Preludio Para Una Guerra Inminente

Los sectores belicistas del gobierno de EE.UU. cometieron la grave imprudencia de cruzar la línea roja con Moscú, pasando de guerras periféricas (antes en Corea o Vietnam, hoy en Siria) a provocar un enfrentamiento directo con Rusia.

LA TENSIÒN AUMENTA.

No está claro en base a qué análisis el Pentágono y la CIA pensaron que su complot contra Rusia –el de instalar un régimen antirruso en Kiev e integrarlo en la OTAN– iba a tener éxito. Si a pesar de contar con miles de agentes e informantes militares y civiles, públicos y ocultos en ese país, Estados Unidos ha hecho un fiasco de gran calibre y de consecuencias imprevisibles. Los sectores belicistas del gobierno de Estados

Unidos cometieron la grave imprudencia de cruzar la línea roja con Moscú, pasando de guerras periféricas (antes en Corea o Vietnam, hoy en Siria) a provocar un enfrentamiento directo con Rusia. Ahora, además de tragarse el sapo de la integración de Crimea a Rusia –en parte gracias al referéndum y el hábil uso del vox populi por parte del Kremlin– también han tenido que aceptar la propuesta de Moscú de cambiar la Constitución ucraniana para transformar el país en una federación, en un Estado-tapón no alineado, y así impedir que se convierta en otra base de la OTAN en sus fronteras. Y quizás sea mejor que no lo amenacen con más sanciones económicas si no quieren que los rusos saquen su dinero de Chipre o de Portugal y fuercen a Bruselas a un nuevo rescate.

Una vez que sucedió a Boris Yeltsin en 2000, Vladímir Vladímirovich Putin fue tratado con mimos por un Occidente que pretendió desactivar su posible oposición a las aventuras bélicas en marcha, contar con su consentimiento para instalar bases militares en Asia Central, implicarlo en la inmoral guerra contra Afganistán y utilizar su territorio para el tránsito de los convoy (Ruta Norte) a este país, y todo ello a cambio de nada: concesiones unilaterales.

En 2008, el ex oficial de la KGB y su equipo se dieron cuenta que el acercamiento a Occidente no había beneficiado a Rusia. El enfoque brzezinskiano de la política exterior de Obama, de menos Oriente Medio y más contención de Rusia y China, era más cristalino que el vodka. Putin recogió la idea fracasada de Obama de formar un G2 con China, y fortaleció sus lazos con el gran vecino.

Putin comenzó a proyectar una imagen de fuerza y seguridad y consolidó su poder personal. Su postura antiestadounidense neutralizó a los militares “nostálgicos” que venían exigiendo una política exterior contundente en defensa de los intereses nacionales.

Rusia, al igual que los chinos, sospecha que las primaveras árabes están promovidas por Estados Unidos para rediseñar el nuevo mapa de la región acorde a los actuales intereses y en perjuicio de Rusia y China.
Como señala la politóloga Nazanin Armanian, en su blog, Libia es el nombre del penúltimo golpe que Putin recibió de Estados Unidos: la resolución del Consejo de Seguridad proponía una zona de exclusión aérea y no el cambio del régimen. A partir de ese momento, Putin se opone a amenazas de Washington contra Irán y Siria y concede asilo a Snowden, intentando recuperar la autoridad moral que había perdido.

Así surge la nueva Doctrina Putin que considera la inestabilidad de los países vecinos una amenaza para la seguridad rusa y se adjudica el derecho a estabilizarlos.

Rusia dejó de confiar en Estados Unidos y la Unión Europea. Los trágicos fines de Saddam y Khadafi mostraron que ni una sólida relación con Occidente es garantía de salvar el pellejo.
Al mismo tiempo, al conjurar el bombardeo a Siria, advirtió que jugar con la “nueva” Rusia tendría sus costos: una de las lecciones se llama Crimea.

Vladimir Putin tiene más admiradores en el mundo de lo que cree.

El hombre fuerte de Rusia cuenta con el apoyo tácito e incluso ciertos aplausos discretos de varias de las principales potencias emergentes del mundo, empezando por China e India.

Ante el rechazo de Europa, Rusia tendrá más necesidad de cultivar una buena relación con Pekín. Y en cuanto a la propia Ucrania, que ya vende a China material militar de mejor calidad que el que Rusia ha estado dispuesta a vender hasta ahora a su aliado asiático, las nuevas autoridades han garantizado al Gobierno chino que el hecho de que Pekín no haya condenado la anexión de Crimea no tendrá repercusión alguna en sus futuras relaciones. Mejor, imposible.

Además de esta realpolitik, existe también un componente emocional. A los dirigentes chinos que, como Xi Jinping, crecieron cuando todavía gobernaba el presidente Mao, sigue gustándoles de forma instintiva la idea de que otro líder no occidental se plante frente a un Occidente imperialista y capitalista.

Los comentarios en los medios de comunicación chinos se han vuelto más precavidos desde que Putin pasó de la anexión de Crimea a agitar las aguas en el este de Ucrania. El periódico nacionalista Global Times, que el mes pasado hablaba del “regreso de Crimea a Rusia”, advierte ahora de que “la región oriental de Ucrania es un caso distinto al de Crimea. Si la zona se separa de Ucrania, asestará un golpe directo a la integridad territorial garantizada por el derecho internacional”. (Claro que lo que pretende Putin no es una secesión total, sino sólo una gran Bosnia a la finlandesa, un país neutral con una versión tan amplia de “federalismo” que las regiones orientales se convertirían en entidades de tipo bosnio, dentro de la esfera de influencia rusa



Vladimir Putin supervisa ejercicios militares en el Mar Negro.

Sin embargo, no parece que esa preocupación creciente enfriara la acogida que se le dio el martes pasado en Pekín al ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov. El presidente Xi dijo que las relaciones entre China y Rusia “son mejores que nunca” y han desempeñado “un papel insustituible en el mantenimiento de la paz y la estabilidad en el mundo”. El Ministerio de Exteriores chino declaró que la relación entre China y Rusia es “la relación entre dos grandes países más llena de contenido, con más categoría y más importancia estratégica”.

Lo mismo ocurre con la India: el mes pasado, el presidente Putin dio las gracias a India por su postura “contenida y objetiva” a propósito de Crimea. La obsesión soberanista de la India poscolonial y la desconfianza ante cualquier indicio de imperialismo liberal occidental se traducen –cosa bastante ilógica– en el apoyo a Moscú. Y tampoco es sólo India. Los otros dos socios de Rusia en el llamado grupo de los Brics, Brasil y Sudáfrica, se abstuvieron de votar la resolución de la Asamblea General de la ONU en la que se criticaba el referéndum de Crimea.

