No apresures nada, cada quien termina con quien debe estar

pareja (2)

En la vida no es necesario forzar las cosas, querer obtener resultados inmediatos en aquellos escenarios que demandan paciencia, terminará por robarnos la tranquilidad y nos dificultará apreciar nuestro presente.

Muchas veces nos aferramos a la idea se estar con alguien, aun cuando las condiciones no sean las mejores o los pronósticos no lleguen a favorecer la relación, solo porque no somos capaces de ajustarnos a lo que nos está aportando nuestro momento presente.

La vida no se equivoca al momento de colocar en nuestro camino a las personas que necesitamos en cada etapa de nuestras vidas, puede ser que no entendamos claramente el porqué nos topamos con un determinado tipo de personas, sin embargo, en algún momento logramos apreciar lo que debimos haber revisado en nuestro interior a través de cada relación.

mujer partida en dos

Nadie se cruza en nuestras vidas por mera casualidad desde esa persona que solo estuvo presente por cortos periodos de tiempo e inclusive los desamores más intensos adquieren explicación al encontrar a posterior a aquella persona que resulta el compañero de vida, siendo que cada una de las personas con la cual pudimos tropezar anteriormente, no hicieron algo diferente a prepararnos para esa experiencia especial, pero como todo en la vida, solo podremos encontrar explicación de adelante para atrás.

No debemos apresurarnos, tampoco debemos asumir que lo que vivimos actualmente solo nos prepara a una experiencia futura, solo debemos dar lo mejor de nosotros, apostando por la relación que tengamos en el momento presente, pero teniendo claro que no es necesario forzar las cosas, ni intensificarnos, mucho menos anclarnos, porque en la vida todo debe fluir de forma natural.

Pareja-cogiendose-de-las-manos

Confiemos en el proceso de la vida y evitemos encasillarnos, porque al hacerlo solo estamos anteponiendo nuestros miedos a la certeza que debemos sentir de que cada una de nuestras relaciones debe ser honrada. Cada persona que se cruza por nuestras vidas lo hace con un propósito y cuando estamos preparados para toparnos con esa persona con la cual podamos engranar nuestras vidas con proyecciones a futuro, sin buscarlo, sin perseguirlo, sin apurarnos, solo teniendo la energía presta para ello, sencillamente sucede.

Atraemos a nuestras vidas todo lo que necesitamos para nuestra evolución, para la sanación de aquello que aún nos duele, para reconocernos en la proyección del otro y especialmente para poner en práctica el mayor aprendizaje de la vida, el amar y ser amados… Nunca estamos con la persona equivocada, en cada etapa de nuestra evolución, nos acompañará exactamente quien deba estar a nuestro lado… Así como andaremos en soledad cuando resulte necesario, pero sin duda, cada uno de nosotros terminará con quien deba estar.

Anuncios

Aprende a decir: “Esto se acabó”

caminante

Muchas personas tenemos algún tipo de problema para dar por concluida una relación en la cual nos hemos visto emocionalmente involucrados, bien sea por la esperanza de que las cosas cambien, por la expectativa de que la otra persona valore lo que le ofrecemos, por miedo o por costumbre, podemos vernos extendiendo relaciones que sabemos no van a funcionar… que ya no funcionan para nosotros.

Una de las peores cosas que podemos hacer es acostumbrarnos a dinámicas tóxicas en nuestras vidas, tomar agravios como cosas rutinarias, pensar que algunos momentos de bienestar valen muchos más momentos de tortura, de malestar y de zozobra. Todos merecemos relaciones nutritivas, que nos impulsen a ser mejores, que nos hagan sentir afortunados por haber tomado la decisión de vincularnos a una determinada persona.

desprecio

Pero si nuestro común es cuestionarnos el estar allí, sentir que la otra persona no es merecedora de lo bueno que le damos y que nosotros no somos merecedores de lo negativo que podamos estar percibiendo, debemos tomar medidas tempranas.

