”.

Será así como, no solo conoceremos “casos de éxito” de emigrantes españoles que se labran brillantes futuros en el extranjero, sino que además nos venderán las bondades infinitas de la emigración Española como herramienta para aprender nuevas formas de trabajar y pensar que beneficien al propio país.

Y será entonces, una vez instalada en nuestras mentes esta imagen del “Emigrante Español Emprendedor que Trabaja y Triunfa”, que empezará el ataque masivo contra los Inmigrantes sin trabajo que aún viven en España.

Poco a poco empezará a correr la idea de que la tasa de paro bajaría sustancialmente en España si no tuviéramos aún tantos inmigrantes; empezará a correr la idea de que no es posible una recuperación completa si estos inmigrantes no vuelven a sus países de origen urgentemente, que colapsan los Servicios Públicos, que muchos son delincuentes y que no aportan nada, resultando el único lastre para la completa recuperación del País.
Y para reforzar el concepto, se pondrá en contraste la figura del “parasitario inmigrante aprovechado”, con la figura rutilante del “Emigrante Español Emprendedor que viaja buscando trabajo”.

No hace falta decir que tales conceptos triunfarán masivamente, como siempre ha sucedido en todas partes del mundo cuando se culpa al diferente, al pobre y al miserable.
Y por si acaso y para garantizar la completa y exitosa inoculación de tales conceptos en nuestra psique, no faltarán los habituales economistas mediáticos, que con sus asépticos análisis trufados de numeritos y gráficos coloristas nos mostrarán “lo bien que estaríamos si un millón de inmigrantes volvieran a sus países de origen”
(Ojo, siempre dejando claro que solo ofrecen fríos e incontrovertibles datos y que no tienen nada contra la inmigración, ¿eh?)

Estas son las manipulaciones que se acercan.
Y deberías prepararte psicológicamente para no dejarte embaucar por ellas.
Porque la intención final de tales manipulaciones no tiene ningún aspecto positivo, las mires como las mires.
Se fundamentarán en mentiras y serán difundidas ampliamente por todos los gobiernos, aunque en el caso del Gobierno Español, como viene siendo habitual en estos casos, se convertirán en los campeones mundiales sin discusión.

Por lo que parece, el objetivo final de todos nuestros gobernantes es ganar tiempo y tranquilidad.
Tiempo y tranquilidad para llevar a cabo sus planes.

Así será como en los próximos meses veremos grandes pactos internacionales, grandes uniones económicas y legales y grandes tratados de paz y cooperación.

Pero no serán para bien.

Porque con ellos sentarán las bases legales para la dictadura global disfrazada de falsa democracia, que marcará el futuro de las próximas generaciones.
Y para realizar una operación de tal magnitud, primero hacía falta una gran crisis y ahora, hace falta anestesia general para combatir el descontento.

No te dejes engañar.

GAZZETTA DEL APOCALIPSIS

CUIDADO…con lo que se avecina (Arturo Pérez Reverte)

Artículo de Arturo Pérez Reverte

CUIDADO…con lo que se avecina….es mas gordo de lo que os imagináis…un gobierno Europeo impuesto por los Neocon “Los Illuminatis” que irá quitando a corto plazo a los políticos demócratas y manipulando las elecciones…y colocando tecnócratas, nos queda poco. Los Indignados tienen más razón de lo que os podáis llegar a imaginar. No es una cuestion de PSOE ni de PP, nada tiene que ver. Esto solo se para negándonos a esas mentiras de pagar la deuda en que ellos nos han metido falsamente para tenernos hipotecados hasta nuestros nietos….se acabaron los Estados/Nación…adiós España.

Hay un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?.

Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas?.

Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas?.

Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas?.

En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas?.

Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas?.

Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas?.

Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos. Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.

EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (EL PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles.

Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente:

Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL, que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de €uros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos honestos.

TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes €30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que
lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE,es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados).

INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE. No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo bajen.

INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos.

ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

¿DONDE ESTÁ LA GENTE? QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FÚTBOL Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS.

“EE.UU. necesita una nueva guerra, de lo contrario el capitalismo morirá”.

Las guerras estimulan la economía y EE.UU. es una nación guerrera. Así lo afirma el columnista y analista financiero Paul Farrell.”Con el fin de las guerras de Afganistán e Irak, el capitalismo necesita un estímulo económico: una nueva guerra”, subraya el columnista del portal financiero estadounidense Market Watch.

“¿No nos sacó la Segunda Guerra Mundial de la Gran Depresión?”, plantea Farrell, quien afirma también que las guerras de Irak y Afganistán estimularon en su momento la economía.