Según el politólogo ruso Geidar Dzhemal, “los Estados Unidos están interesados en que la guerra entre la Federación Rusa, Ucrania y la UE transcurra bajo su supervisión”, según publica la página kontrudar.com.

El politólogo ruso advierte que la situación actual ya se ha salido fuera del marco de un proceso político corriente. “Considero que como resultado vamos a tener una guerra en toda regla. Creo que la guerra dentro de Ucrania inevitablemente va a involucrar a Rusia. En primer lugar, Crimea ahora se encuentra aislada y ese aislamiento irá creciendo, ya ahora está cortada la electricidad, el agua que llega a través del canal del Norte de Crimea no ha sido cortada, pero su caudal ha bajado 3 ó 4 veces. Y si lo siguen bajando, cosa que seguramente harán, va a significar el colapso de agua en la península.

Además, con el transbordador sólo se puede llevar 60 furgones de alimentos al día. Y cuando Crimea formaba parte de Ucrania a diario llegaban 250 furgones durante las 24 horas. Es decir, que incluso llenando el transbordador sólo con este suministro, la cantidad de alimentos que va a llegar a Crimea será 4 veces menor que antes de la anexión. De modo que ahora mismo en Crimea hay un tremendo problema de déficit de agua. Y además está el problema del suministro de la energía eléctrica. Para resolverlos, Rusia necesita abrir un corredor, cosa que únicamente se puede hacer a través de las regiones del sureste de Ucrania, a través del istmo. De otra manera no se entiende cómo se puede apoyar a Crimea. De modo que habrá que invadir simplemente estas regiones. Es decir, que este proceso ya está en marcha en algunas regiones, por ejemplo en Slaviansk, lo que significa el conflicto con Ucrania y con quien la apoye.”.

Ucrania… ¿La Tercera Guerra Mundial?

¿Empezará la III guerra mundial en Crimea?, ¿Qué oscuros intereses de poder se esconden?, ¿Cuál es el objetivo de todo esto?, ¿Qué omiten los medios de comunicación?… En el siguiente video, hacemos un balance histórico desde la caída de la antigua Unión Soviética hasta el momento actual histórico.
Un periodo de la humanidad plagado de conspiraciones, asesinatos, guerras, mentiras y grandes encubrimientos de los que hablamos en el siguiente video.
Esperamos que os guste.

Ucrania… ¿La Tercera Guerra Mundial?

¿Empezará la III guerra mundial en Crimea?, ¿Qué oscuros intereses de poder se esconden?, ¿Cuál es el objetivo de todo esto?, ¿Qué omiten los medios de comunicación?… En el siguiente video, hacemos un balance histórico desde la caída de la antigua Unión Soviética hasta el momento actual histórico.
Un periodo de la humanidad plagado de conspiraciones, asesinatos, guerras, mentiras y grandes encubrimientos de los que hablamos en el siguiente video.
Esperamos que os guste.

Todo parece encaminarse a una III Guerra Mundial

Parece que todo se está encaminando a una III Guerra Mundial, abajo se puede ver diferentes amenzas rusas frente al cerco que está sufriendo y si ahora han decidio instalar misiles nucleares en Rusia y Estados Unidos sigue sin responder, pareciera que todo va encajando en los planes de reducir la población mundial, pareciera que a los Estados Unidos no le importa lo que pueda pasar con su población.


De otro lado hay también tensiones entre Estados Unidos y China, el gobierno chino mandó a llamar a un alto diplomático estadounidense para presentarle queja formal en el marco de una disputa sobre el Mar de China Meridional.


El viernes, el Departamento de Estado de EE.UU. dijo que Pekín estaba arriesgándose a incrementar las tensiones en el área, al establecer formalmente una ciudad con instalaciones militares en una isla, a 350 kilómetros de distancia de la provincia más sureña del país.


Pekín reclama soberanía en la vasta extensión marítima, lo que es fuente de roces con Vietnam y Filipinas. Los tres países tienen interés en explotar las reservas de petróleo bajo el agua.


La cancillería China considera que las afirmaciones del Departamento de Estado desconocen los hechos y envían una señal equivocada sobre el tema.


* No olvidemos que China está construyendo refugios antinucleares.


Por otro lado Australia está decidido a armarse para preparase para una posible guerra con Asia.


Por último el es jefe de inteligencia israelí dijo este sábado 4 que un ataque a Irán está a unas semanas, máximo dos meses, aunque el consideraba que no era un momento adecuado para este ataque y el Ayatollah Jamenei señaló el jueves 2 a los jefes militares iraníes que se esperaran la guerra en cuestión de semanas.


Para algunos analistas la guerra podría producirse en la primavera del hemisferio norte en el 2013, para otros sería en setiembre u octubre de este año. Sólo falta un pretexto, que esperamos no sea el que ya ha sido desvelado, como es crear un ataque terrorista en la olimpiadas para culpar a Irán, porque ya tienen el pretexto de las armas nucleares, que Irán no puede tener e Israel sí.


************

Discurso de Vladimir Putin del 24 de febrero de 2012 frente a los representantes de la Defensa, donde aborda la situación militar actual de Rusia en respuesta a las constantes amenazas provenientes de la OTAN.


En el se queja que los Estados Unidos no tienen interés en conversar con ellos y habla de tener ases bajo la manga que obligarán a los compañeros del oeste y colegas a un diálogo más constructivo, Ya que hace unos años los trtaban como un país con chatarra oxidada (se refiere a sus fuerzas militares )y habla del re-equipamiento de sus fuerzas militares con tecnología avanzada

 Otro video en el que los líderes militares rusos advirtieron que se lanzaría un ataque preventivo en contra del escudo antimisiles de Estados Unidos en Europa, si es que la OTAN sigue ignorando las preocupaciones soberanas de Rusia. Estas advertencias tuvieron lugar en una conferencia el 5 de mayo, y continuaron durante toda la semana. Desde entonces la situación ha ido escalando y poniéndose cada vez más peligrosa

¿Hacia una Tercera Guerra Mundial? La Próxima Guerra Mundial Parte III

El “Gran Juego” nunca terminó. Es la “larga guerra” de la que habló Mackinder para establecer un “Imperio Mundial.” Han cambiado de nombres desde la “Guerra Fría” y la “Gran Guerra” a la “Guerra Global contra el Terror.” Puede terminar en la Tercera Guerra Mundial.