¿Ya diste una, dos o varias oportunidades para crear la relación que quieres, y te has sentido estafado una, dos o varias veces? No te desgastes más, no te cargues de resentimiento, ni te llenes de necesidad de venganza, no te coloques en niveles que no te corresponden, pero no te quedes inerte, toma acción. Sal de donde no te conviene estar.

Despedida-de-una-pareja1

Solo nosotros permitimos lo que ocurre en nuestras vidas, de nada te sirve asumir un papel de víctima y ponerte a pensar o decir que la otra persona no te valora, que luego de todo lo que tú has hecho, te paga una y otra vez con la misma moneda, que fuiste muy inocente al pensar que algo productivo o con proyección resultaría de esa relación, que has dado y dado para cosechar algo que no mereces… No significa que esto no sea cierto, pero si te enganchas en ello pierdes el control. Asúmelo y sin mucho miramiento di: esto se acabó.

A veces la única manera de que alguien valore lo que tuvo es perdiéndolo, cosa que no debemos tomar como excusa para reintentarlo, porque generalmente esa valoración no es a largo plazo, ni siquiera a mediano.

Si tú no decides limpiar tu vida de lo que no te hace bien, nadie lo hará por ti. Valórate, ámate, entiende que mereces lo mejor y si te conformas con poco, te estarás condenando a recibir poco. Piensa cómo quieres que te amen, piensa cómo quieres que te traten, cómo quieres que te respeten, todo eso está disponible para ti, comienza a dártelo a ti mism@ y comenzarás a vibrar en la frecuencia que acercará ese tipo de amor a tu vida.

El-verdadero-Amor-no-espera-500x383

Quizás te sientas mal por un tiempo, pero te aseguro que te darás cuenta de que la mejor decisión siempre coincide con lo que te otorga bienestar y estar cerca de alguien que no te valora,  no te cuida, no te respeta y en resumen no te ama, o lo hace de una manera tan particular que solo es entendible para él, ese amor no es sano ni conveniente para ti.

Cuando tú sabes amar, cuando das lo que esperas recibir, salir de una relación que no te llena, no representa una pérdida, por el contrario, siempre resulta ser una ganancia absoluta.

Por: Sara Espejo

Y con el tiempo aprendes a desaparecer de donde no te aprecian

mujer polvo de estrellas

 
Algunas veces no nos damos cuenta o no queremos darnos cuenta de que nuestra presencia en un lugar no es valorada, sino que por el contrario, resulta en incómoda y seguimos frecuentando un sitio o a algunas personas, seguimos dando de nosotros y tratando de ignorar señales que nos invitan a no volver.

 

Afortunadamente el tiempo es un especialista en traer verdades a la luz y en abrir los ojos de quienes estuvieron negados a ver una realidad. Puede ser que al hacerlo algo se quiebre, pero de seguro eso será mucho más fácil de reparar que el daño sostenido de estar presente  donde no se es valorado.

mujer con reloj en mano

Nadie tiene la obligación de querer a otro, de hacerle espacio en su vida, de recibirlo de buena forma en su vida, pero sin duda si percibimos que no somos apreciados en un sitio físico o emocionalmente hablando, nuestro deber es retirarnos dignamente y no exponernos a situaciones que nos llevan a menos.

A veces nos aferramos a lugares o a personas que no son para nosotros, que no están para nosotros, pero en nuestro afán de querer pertenecer o de dar lo que tenemos guardado, podemos obviar los indicios o acontecimientos que nos hablan de apartarnos, que nos invitan a ubicarnos en sitios donde nuestra presencia represente un gusto para quien la tenga cerca, que podamos tener relaciones recíprocas y que nuestra ausencia genere incomodidad y no placer.

pareja-44

Debemos aprender a amarnos a nosotros mismos, reforzando las creencias positivas, entendiendo que merecemos para nuestra vida lo mejor y que si nosotros estamos dispuestos a dar de nosotros algo que sume y a valorar las presencias de quienes queremos en nuestras vidas, esto debe representar el límite inferior de lo que aceptemos de los demás.

