Los Rothschild tras el bancos de Irán y el oro de China

La  la familia Rothschild aún no ha logrado controlar los bancos de Irán, Cuba y Corea del Norte, por lo que su deseo de controlar el sistema bancario de Irán ha hecho que Israel y sus aliados de occidente han puesto a Irán en la mira. 

Antes del 11-S la lista estaba integrada por nueve países. Además de los enumerados, figuraban Afganistán, Irak, Libia y Sudán. No obstante, la intervención militar de USA en Irak y Afganistán ha permitido a los Rothschild extender su red hacia estas naciones.

Lo mismo, pero más tarde, pasó con Sudán y Libia. Desde que los Rothschild llegaron a controlar el Banco de Inglaterra alrededor del año 1815, han estado apoderándose de los bancos de todo el mundo. Su método consistía, en hacer que los políticos corruptos del país aceptasen un préstamo importante que nunca podrían pagar y de este modo dejarlos endeudados con el sistema bancario de la familia.

Si este método no funcionaba, recurrían a otros instrumentos para conseguir sus objetivos, a una invasión, por ejemplo, que finalmente permitía establecer en la nación un banco que obedeciese las reglas establecidas por la todopoderosa familia.

De acuerdo con American Free Press, el clan de banqueros británicos controla el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales. Se estima que los Rothschild poseen más de la mitad de las riquezas del planeta: su fortuna se calcula en 231 billones de dólares, según la compañía de servicios financieros Credit Suisse. Fuente: urgente24

La legendaria casa de banqueros Rothschild está intentando redistribuir las reservas de oro mundiales hacia el mercado chino, opinan los especialistas analizando las recientes actividades de la familia.

Las relaciones entre la elite mundial y el autoritario gobierno chino resultan más que evidentes. A los esfuerzos puestos en marcha por los Rockefeller para que los chinos instalaran un modelo neoliberal impulsado por el economista Milton Friedman, se suman las operaciones que la familia Rothschild lleva adelante en el gigante oriental. Las razones obedecen a toda la lógica de lo que se viene denunciando sobre las elites mundiales: China cuenta con un estado totalitario omnipresente que oprime a la población mientras defiende a las clases dominantes. Todo en nombre del comunismo.

Un reciente acuerdo de Rotschild como asesor financiero de la junta directiva de la empresa de exportación de oro Spanish Mountain Gold es, junto con otros datos, una muestra inequívoca del interés de la dinastía en aumentar su control estratégico sobre el oro, moviéndolo hacia los mercados emergentes y hacia bancos centrales por todo el mundo.

A principios del presente siglo Jacob Rothschild anunció que su compañía inversora, RIT Capital Partners, organizó “carreras” de precios del oro, pero iba dejando de hacerlo para reducir los precios.

Sin embargo, estas maniobras podrían ser solo parte del plan de los Rothschild para comprar grandes cantidades de oro cuando alcanzaran su precio mínimo. Actualmente, con las principales monedas mundiales muy inestables, la demanda del oro va creciendo y los Rothschild no quieren perder su influencia en el mundo financiero.

Al mismo tiempo, la propia familia demuestra así su claro interés en los mercados emergentes orientales y en primer lugar, en China. El plan chino de desarrollo para los años 2011-2015 “ofrece grandes oportunidades para inversores tanto chinos como nacionales” y “RIT Capital Partners planea aprovecharlas”, declaró Jacob Rothschild durante un viaje a China.

El Gobierno chino apuesta por siete ramas de la industria como biotecnologías, energías alternativas, materiales innovadores y nuevas IT. Actualmente las compañías de estos sectores aportan un 3% al PIB del país, pero para 2020 su contribución debe alcanzar un 15%. Por eso la dinastía banquera de origen alemán podría utilizar sus reservas de oro para invertir en China.

Fuente: urgente24

El relevo en el Banco de España dispara las conspiraciones en el Gobierno y en el PSOE

A 48 horas de la elección del nuevo gobernador del Banco de España, todas las miradas están puestas en Mariano Rajoy. El relevo de Miguel Ángel Fernández Ordóñez está provocando tensiones internas dentro del Gobierno y del PSOE, donde se han multiplicado los conciliábulos para influir en una decisión que se presenta de nuevo como de última hora.