En la Parte I de este artículo, se discutió la formación de una contra-alianza en Eurasia. La Parte II ofreció una visión general de los múltiples frentes del “Gran Juego” en diferentes regiones del mundo. En la Parte III serán analizados los peligros de una guerra nuclear global.

Para ver la Parte 1 clic aquí,

para ver la parte 2 clic aquí

____________________________________________

Desconfianza entre las Grandes Potencias Euroasiáticas

Desconfianzas entre la Triple Entente de Eurasia – Rusia, China e Irán – y sus otros aliados, todavía existe. Antes de una visita de Estado a la India en 2007, el presidente bielorruso, Aleksandr Lukashenko, manifestó las tensiones en el clima geopolítico de Eurasia durante una entrevista. Se le preguntó acerca de las aspiraciones de Minsk de ingresar en la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai). El Presidente Lukashenko declaró: “Vemos grandes perspectivas para [la] OCS, siempre que pueda armonizar los intereses y superar una cierta desconfianza entre sus miembros, por ejemplo entre Rusia y China o la India y China.” [54]

Los estados-nación de Eurasia están trabajando cuidadosamente para eliminar las desconfianzas mutuas. Todas las potencias euroasiáticas son rivales y adversarios potenciales, pero bajo las realidades actuales del ambiente global han comprendido que deben trabajar juntas para desafiar la amenaza estratégica de Estados Unidos y la OTAN.

La alternativa a la cooperación euroasiática sería que las mismas naciones de Eurasia se enfrentaran al colapso, la desintegración y el cambio de régimen, que podrían convertirlas en territorios económicos bajo control extranjero modelados como las repúblicas sucesoras de la ex Yugoslavia.

Los euroasiáticos también quieren desvincular a Estados Unidos de sus aliados de la Unión Europea y de la OTAN, en particular Francia y Alemania. La estrategia eurasianista del Kremlin aún posee planes de cooperación con la Unión Europea y para la incorporación de varios estados europeos a la alianza de Rusia con China e Irán. También incluye el objetivo de la fusionar a la Unión Europea dentro de una amplia entidad geopolítica euroasiática.

Una vez que la desconfianza entre los euroasiáticos se encuentre completamente superada, Estados Unidos y sus socios no tendrán otra opción más que renunciar a sus sueños de control sobre Eurasia o recurrir a otros medios, incluyendo actos de guerra. Ahí es cuando la amenaza de la guerra en toda regla con armas nucleares podría convertirse en una posibilidad real.

Las Escrituras en la Pared: El Ascenso de Eurasia

Desde el final de la Guerra del Golfo de 1991, de Estados Unidos contra Irak, se sentaron las bases para la campaña de control de Eurasia. El objetivo era prevenir la cohesión euroasiática y el ascenso de China como una superpotencia.

Esta campaña para controlar Eurasia fue explicada por George H. W. Bush, padre, en su discurso de la victoria de la Guerra del Golfo, el 6 de marzo de 1991. En su discurso explicó el significado de esta iniciativa en el contexto de crear un “Nuevo Orden Mundial”.

Como parte de esta campaña, aparecieron continuos informes sobre crecientes amenazas de Irán, Rusia y China. El proceso de demonización había comenzado. En 1996, El Secretario de Defensa de EEUU, William Perry, comenzó a encender las alarmas y señaló que Irán era “una amenaza creciente para la estabilidad en el Golfo [Pérsico].” [55]

Antes de 2001, Moscú, Beijing y Teherán eran conscientes de que Estados Unidos y sus aliados estaban preparando algún tipo de invasión terrestre en el corazón de Eurasia. El 12 de marzo de 2001 (seis meses antes del 9/11), la Federación Rusa acordó reanudar formalmente las ventas de armamento ruso a Irán. Rusia estuvo ayudando a Irán a desarrollar sus capacidades militares en respuesta a las veladas amenazas de Estados Unidos y la OTAN. Moscú y Teherán también acordaron cooperar en el sector energético y en la tecnología nuclear. [56] De acuerdo con The New York Times:

[El] anuncio, no inesperado, se produjo durante la primera reunión en cuatro décadas entre los jefes de Estado de Irán y Rusia. La acalorada sesión fue programada por adelantado como un punto de inflexión diplomática. Pero también es cierto que fue una señal apuntando a la Administración Bush, de los iraníes y los rusos, que tienen la intención de limitar la influencia estadounidense en Medio Oriente por medios diplomáticos y militares. Económicamente, Rusia está interesada en la cooperación. Y políticamente, Irán debería ser un estado auto-suficiente e independiente, preparado para proteger sus intereses nacionales [por ejemplo, en un enfrentamiento militar contra Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña], señaló Putin. [57]

Como señal de lo que estaba en preparación, en la misma fecha de la firma del acuerdo ruso-iraní, The New York Times informó que Beijing podría ser el objetivo de los planes estadounidenses para un proyecto de escudo de misiles que podría amenazar a China. [58] En octubre del 2000, el Kremlin también comenzó a impulsar la formación de una Unión Euroasiática, que podría asemejarse a la Unión Europea. [59] Las semillas de esta Unión Euroasiática bajo una unión aduanera entre Rusia, Kazajstán y Bielorrusia (y posiblemente Ucrania) verá su entrada en la Organización Mundial del Comercio (OMC) como una entidad única. [60]

Mientras Teherán y Moscú firmaron un importante acuerdo de cooperación el 12 de marzo de 2001, pocos meses después Moscú y Pekín firmaron el Tratado de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa (el 24 de julio de 2001, menos de dos meses antes del 11 de septiembre de 2001).

Chinos, rusos e iraníes vieron los escritos en la pared. Conflictos geopolíticos estaban en el horizonte y la máquina de guerra de Estados Unidos y la OTAN se preparaba para avanzar hacia Eurasia.

Los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 fueron los primeros tambores, o salvas de apertura, de un conflicto mucho más amplio.

¿La política exterior estadounidense facilitó la creación de un bloque euroasiático? Washington estaba sin duda consciente de que estaba fomentando que Moscú, Beijing y Teherán unieran sus manos.

¿La unión de los principales actores del Corazón de Eurasia fue inevitable o el resultado de las acciones estadounidenses?

Estados Unidos puede haber actuado como un catalizador, pero la propuesta de 2000 de crear una Unión Euroasiática, y el acercamiento entre China y Rusia demuestran que la cohesión euroasiática era inevitable. Es esta fusión en Eurasia la que Estados Unidos y la Unión Europea quieren aplastar.