La vida es muy corta para desperdiciar el tiempo sembrando flores en jardines de quienes no van a cuidarlas, debemos aceptar cuando debemos dejar de invertir nuestras energías y recursos en un destinatario que no quiere recibir nada de nosotros, que el mejor regalo que espera es nuestra ausencia.

article_13912580833

Debemos ser cuidadosos con aquellos que simulan afecto e interés solo cuando les conviene y una vez cubiertas sus necesidades adoptan la actitud de desvalorización que le caracteriza. Ninguno de nosotros merece ser utilizado, rechazado, desvalorado, pero el evitarlo no es responsabilidad de quien lo propina, sino de cada uno de nosotros si lo permite.

Solo nosotros escogemos lo que entra a nuestra vida, solo nosotros decidimos dónde estar, solo nosotros permitimos que algo nos afecte… De la misma manera, solo nosotros somos capaces de tomar las medidas necesarias para garantizar que el lugar en donde estemos, corresponda con lo que nos merecemos y coincide con nuestro bienestar.

 

Sara Espejo

Esperamos demasiado de los demás, cuando nos sentimos dispuestos a hacer mucho por ellos

mujer-reparando-su-corazón-herido

¿Cuál es el principal riesgo que corremos al esperar algo de alguien?

¡DECEPCIONARNOS!

La decepción es la reacción natural que sobreviene al hecho de que los resultados obtenidos, sean diferentes a los que esperamos.

Evidentemente la recomendación número uno para evitar las decepciones, es: No esperar algo de nada ni de nadie, pero a los efectos prácticos esto no resulta tan sencillo.

Las relaciones interpersonales regulares, basan sus vínculos en actos de dar y recibir, en un equilibrio que se logra al estar las dos partes involucradas y dispuestas a dar, preferiblemente en la misma medida en la cual reciben. En estos casos hablamos de relaciones balanceadas.

1016629_10151675155847381_1914783612_n

Muchas veces se habla de que en las relaciones siempre hay una de las dos personas que ama más, pero cómo podríamos asegurar algo tan relativo. ¿Cuáles son los parámetros de medición del amor?, ¿Cuál es la referencia que se usa para medir el amor? Quizás la persona que se cree que ama menos, tenga umbrales de amor muy bajos y lo esté haciendo muy por encima de ellos… Es imposible afirmar que en las relaciones hay alguien que ame más que otro.

Lo que sí no podemos negar es que hay muchas maneras de demostrar amor y de hecho, de amar como tal. Se llevan el premio aquellas personas detallistas, dedicadas, consecuentes, que están presentes y de alguna manera siempre reaccionan de la manera que se espera de ellos.

Cuando somos nosotros lo que amamos de una manera en particular, que para nada está cargada de egoísmos o escasez, solemos cometer el error de esperar que lo que nosotros estamos dispuestos a ofrecer a los demás, sea lo que recibamos en situaciones determinadas.

women-and-flowers

Pero no debemos sentirnos frustrados, solo debemos entender que no todos somos iguales y que cada quien da en la medida de lo que tiene y a su vez, está dispuesto a entregar. No podemos obligar a nadie a reaccionar como nosotros lo haríamos, pero sí podemos tomar medidas en relación a lo que recibimos.

Podemos seguir dispuestos a dar, pero sin importarnos qué recibamos en caso de necesitarlo, podemos redistribuir lo que damos y guardarnos una parte o sencillamente decidir cambiar procurando un equilibrio.

Sea lo que sea que decidamos, debemos tomar la opción que nos genere paz, que nos haga sentir bien con nuestra esencia. Lo ideal sería dar, sin importar qué recibimos de vuelta, estar sin la condición de que el otro esté, aportar lo mejor de nosotros sin que nos genere frustración el no recibir lo que nos gustaría de los demás y entender que cada quien está en medio de un proceso personal, en el cual está haciendo lo mejor que puede con los recursos con los cuales cuenta.

La vida en buena compañía sabe mejor

love-is-puuun

 

Ciertamente cada uno de nosotros debe aprender a sentirse estupendamente bien en soledad. Valorar cada instante que podemos dedicarnos a nosotros mismos sin máscara alguna, conociéndonos y amándonos un poco más cada vez. Pero todos lo que hemos podido disfrutar de una compañía especia, coincidiremos en que las cosas más bellas de la vida se aprecian más cuando se comparten.