Según la publicación, la “máquina de guerra del Pentágono” duplicó el valor de su actividad de 260.000 millones dólares en el año 2000 a cerca de 550.000 millones de dólares el año pasado. Asimismo, recuerda que la deuda federal pasó de 5 a 15 billones de dólares en los últimos 12 años.

Sin embargo, Farrell destaca que las guerras benefician sobre todo a los capitalistas. De hecho, la lista de Forbes de multimillonarios del mundo se disparó de 322 en 2000 a 1.426 en su edición más reciente. El 31% de estos multimillonarios son de EE.UU.

Los políticos en Washington siguen en conflicto sobre los recortes en el gasto público, que en gran medida afectan al presupuesto militar. Es más, los gastos en defensa se redujeron un 22,2%, lo que supone la mayor caída desde la guerra de Vietnam en 1972. Algunos políticos aplauden la iniciativa, pero el recorte en el sector militar preocupa, entre otros, a los neoconservadores y políticos dependientes de contratistas de defensa, afirma el artículo.

“Los neoconservadores sostienen que una nueva guerra aumentaría el PIB. Deben de estar rezando para que Corea del Norte les dé una excusa”, afirma el columnista financiero.

La economía de Estados Unidos necesita una guerra

 

Según el analista financiero Paul Farrell, una nueva guerra estimularía la economía estadounidense, los neoconservadores sostienen que una nueva guerra aumentaría el PIB.por lo tanto deben de estar rezando para que Corea del Norte les dé una excusa”, afirma este columnista..

“Con el fin de las guerras de Afganistán e Irak, el capitalismo necesita un estímulo económico: una nueva guerra”, subraya el columnista del portal financiero estadounidense Market Watch.

“¿No nos sacó la Segunda Guerra Mundial de la Gran Depresión?”, plantea Farrell, quien afirma también que las guerras de Irak y Afganistán estimularon en su momento la economía.

Según la publicación, la “máquina de guerra del Pentágono” duplicó el valor de su actividad de 260.000 millones dólares en el año 2000 a cerca de 550.000 millones de dólares el año pasado. Asimismo, recuerda que la deuda federal pasó de 5 a 15 billones de dólares en los últimos 12 años.

Sin embargo, Farrell destaca que las guerras benefician sobre todo a los capitalistas. De hecho, la lista de Forbes de multimillonarios del mundo se disparó de 322 en 2000 a 1.426 en su edición más reciente. El 31% de estos multimillonarios son de EE.UU.

Los políticos en Washington siguen en conflicto sobre los recortes en el gasto público, que en gran medida afectan al presupuesto militar. Es más, los gastos en defensa se redujeron un 22,2%, lo que supone la mayor caída desde la guerra de Vietnam en 1972. Algunos políticos aplauden la iniciativa, pero el recorte en el sector militar preocupa, entre otros, a los neoconservadores y políticos dependientes de contratistas de defensa, afirma el artículo.

Fuente: actualidad.rt.com

Crisis y conspiraciones.

Abaratamientos de despidos, cifras de paro inasumibles, recortes de derechos, rescates millonarios de paises en bancarrota… ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Es la pregunta del millón. La que ocupa la mente de todos los  que nos levantamos cada mañana con las noticias económicas más insólitas. Todo sería un poco anecdótico de no ser porque al final la situación ha acabado afectando a nuestros bolsillos y a nuestro nivel de vida. De los titulares de prensa a la vida real. Sufrimos en nuestra propia carne una crisis económica y financiera sin precedentes, de aquellas de las que solo habíamos oído hablar en los documentales, la de la Depresión del 29, o la crisis del petróleo del 73…Ahora ha vuelto a ocurrir y no sabemos como ha llegado ni como acabará. Todo un misterio. La incapacidad de entender los complejos engranajes que mueven la macroeconomía ha activado las nuevas teorías de la conspiración. Era inevitable. Donde todo es penumbra, donde nadie da explicaciones claras, no puede haber otra manera de atar cabos si no es apelando a una siniestra mano invisible que mueve los hilos, los hilos que condicionan la vida de millones de personas.En esta ocasión no le voy a quitar buena parte de la razón a esos teóricos de la conspiración a los que en ocasiones critico. Los conspiradores existen. Se sientan en lujosos sillones en un amplio despacho de Nueva York. Son las temidas agencias de calificación de riesgo, que toman decisiones que afectan a todo el planeta, las que determinan si la deuda pública de España es buena o mala, las que deciden lo que va a suceder al día siguiente…No hacen público sus criterios de auditorías. Nadie conoce sus fórmulas. Todo es muy borroso pero todo el mundo pasa por el aro.
Son también los tiburones de los parquets bursátiles, los especuladores, los lobbies de poder; aquellos que forzaron los resultados de las últimas elecciones generales mediante ataques sistémicos a la deuda pública española. Tres días antes del 20-N, España tenía que pagar intereses históricos para colocar sus bonos en el mercado. El mensaje de los grupos de presión que estaban detrás de esta maniobra era claro: “Esto va cambiar”. Un auténtico golpe de estado que nadie ha investigado. Y en medio del escenario actual de desesperanza, hay gente que conserva la confianza, que anhela los años de prosperidad,  que quieren ser los de antes. Pero lo cierto es que esos tiempos no volverán. Hay economistas que auguran un reinicio del sistema. Llegaríamos, mediante medidas de rescate económicas y reajustes sociales salvajes, a un nuevo equilibro que se iría desvirtuando debido a nuevas voracidades para luego volver a empezar. La historia se repetiría sin fin. Aunque el punto de vista generalmente aceptado es que ya hemos superado un punto de no retorno. Estamos cambiando de paradigma. Los mercados no volverán a autoregularse. Los estados meterán la nariz y establecerán pautas que pongan coto a los grandes beneficios empresariales, las astronómicas comisiones que se llevan los que deciden y los millonarios planes de prejubilación. Ya se habla de un modelo mixto mercado-estado ¿El fin del capitalismo? Como en todos los fines de ciclo, también en el ámbito de la economía han existido visionarios que habían pronosticado cambios trascendentales. Esta crisis económica ya se había anunciado.
Nuevos profetas Ya en 2004, el analista político Lauren Artur Du Plessis hablaba en su libro La Tercera Guerra Mundial ha comenzado de una bomba de relojería en el sistema bancario estadounidense: la burbuja inmobiliaria, las hipotecas basuras…Todo está redactado con un grado de detalle espeluznante. Si Du Plessis ya sabía lo que iba a ocurrir en 2008 con la crisis de los créditos subprime, es que esa información era conocida en ciertos círculos. Pero nada se hizo.