¿Semillas de la Próxima Guerra Mundial? La Guerra Perpetua Orwelliana: ¿Oceanía contra Eurasia?

En lo que respecta a la proyección del poder, Friedrich Ratzel y Alfred Mahan estipularon que el poder marítimo es superior al poder terrestre. Mackinder, que en un principio puso mayor énfasis en el poder terrestre, también llegaría a resaltar al poder marítimo de la misma manera que Ratzel y Mahan.

El poder marítimo es la base de la fuerza de Estados Unidos, Gran Bretaña, gran parte de Europa Occidental y Japón. Por el contrario, el poder terrestre ha sido tradicionalmente la base de la fuerza de Rusia, China, India e Irán. Cabe señalar que estas potencias tradicionalmente terrestres han aumentado significativamente su capacidad naval en los últimos años.

¿Los euroasiáticos están actuando para asegurarse que puedan extender su poder más allá de Eurasia en caso de guerra? Las potencias terrestres de Eurasia están desarrollando su poder naval con el fin de ampliar su influencia en todo el mundo.

Las amenazas de guerra son cada vez más fuertes. Tales amenazas incluyen aquellas en contra de Irán. Irán es un pilar geoestratégico y de seguridad tanto para Moscú como para Beijing.

En 2007, el Secretario General Bordyuzha de la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva) advirtió contra los movimientos agresivos del gobierno estadounidense contra Irán, señalando que podrían tener consecuencias mayores. La OTSC es una organización de defensa post-soviética emplazada en Europa, aunque su margen este, y en Asia. Cualquier represalia de la OTSC tendrá un efecto directo en toda Europa, además del Medio Oriente y Asia Central. Cualquier agresión encabezada por Estados Unidos contra Irán será contenida, como ha sugerido Robert Baer, un ex agente de la CIA. [61]

Es en este contexto que tropas rusas comenzaron a movilizarse a la región del Cáucaso, cerca de las fronteras de Irán. Del mismo modo, Rusia ha llegado a un acuerdo militar con Armenia, lo que permite el uso de bases militares armenias por parte de las fuerzas rusas. [62] China también ha comenzado a modernizar sus fuerzas navales para proteger el conducto energético de China a través del Océano Índico en caso de una guerra importante.

En la eventualidad de un conflicto, Estados Unidos y la OTAN tienen previsto cortar las fuentes de energía de China. Esto ha caracterizado la presión estadounidense sobre Myanmar (Birmania), así como la creación de la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI). El objetivo del Almirante Mullen de unificar las armadas de la OTAN en una “armada de mil buques” está en mayor medida dirigido a China. [63]

Por otra parte, la alianza militar informal tipo-OTAN de Israel, Arabia Saudita, Jordania, Egipto, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos es también un desafío a la Coalición Chino-Ruso-Iraní.

En respuesta a estos acontecimientos, aviones y buques rusos y chinos, desde 2006, se aventuran en los espacios operativos de Estados Unidos y la OTAN que se extienden desde América del Norte hasta el Pacífico y las Islas Británicas.

A su vez, la estrategia del Pentágono exige una militarización reforzada, así como la creación de “un cinturón militar” en torno a Eurasia por parte de la OTAN y sus aliados asiáticos, como Japón, Taiwán, Singapur, Corea del Sur y Australia. El objetivo de este cerco militar es neutralizar a Rusia y China.

A nivel global, existe un estado de guerra perpetua. Existen varios teatros de guerra regionales. Sin embargo, todos estos teatros regionales forman parte de un proyecto global mucho más grande, caracterizado por el choque de Eurasia, por un lado, y las potencias navales de la Periferia, que se encuentran en la periferia de Eurasia (Europa Occidental, América del Norte y el Pacífico). Por lo tanto, estas dos entidades geopolíticas están marchando hacia la guerra.

La Marcha hacia la Guerra: Escalada Nuclear

En 2007, Gran Bretaña comenzó a rearmarse con una actualización del sistema de misiles nucleares Trident, lo que fue resistido violentamente en la Cámara de los Comunes. [64] El primer ministro británico, Tony Blair, se enfrentó a una rebelión en su propio partido por el tema, así como a protestas en las calles de Londres. La medida constituye una grave violación del Tratado de No Proliferación (TNP), que estipula que todas las naciones con armas nucleares deben desarmarse. Gran Bretaña no está sola, Estados Unidos también ha continuado armando su arsenal nuclear mortal en violación del TNP.

En abril de 2010, se realizaron dos independientes y muy diferentes cumbres de desarme nuclear en Estados Unidos y Teherán. En la cumbre en Teherán, el principal resultado fue una demanda de Irán para el completo desarme nuclear mundial, mientras que en la cumbre de Estados Unidos, el Presidente Obama pidió redefinir el TNP señalando que Irán y Corea del Norte no sería amparados por la promesa estadounidense bajo derecho internacional de no utilizar armas nucleares contra estados que cumplan con el TNP. [65] Teherán posteriormente presentó una queja formal a la ONU por la amenaza de un ataque nuclear estadounidense. [66]

El general Leonid G. Ivashov (retirado), un destacado analista militar ruso, ha advertido insistentemente sobre un ataque nuclear israelí-estadounidense planificado contra Irán. Ivashov también ha advertido que Estados Unidos y la OTAN son amenazas para Rusia y para toda Eurasia. Ivashov fue un actor importante en el “punto de inflexión” y los intercambios militares y diplomáticos entre Teherán y Moscú de 2001. También consiguió titulares en Rusia y la antigua URSS con el anuncio, bajo los auspicios de la Academia de Ciencias Geopolíticas de Rusia, de que Moscú debería utilizar palabras más fuertes para clarificar su doctrina nuclear, con el fin de proteger a sus aliados de la OTSC. [67] Las sugerencias de Ivashov fueron atendidas: ahora existe un paraguas nuclear ruso para todos los miembros de la OTSC.

La OTSC se dio a conocer en 2002, después de la invasión de 2001 al Afganistán controlado por los talibanes y mientras se estaban realizando los preparativos para la invasión anglo-estadounidense de Irak. Esto de por sí dice algo. La organización de defensa post-soviética fue fundada inicialmente en el marco del Tratado de Seguridad Colectiva (TSC), que fue firmado el 15 de mayo de 1992.