Si bien es cierto que no debemos hacer las cosas pensando en alguien más y que debe ser motivo suficiente el satisfacernos a nosotros mismos y vivir cada momento a plenitud, de manera independiente a las condiciones, también lo es el hecho de que un buen abrazo, una mirada cómplice, una palmadita en la espalda o una simple palabra que demuestra presencia, atención o amor, hacen que las cosas tomen un sentido especial.

niña-con-osos-panda-sufriendo-las-comparaciones

Cada quien tiene sus personas favoritas en su vida, seres especiales que nos gustaría que compartieran lo mejor de nuestras vidas y que por lo general también nos gusta tener cerca cuando las cosas marchan al contrario de lo que nos gustaría. La vida entre dos… entre tres… entre varios, se vive diferente, se saborea distinto.

Un café en solitario, no igual que un café en compañía, una luna inmensa se hace más grande cuando podemos decirle a alguien más que aprecie su belleza, esa película toma otro sentido cuando la comentamos y hasta ese silencio mientras tú estás en lo tuyo y la otra persona en lo suyo, pero reconocen su presencia y sencillamente comparten el mismo aire… dan valor a la palabra compañía.

mujeres-reunidas-tomande-cafe

Debemos apreciar todos los momentos, esos que podemos dedicarnos y esos que tenemos la dicha de compartir. Pero sea como sea el truco está en enfocarnos en lo que vivimos sin añorar nada más, esa añoranza es la causante del sufrimiento y la que nos impide disfrutar de cada momento. Estamos acá, pero queremos estar allá, estamos allá y extrañamos el aquí, estamos solos y queremos compañía, estamos en compañía y deseamos otra, tenemos la otra y buscamos soledad… y así podemos pasarnos la vida, cargándonos de inconformidades y desvalorando lo que se nos presenta.

Ama la vida de forma individual y siente la dicha que da compartir con una buena compañía parte de tu camino. Esa persona que está allí lista para sujetar tu mano también está aprendiendo a compartir su vida contigo, disfruten del dulce sabor de la vida que solo se siente cuando se saborea entre varios.

Y me di cuenta de que ya no dejo entrar amores a medias… amores mediocres

 
Corazón

 

A medida que pasa el tiempo, aprendes a no esperar muchas cosas, de hecho lo ideal es haber aprendido que no debemos esperar nada de nadie, así nos evitamos los tragos amargos de las decepciones y le damos mayor libertad a quienes se acercan de sorprendernos, cosa cada vez más complicada a medida que pasa el tiempo, pero factible si nos lo permitimos.

A su vez, aprendemos a valorar a los buenos amores, detectamos las intenciones, la entrega, el compromiso y la sinceridad en etapas tempranas. Nos sobran ganas de amar, sabemos cómo hacerlo mejor, pero también nos sobra la capacidad para detectar los amores mediocres, los que no quieren completo, los que pretenden dar un poquito, con mezquindad…

niña-con-bote-lleno-de-corazones (1)

Si bien es cierto que valoramos los intentos, tenemos un panorama más claro de lo que queremos en nuestras vidas, a qué le daremos cabida y con quienes apostaremos en el juego del amor.

Los amores bonitos no son tan utópicos como llegamos a pensar, están allí disponibles para cada quien, solo debemos sentirnos merecedores de ese amor pleno, que es sincero, que no se guarda, que se siente orgulloso, que se infla y nos contagia.

Lo que creemos del amor es crucial, porque de ello dependerá el tipo de personas que atraeremos a nuestras vidas. No es casualidad que se establezca un patrón en nuestras relaciones, eso es una clara invitación a revisarnos y a sanar para poder vivir historias diferentes.

Mujer-con-un-corazón-en-las-manos (1)

Cuando nos amamos a nosotros mismos y hemos podido deslastrarnos de lo que llevamos arrastrando, podemos establecer el tipo de amor que queremos, que corresponderá a lo que somos capaces y estamos dispuestos a ofrecer.