Nouriel Roubini, uno de los visionarios
de la crisis financiera mundial

El profesor de economía por la Universidad de nueva York,  Nouriel Roubini, se hizo famoso por su pesimista análisis de las hipotecas basuras, antes del crack de 2008. Con el tiempo se ha convertido en un personaje muy popular debido a que sus pronósticos, denostados inicialmente,se han cumplido con exactitud. Para Roubini, lo peor está aún por llegar: “Los problemas acuciantes sin resolver en Estados Unidos, Europa, China y Japón se convertirán en las razones de una tormenta perfecta en la economía global de 2013”. También el economista Ray Dalio advirtió que el boom del préstamo y la vivienda acabaría mal. Hizo llegar a la propia administración Bush un informe en el que se ponía de manifiesto que algunos de los más grandes bancos del mundo estaban en riesgo de insolvencia. El escritor y ex asesor de François Miterrand, Jacques Attali, en su libro Breve Historia del Futuro, escrito en 2006,  mira algo más lejos y augura un predominio limitado de la economía estadounidense “pese a las crisis financieras, recesiones o conflictos”. Estados Unidos seguirá teniendo la supremacía económica durante al menos dos décadas. Surgirán nuevas potencias que le harán sombra: Japón, China, India, Rusia, Indonesia, Corea, Australia, Canadá, Sudáfrica, Brasil y México. El centro de gravedad de la economía mundial se dispersará con el advenimiento de estos mercados emergentes y derivará en lo que el propio Attali denomina un “mundo multipolar”. Será el fin de la supremacía de Occidente.

¿Un cambio de paradigma?
Todos los grandes periodos históricos, artísticos, sociales viven un tiempo que se termina. También ocurre en la política y en la economía. Cuando a principios de los años 90, cayó el bloque soviético, nadie podía imaginar que aquel acontecimiento fuera el principio del fin de los grandes regímenes comunistas. Solo ahora que ha pasado algún tiempo nos hemos dado cuenta de que esto ha sido así.
Esa falta de perspectiva es la que, en el momento actual, nos impide ver de forma nítida los verdaderos mecanismos que están precipitando los acontecimientos hacia un nuevo modelo social y económico. Vemos los efectos pero ignoramos las causas.
En palabras de Ray Dalio: “Las personas se concentran en lo particular del momento y se olvidan de las grandes fuerzas subyacentes”.

Misteriosa crisis mundial. ¿Es una conspiración organizada?

 

Hay muchos que piensan que esto no es así, que creen que la economía es algo capaz de ser controlado y que de hecho, la actual crisis está planificada y dirigida. Creen que hay un fin oculto. Normalmente no dedicaría un artículo a intentar refutar lo que algunos piensan: allá ellos. Pero esta creencia en conspiraciones varias se utiliza como excusa para no asumir las culpas por la situación actual, primer paso para intentar poner remedio a las decisiones equivocadas.