La OTSC, sin embargo, es diferente del TCS post-soviético, firmado bajo los auspicios de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). La OTSC se enfoca en la seguridad colectiva dentro de una organización institucionalizada, como la OTAN, buscando ampliar su membresía por Eurasia. La creación de la OTSC, al igual que la OCS, fue una respuesta de Rusia al expansionismo de Estados Unidos y la OTAN en Eurasia. Moscú también ha estado presionando por el reconocimiento formal de la OTSC por parte de la OTAN y por un acuerdo OTSC-OTAN en Afganistán después de 2001, algo que la OTAN se ha mostrado reacia a hacer. [68]

Además del paraguas nuclear sobre la OTSC, Moscú también ha adoptado una nueva doctrina nuclear de ataques preventivos, que entró en vigor en 2010. [69] Esta nueva doctrina nuclear rusa de ataque preventivo es una respuesta a la doctrina de guerra nuclear preventiva de Estados Unidos y la OTAN. En otras palabras, Moscú ha hecho un movimiento defensivo que refleja simétricamente los de Estados Unidos y la OTAN. Esta nueva doctrina de ataque nuclear también permitiría a Moscú utilizar armas nucleares en teatros regionales, como en la eventualidad de una guerra contra Georgia, Japón o los Estados Bálticos. [70]

El presupuesto militar de Rusia ha crecido anualmente un 20% desde 2006, alcanzando cerca de un billón de rublos en 2008. [71] Se trata de un aumento significativo. Beijing también ha estado mejorando su poder militar y reforzando su arsenal de armas nucleares como consecuencia de las amenazas de Estados Unidos.

Junto con la adopción de Rusia de la doctrina de ataque nuclear preventivo, Moscú también ha amenazado con retirarse del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio. En 2007, el jefe del estado mayor de las fuerzas armadas rusas dio a entender que Rusia podría retirarse del Tratado en respuesta a las amenazas de Estados Unidos y la OTAN. [72]

En el marco del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, firmado por Estados Unidos y la Unión Soviética en 1987, el ejército ruso limitaba en su posesión de misiles de corto y mediano alcance o de alcance intermedio, que son misiles que poseen rangos de distancia de 500 kilómetros (300 millas) a 5.500 kilómetros (3.400 millas).

Desde el punto de vista estratégico militar, en el caso de una guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia y la OTSC, los militares rusos se verían obligados a utilizar su misiles de largo alcance y balísticos intercontinentales (IBMs) en Europa o en teatros regionales de guerra cerca de sus fronteras en lugar de apuntar a Estados Unidos y el continente de América del Norte, que podrían permanecer intactos. Rusia amenaza con retirarse del Tratado Nuclear de Alcance Intermedio, lo que en efecto significa que el Kremlin desea tener la capacidad de poder atacar y amenazar a Estados Unidos con sus capacidades de ataque nuclear.

La Alianza OTSC-OCS contra la OTAN

Rusia también ha solicitado esfuerzos completos a la OCS para participar en el Afganistán capturado por la OTAN. También ha desafiado el así llamado monopolio de estabilización de la OTAN en Afganistán. [73] Por otra parte, la OTSC y la ONU firmaron un acuerdo de cooperación en marzo similar al firmado secretamente por el Secretario General Ban Ki-Moon, y la OTAN el 9 de octubre de 2010. [74]

Tanto la OCS y la OTSC se preparan para expandirse en Eurasia como contrapesos a la OTAN. En un entorno geopolítico adecuado, Ucrania, Irán, Mongolia, Turkmenistán, la República de Azerbaiyán, Georgia y Serbia son posibles candidatos a unirse a la OTSC. Después de la victoria electoral de Víctor Yanukovich en Ucrania el 2010, Moscú declaró que Ucrania es bienvenida como miembro de pleno derecho de la OTSC. [75]

La eventualidad de que Irán se una a la OTSC y la OCS es complicada. El Secretario General de la OCS, Bolat Nurgaliyev Kabdylkhamitovich, dio la bienvenida a la oferta de Irán para unirse a la SCO como miembro pleno en marzo de 2008. [76] Irán, con la ayuda de Tayikistán, también se ha acelerado y puesto más músculo detrás de su campaña para convertirse en miembro pleno de la OSC. [77] A partir de 2007, Rusia había presionado abiertamente, pero en voz baja, por la plena inclusión de Irán en la OCS. [78] Kirguistán también comenzó a apoyar la oferta de Teherán en ese momento. [79] La oferta iraní, sin embargo, fue rechazada por la OCS en el 2010. [80] Este fue un movimiento estratégico por parte de Rusia y China para presionar a Teherán para que se atrincherara más profundamente en la Triple Entente.

Después de la muerte de Saparmurat Niyazov Atayevich (“Turkmenbashi” o el “Líder de los Turcomanos”), su sucesor, el Presidente Berdymukhammedov, Turkmenistán abandonó su estado de neutralidad auto-impuesta y ha traído a Ashjabad más cerca de Moscú, Teherán, y Beijing. Turkmenistán también ha comenzado a participar en las reuniones y eventos de la OCS. Bielorrusia y Sri Lanka se convirtieron en socios de diálogo en 2009 y comenzaron a participar dentro de la OCS. La OCS también ha comenzado las discusiones sobre el marco de una moneda de bloque para sus miembros.

Tanto la OTSC como la OCS cubren gran parte del mismo espacio en Eurasia y las dos organizaciones euroasiáticas, de hecho, pueden fusionarse cuando sea el momento adecuado. Los acuerdos que se firmaron entre los Estados miembros de estas dos organizaciones son paralelos a los de la OTAN y la Unión Europea. Tanto la OTSC y la OCS están impulsando la formación de una Unión Euroasiática. También han firmado un acuerdo de cooperación militar, que convierte a China en miembro de la OTSC y crea un bloque de defensa unificado desde Mar Amarillo a Asia Central y Europa del Este. [81]

En julio de 2007, la OTSC propuso que la OCS y la OTSC colaboraran juntas en el Afganistán capturado por la OTAN. [82] En febrero de 2008, los secretarios generales de la OTSC y la OCS, Nikolai Bordyuzha y Bolat Nurgaliyev, se reunieron en la sede de la OTSC en Moscú para una segunda ronda de consultas. La reunión entre los dos hombres, uno ex coronel general ruso y el otro ex diplomático kazajo, se dispusieron a desarrollar e implementar un acuerdo entre la OTSC y la OCS firmado en octubre de 2007 en Tayikistán.