Es un error pretender un amor pleno, cuando nosotros no amamos de esa manera. Es egoísta pensar que nosotros merecemos lo que no queremos darle a alguien más. La vida es un espejo, nos amarán como amemos y para no tener problemas con ese tema, todos debemos practicar a diario con nosotros mismos, amándonos como nos gustaría, cuidándonos y representando ese amor completo, que está allí para hacernos más grandes y disfrutar de nuestra vida desde la plenitud que da la energía del amor.

niña-cogiendo-un-corazón-colgado-de-un-arbol

Podemos tener dudas en relación a nuestro propósito de vida, pero debemos estar seguros de que el aprender a amar y a ser amados, es una de las materias que debemos aprobar. Esto lleva consigo todo un programa que incluye a los temas del perdón, del dejar ir, del dar, del ser compasivos y del ser responsables con el tipo de amores que nos permitimos. Aunque todos representen una lección que necesitemos, sabremos que vamos por la mejor ruta cuando el amor que se instaure sea aquel que nos sume, nos haga bien y colabore con que no nos falte un motivo para sonreír mientras compartimos el camino de la vida.

Las palabras solo hieren cuando te importa quien las dice

joven-con-vestido-rosa-

 

Podemos escuchar un sinfín de palabras, con las cuales nos sentiremos a gusto con algunas, otras nos sentirán sentirnos incómodos y otras sencillamente las ignoraremos.

He aquí el punto, el ignorar generalmente resulta de la práctica o de que no nos importe quien pronuncie las palabras. El hecho de importarnos alguien, hace que cada una de sus acciones, sus palabras y hasta sus omisiones resulten trascendentes para nosotros y mientras más valor tenga esa persona en nuestra vida, más peso tendrán sus palabras en relación a nosotros.

No-es-lo-que-dices-es-cómo-lo-dices

No es agradable escuchar algo negativo de nosotros, pero si lo dice el del coche de al lado cuando no le dejamos incorporarse a un canal, pues al poco tiempo ya estará olvidado, en cambio cuando es alguien a quien apreciamos, incluso cuando las palabras no sean improperios, ni siquiera ofensas, nos pueden propinar una herida que nos cueste sanar.

La honestidad en las relaciones juega un papel muy importante, pero no debemos confundir la honestidad con la descortesía, como te aprecio, como te quiero, digo lo primero que me cruza por la cabeza, porque te debo sinceridad… este principio es exagerado, siempre debemos tener un filtro para hablar, especialmente cuando se trata de o con alguien que nos importa, no es necesario lastimar con las palabras y siempre podremos ubicar la mejor manera de decir algo, aunque ese algo de la forma en que se diga termine por hacer daño.

poema

Aprendamos a decir las cosas de forma oportuna, sin apresurarnos y sin dilatarnos, seguros de lo que necesitamos manifestar y tratando de encontrar la manera de ser sinceros, sin necesidad de herir. Muchas veces no es tanto lo que se dice, sino en el tono en que se dicen. Nuestro lenguaje corporal habla muchas veces más que las propias palabras, así que a través de él nos es posible suavizar un mensaje.

Debemos aceptar que en la vida escucharemos de todo, palabras hermosas, palabras obscenas, palabras de aliento, palabras hirientes… pero debemos aprender a que lo que no nos gusta nos afecte lo menos posible. No generar tanto drama en nuestra vida nos permite vivir de forma más inteligente, aligerándonos de rencores y sanando con prontitud todo aquello que no nos ha hecho bien.

mujer-pajaro (1)

Ciertamente mientras más importante sea alguien para nosotros, más nos afectará todo lo que haga que nos involucre o nos deje por fuera. Así que aprendamos a limitar el efecto de lo que hacen los demás sobre nosotros, a restarle importancia al qué dirán o pensarán de nosotros y aprendamos a ser un poco más empáticos y comprensivos, porque todos nos equivocamos, decimos cosas que no podemos recoger y en algún momento actuamos y herimos a quien más nos ama y no lo hemos hecho por mal, solo es una muestra de qué tan preparados estamos para una situación y que tanto sabemos manejar nuestros recursos.