Federico Castaño (06-06-2012) Rajoy se dirige a los medios de comunicación

Rajoy se dirige a los medios de comunicación

Foto:EFE

El presidente del Gobierno ha dispuesto de casi seis meses para señalar al nuevo gobernador del supervisor, pero su costumbre de retrasar decisiones importantes hasta el último minuto ha vuelto a prevalecer en el caso del Banco de España. Este laissez faire, laissez passer, ha multiplicado los movimientos internos dentro del PP y del PSOE para tratar de influir en algo que puede ser considerado como una especie de arbitraje por parte de Mariano Rajoy.

El ministro Luis de Guindos comparecerá mañana jueves en el Congreso para desvelar la quiniela una vez que Rajoy diga la última palabra. Ayer por la mañana todavía no había trasladado al PSOE el nombre del sustituto de MAFO y eso llevó a los socialistas a mantener también la indecisión sobre el nombre que propondrán como subgobernador.

En el Gobierno están a la espera de que Rajoy diga la última palabra

Casi seis meses después de que el actual Gobierno supiera que le tocaba elegir al sucesor de Miguel Ángel Fernández Ordóñez con fecha fija tras el triunfo electoral del 20-N, y a solo 48 horas de que su nombre tenga que ser defendido en el Congreso por Guindos, en el PP se siguen haciendo cábalas. Se sabe que Rajoy ha considerado colocar en el sillón de gobernador a su amigo Fernando Becker, que a Guindos le gustaría que fuera ocupado por Luis Linde y que en la maquinaria interna del Banco Central Europeo, y no necesariamente por influencia de Mario Draghi, suenan mejor las opciones de José Manuel González Páramo y Antonio Sáenz de Vicuña.

Dentro del Gobierno las simpatías van por barrios. Hay quien opina que nombrar gobernador a González Páramo sería tanto como premiar a un ex alto funcionario del BCE que no supo corresponder al aprecio del que en su día gozó dentro del PP. En esta formación política no ha pasado desapercibida la tarea de lobby protagonizada por Páramo en las últimas semanas para vender su candidatura. Otro sector del partido advierte que la elección de Linde serviría para aumentar la influencia del ministro de Economía dentro del Gabinete rompiendo los actuales equilibrios internos. Por último, hay quien piensa que Becker no está preparado en estos momentos para afrontar el desafío que representa la necesidad de tener hilo directo con los altos funcionarios europeos que pueden posibilitar la inyección directa de dinero a la banca española. Todos tienen sus detractores y sus defensores, una situación que hubiera podido evitarse si el presidente del Gobierno hubiera señalado con tiempo al sucesor de MAFO, se comenta en el PP.

En el PP se opina que González Páramo ha hecho una buena tarea de lobby vendiendo su candidatura

Según las afinidades internas, los preferidos del PSOE para el cargo de subgobernador son Vicente Salas, que volverá al Consejo del supervisor para cubrir la vacante de Ana Sánchez Trujillo, el ex secretario de Estado de Economía José Manuel Campa, la ex directora general del Tesoro Soledad Núñez y su marido, el ex director de la Oficina Económica de Moncloa Javier Vallés. Para no atarse las manos, el PSOE ha convencido a Guindos de que el subgobernador pueda salir elegido sin haber estado previamente sentado en los órganos de gobierno del Banco de España.

Los defensores de Salas recuerdan que guarda en su cabeza las principales claves de la reforma financiera, teniendo en cuenta que estuvo hasta hace quince días en el Consejo del Banco de España, desde donde colaboró con los socialistas más que MAFO. Las simpatías internas hacia Soledad Núñez, Javier Vallés y Campa están muy repartidas en el equipo que ahora rodea a Alfredo Pérez Rubalcaba, donde cada uno tiene sus fans.

Lo que sí hay en la dirección del PSOE es una clara predilección hacia González Páramo para el puesto de gobernador. Se opina de él que es independiente y que está bien conectado con Bruselas y Frankfurt. Los socialistas tienen en contra de Linde que, debido a su edad, cesaría en 2015 y daría al PP la oportunidad de elegir a un nuevo gobernador de su confianza por otros seis años más.  A Becker le consideran el peor de los candidatos debido a su cercanía al presidente del Gobierno.

Fuente:http://vozpopuli.com