Reanudación de Vuelos al Estilo de la Guerra Fría

Se han reanudado las rutas de vuelo de la Guerra Fría. Estos vuelos son llamados vuelos estratégicos. Los que son, en esencia, una amenaza militar para atacar a sus rivales en caso de guerra.

La intercepción de aviones de combate rusos por cazas de la OTAN se ha convertido en algo común desde que Rusia reanudó los vuelos estratégicos de bombarderos de patrulla sobre las aguas internacionales del Océano Ártico, el Océano Atlántico y el Océano Pacífico, por orden de Vladimir Putin, en agosto de 2007. Desde ese momento hasta finales de agosto de 2008 hubo casi ochenta de esos vuelos estratégicos rusos.

Durante los vuelos sobre el espacio aéreo internacional neutral, aviones de combate y barcos rusos se han visto acompañados y vigilados por aviones y buques de la OTAN. El 9 de abril de 2008 cuatro bombarderos estratégicos rusos Tupolev Tu-95, y cuatro aviones cisternas Il-78 que volaban cerca de Alaska fueron interceptados y seguidos por aviones de la OTAN. [83] Este fue el segundo incidente en menos de un mes, el 19 de marzo de 2008, dos bombarderos estratégicos rusos Tupolev Tu-95 fueron interceptados y seguidos por el aviones de combate F-16 Tornado. [84]

El mundo no se está desmilitarizando. Desde entonces Rusia ha enviado aviones de combate y bombarderos nucleares estratégicos a volar por el Caribe y América Latina, donde el Bloque Bolivariano los ha recibido como aliados. Estos vuelos son sinónimos del aumento de tensiones globales.

Guerra y Gobernanza Global

Los problemas geopolíticos relativos a Kosovo, Irak, Corea, el programa iraní de energía nuclear, el expansionismo de la OTAN y el proyecto de escudo antimisiles estadounidense en Europa Oriental y Asia están relacionados entre sí. El carácter interrelacionado de todos estos conflictos geoestratégicos es potencialmente inestable.

En sus raíces el estado sirve a los intereses elitistas. En este contexto vale la pena citar el Mil Novecientos Ochenta y Cuatro de Orwell. Un extracto de un libro ficticio, Teoría y Práctica del Colectivismo Oligárquico de Emmanuel Goldstein, leído por el protagonista de Orwell, Winston, resume este punto:

La guerra, por lo tanto, si la juzgamos por las normas de las guerras anteriores, no es más que una impostura. […] Sin embargo, a pesar de que es irreal, tiene sentido. Absorbe el superávit de bienes de consumo, y ayuda a preservar la atmósfera mental especial que necesita una sociedad jerárquica. La guerra, como se verá, es ahora un asunto puramente interno. En el pasado, los grupos dirigentes de todos los países, a pesar de que podían reconocer sus intereses comunes y por lo tanto, limitar la destructividad de la guerra, pelearon uno contra otro, y el vencedor siempre saqueó al vencido. En nuestros días no luchan unos contra otros en absoluto. La guerra es librada por cada grupo dirigente contra sus propios súbditos, y el objetivo de la guerra no hacer o evitar conquistas de territorio, sino para mantener intacta la estructura de la sociedad. La misma palabra [y la conceptualización de] ‘guerra’, por tanto, ha sido engañosa. [85]

Hoy el mundo está en medio de una guerra económica, mientras también está siendo instaurado un sistema de gobernanza global para evitar una guerra global sobre los recursos a través de una toma de poder política y económica. Para eso es que también sirven organizaciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Mackinder también especuló sobre un futuro sistema de gobernanza global: “[S]i la libertad de las naciones debe ser asegurada, debe basarse en un enfoque razonable de igualdad de recursos entre un número determinado de naciones grandes.” [86] Lo que Mackinder implica es un pacto entre las así llamadas grandes potencias, que convertiría al planeta en un condominio para administrar los recursos globales.

En este sentido, la reunión trilateral de noviembre de 2010 entre los ministros de relaciones exteriores de la India, China y Rusia en Wuhan, China, delineó el establecimiento de un sistema compartido de la gobernanza global. [87] Su comunicado conjunto lo indica de varias maneras, tales como esbozar las reformas en el Consejo de Seguridad de la ONU. De particular interés es el artículo 13:

Los Ministros reiteraron su apoyo al G-20 como el principal foro para la cooperación económica internacional, y acogió con satisfacción las decisiones de la cumbre del G-20 en Seúl, en particular sobre reforma de las cuotas del FMI. Reiteraron que el objetivo de la reforma de las instituciones financieras internacionales era lograr, paso a paso, la distribución equitativa del poder de voto entre los países desarrollados y en desarrollo. [88]

Las tensiones globales son también en parte resultado de la fricción en torno a la configuración de un sistema de gobernanza global y un consenso incompleto entre las elites globales.

Todos y cada uno de los grupos está tratando de maximizar su participación en el control y los recursos globales en un sistema de gobernanza global en evolución. Las negociaciones entre Irán y las grandes potencias a través del formato “Cinco Permanentes más Uno” (P5 +1), que incluye a Estados Unidos, China, Rusia, Gran Bretaña, Francia y Alemania, así como la Unión Europea, también está vinculado con este proceso. Las conversaciones entre Teherán y el P5 +1 son negociaciones mucho más amplias vinculadas a la función que Irán podría desempeñar en un sistema de gobernanza global y no sólo se centran en el programa de energía nuclear iraní.

¿Juego entre Oceanía y Eurasia por el control en un Sistema de Gobernanza Global?

La amenaza de la guerra existe, pero no sólo contra de Siria, Líbano e Irán. Irán, Siria, Líbano, Palestina e Irak no están más que en las posiciones que Serbia y Bosnia-Herzegovina se encontraban en los Balcanes, en vísperas de la Primera Guerra Mundial cuando el Imperio de los Habsburgo o Austro-Húngaro estaba buscando una excusa para invadir y controlar Serbia, en el marco más amplio de las rivalidades económicas entre las principales potencias europeas y mundiales. Las tensiones contra Irán y Siria tienen de trasfondo un conflicto mucho más amplio e histórico implicando al Corazón de Eurasia y los estados oceánicos al margen de la masa continental de Eurasia y en América del Norte – “Eurasia contra Oceanía”

A través de la caja de herramientas de las relaciones públicas (PR), se utilizan todo tipo de excusas y pretextos para justificar una futura guerra contra Irán y sus aliados, incluyendo los reclamos de Hillary Clinton de que Irán se está convirtiendo en una dictadura militar.

Hillary Clinton dijo a una audiencia de Qatar lo siguiente: “Vemos que el gobierno de Irán, el líder supremo, el presidente, el parlamento, están siendo suplantados y que Irán se está moviendo hacia una dictadura militar [de la Guardia Revolucionaria Iraní].” [89] Daniel Meridor, el vice-primer ministro y ministro de inteligencia y energía atómica de Israel, ha expresado bajo registro que la posición de Estados Unidos en el mundo será determinada por el proceso de Irán y que la cuestión de Irán no es esencialmente sobre armas nucleares, sino sobre el equilibrio del poder mundial. [90]

Al comentar sobre este cambio en el poder de la balanza global, el presidente sirio, dijo al diario italiano La República que una nueva geopolítica alternativa está surgiendo a través de una alianza entre Siria, Irán, Rusia y Turquía a través de sus intereses comunes e integración en el “centro del mundo.” [91] En el marco de esta nueva realidad geopolítica euroasiática, Teherán también prestó apoyo a los ejercicios militares celebrados en septiembre de 2010 entre unidades aéreas turcas y chinas para que aviones militares chinos utilizaran bases militares iraníes. [92] Los ejercicios militares chinos-turcos no son tan importantes como que Irán permita el uso de su espacio aéreo e instalaciones a los aviones de combate chinos, porque China y Turquía, como Israel y China, comenzaron su cooperación militar en la década de 1990.

Mackinder dijo algo muy crucial para comprender la dirección a la que apuntan estas guerras:

Las grandes guerras de la historia – hemos tenido una guerra mundial cada siglo durante los últimos cuatro siglos – son el resultado, directo o indirecto, del crecimiento desigual de las naciones, y el crecimiento desigual no es del todo debido al mayor genio y energía de algunos países en comparación con los demás; es fundamentalmente el resultado de la desigual distribución de la fecundidad y las oportunidades estratégicas sobre la faz de nuestro planeta. En otras palabras, no existe en la naturaleza tal cosa como la igualdad de oportunidades para las naciones. A menos que los hechos de la geografía sean completamente malinterpretados, me gustaría ir más lejos, y decir que la agrupación de las tierras y los mares, y de la fertilidad y las vías naturales, es tal que se traduce en el crecimiento de imperios, y finalmente de un único Imperio Mundial. Si vamos a realizar nuestro ideal de una Liga de Naciones, que será obstáculo para la guerra en el futuro, debemos reconocer estas realidades geográficas y tomar medidas para contrarrestar su influencia. [93]

La naturaleza de las guerras modernas se basa en el robo de los recursos naturales y la riqueza de las naciones. Por tanto, estas guerras son guerras materialistas, peleadas por razones estratégicas para adquirir riqueza y poder o para robarlos directamente. Cualquier marco ideológico es utilizado para engañar a las masas. Estas guerras son por tanto actos criminales.

Pensando lo Impensable: ¿Una Guerra Nuclear en Medio Oriente contra Irán

“Irán es un país complejo y no parece que Israel tenga el poder de oponérsele.”
– Javier Solana (Der Tagesspiegel, 13 de enero de 2007)

El programa iraní de energía nuclear es un pretexto para la agresión contra Irán. Estados Unidos y sus aliados están contemplando seriamente un ataque nuclear contra Irán. Las bases políticas, los procedimientos militares, la difusión de la desinformación, y el trabajo de los medios han estado en marcha durante años.

A pesar de su guerra psicológica y propaganda para dar la impresión de ser una potencia militar, Tel Aviv no es capaz de librar y ganar una guerra convencional contra los iraníes. A pesar del gran arsenal israelí de armas de destrucción masiva (ADM), Irán es una potencia militar mucho más fuerte que Israel. En 2009, el poder militar iraní comenzó a ser analizado en virtud de las evaluaciones anuales que Estados Unidos reserva para la expansión militar de China. [94] Incluso el ex comandante de las fuerzas armadas israelíes, Daniel Halutz, ha advertido de que Israel no puede hacer frente a Irán por sí mismo. [95] Esta es la razón por la que Benjamín Netanyahu y el gobierno de Israel han solicitado a Estados Unidos el involucrarse militarmente con Irán. [96]

Cualquier ataque a Irán será una operación conjunta entre Israel, Estados Unidos y la OTAN. Este tipo de ataque escalaría en una guerra mayor. Estados Unidos podría atacar a Irán, pero no puede ganar una guerra convencional. El General Yuri Baluyevsky, el ex jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas y ministro adjunto de defensa, incluso apareció públicamente en 2007 para advertir que un ataque contra Irán sería un desastre global e imposible de ganar para el Pentágono. [97]

Una guerra contra Irán y sus aliados en el Medio Oriente arrastraría a la utilización de armas nucleares contra Irán, ya que son los únicos medios para derrotarlo. Incluso Saddam Hussein, quien durante sus días estuvo al mando del más poderoso estado y fuerza militar árabe, estaba consciente de ello. El 25 de julio de 1990, en una reunión con April C. Glaspie, el embajador estadounidense en Bagdad, Saddam Hussein declaró: “Pero ustedes saben que [refiriéndose a Estados Unidos] no son los que protegieron a sus amigos durante la guerra con Irán. Les aseguro, que si los iraníes invadían la región, las tropas estadounidenses no podrían detenerlos, excepto por el uso de armas nucleares.” [98]

Lo diabólicamente impensable ya no es un tabú: el uso de armas nucleares, una vez más contra de otro país, por parte de los militares estadounidenses. Esa será una violación del TNP y del derecho internacional. Cualquier ataque nuclear contra Irán tendrá repercusiones importantes y a largo plazo en el medio ambiente. Un ataque nuclear contra Irán también contaminaría zonas de vasto alcance que van mucho más allá de Irán a lugares como Europa, Turquía, la Península Arábiga, Asia Central, Pakistán y la India.

Dentro de la alianza de la OTAN y entre los aliados de Estados Unidos se está desarrollando un consenso para legitimar y normalizar la idea de utilizar armas nucleares. Este consenso tiene por objeto allanar el camino para un ataque nuclear contra Irán y otros países en el futuro. Estos preparativos también incluyen la normalización de las armas nucleares israelíes.

A fines de 2006, Robert Gates, declaró que Israel tiene armas nucleares, lo que pronto fue seguido por un desliz conveniente de la lengua de Ehud Olmert, quien señaló que Tel Aviv posee armas nucleares. [99] En este marco, Fumio Kyuma, un ex ministro de Defensa japonés, durante un discurso en la Universidad Reitaku en 2007 que siguió a las declaraciones de Gates y Olmert, trató de legitimar públicamente el lanzamiento de las bombas atómicas estadounidenses contra la población civil japonesa. [100] Debido a la masiva indignación pública dentro de la sociedad japonesa, Kyuma se vio obligado a renunciar a su cargo como ministro de Defensa. [101]

El Camino Incierto Hacia el Futuro: ¿A las Puertas del Armagedón? La Marcha hacia el Desconocido Horizonte…

De acuerdo con el Christian Science Monitor, Beijing es un barómetro para saber si Irán será atacado y parece poco probable por la profundización del comercio entre China e Irán. [102] Sin embargo, una gran guerra en el Medio Oriente y una más peligrosa guerra global incluso con el uso de armas nucleares, no debe ser descartada. El mundo se enfrenta a una situación de escalada militar en todo el mundo. Lo que se avecina frente a la humanidad es la posibilidad de una guerra nuclear en toda regla y a la extinción de la mayor parte de la vida en este planeta como lo conocemos.

Tampoco los acontecimientos que conduzcan a una nueva guerra global necesariamente tienen que desencadenarse de un gran evento destructivo que golpee a todos a la vez. Los eventos pueden ser numerosos y el proceso lento y calculado. La primera Guerra Fría nunca terminó, o al menos la mentalidad detrás de la primera Guerra Fría nunca se fue.

Estados Unidos, Gran Bretaña, la OTAN y sus aliados, se han estado posicionando a nivel mundial para el conflicto. Literalmente han estado preparando el tablero de ajedrez de la guerra global. En este contexto, Estados Unidos se está atrincherando en áreas clave que pueden utilizarse como puntos de control, bolsones estratégicos de lanzamiento, y puntos de choque en futuros conflictos militares.

En Yemen, Estados Unidos está instalando bases para controlar una de las rutas marítimas más importantes del mundo, que conecta el Mar Rojo con el Océano Índico. En Europa del Este, desde los Balcanes hasta el Mar Báltico, Estados Unidos y la OTAN están desplegando tropas y creando una amplia infraestructura militar para castrar y dominar a Bielorrusia, Ucrania, y la base europea de Rusia. En el Cáucaso, Estados Unidos y la OTAN están utilizando a Georgia para desafiar a Rusia. En el Golfo Pérsico, las fuerzas militares de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Israel y la OTAN están trabajando para hacer frente a Irán y controlar en última instancia, importantes cantidades de energía global. En Taiwán y la Península de Corea, los militares estadounidenses participan activamente en los preparativos de guerra contra Corea del Norte y China Continental y están deliberadamente armando a Taipéi contra Beijing como parte de un círculo militar más amplio que se está construyendo en torno a la República Popular China. Por último, Colombia está siendo utilizada por Estados Unidos como una cabeza de puente contra Venezuela y Ecuador, y Haití está siendo utilizado como una base estadounidense en el Caribe.

Lo que es seguro es que el así llamado “Gran Juego” nunca terminó – siempre ha sido parte de la “larga guerra” de la que Mackinder habló en el proceso histórico crear un “Imperio Mundial” – sólo cambió de nombre. Ayer fue la “Guerra Fría”, el día antes fue la “Gran Guerra” y hoy es la “Guerra Global contra el Terror.” Quién sabe cómo se llamará mañana – tal vez Tercera Guerra Mundial – y a dónde arrastrará a la humanidad. No es un juego y no tiene nada de bueno, pero el así llamado “Gran Juego” puede llevar a la humanidad a los pasos de Megido y Yatrib.

Fuente: Global Research

—–

Mahdi Darius Nazemroaya es sociólogo e investigador asociado del Centre for Research on Globalization (CRG), con sede en Montreal. Está especializado en temas de Oriente Próximo y Asia Central. Ha sido colaborador e invitado en las discusiones sobre Oriente Medio en numerosos programas y redes internacionales como Al Jazeera, Press TV, teleSUR y Russia Today. Permaneció en Libia durante la campaña de bombardeos de la OTAN, informando desde allí para varias cadenas de noticias. También es corresponsal especial de Flashpoints, un programa con sede en Berkeley, California. Sus artículos se han publicado en más de diez idiomas. Escribe también para la Strategic Culture Foundation (SCF) de Moscú.

FUENTE DE LA INFORMACIÓN: La Poca Madre de los Poderosos!

La conquista de Eurasia llevará a la Tercera Guerra Mundial

El ‘Gran Juego’ y la Conquista de Eurasia: ¿Hacia una Tercera Guerra Mundial? (Parte I)


China Rusia e Irán están rodeadas por un anillos de bases militares estadounidenses, alianzas militares dominadas por Estados Unidos y la OTAN y gobiernos hostiles apoyados y financiados por los estadounidenses. También las tensiones entre otras naciones de la zona y el proceso de militarización alrededor del mundo están añadiendo todos los ingredientes para que una Tercera Guerra Mundial se de

“Las grandes guerras de la historia – hemos tenido una guerra mundial cada siglo durante los últimos cuatro siglos – son el resultado, directo o indirecto, del crecimiento desigual de las naciones, y el crecimiento desigual no es del todo debido al mayor genio y energía de algunos países en comparación con los demás; es fundamentalmente el resultado de la desigual distribución de la fecundidad y las oportunidades estratégicas sobre la faz de nuestro planeta. En otras palabras, no existe en la naturaleza tal cosa como la igualdad de oportunidades para las naciones. A menos que los hechos de la geografía sean completamente malinterpretados, me gustaría ir más lejos, y decir que la agrupación de las tierras y los mares, y de la fertilidad y las vías naturales, es tal que se traduce en el crecimiento de imperios, y finalmente de un único Imperio Mundial. Si vamos a realizar nuestro ideal de una Liga de Naciones, que será obstáculo para la guerra en el futuro, debemos reconocer estas realidades geográficas y tomar medidas para contrarrestar su influencia.”

– Halford J. Mackinder, (Ideales Democráticos y Realidad, 1919)

El 17 de septiembre de 2009 había respiros de alivio públicos de ciudadanos en todo el mundo y personas de Europa del Este cuando el Presidente Barack H. Obama declaró que el escudo antimisiles estadounidense en Polonia y la República Checa estaba siendo abandonado. Parecía que el planeta se dirigía hacia la paz. Conrad Black, en un editorial canadiense, había llegado incluso a sugerir la creación de nuevas esferas de influencia en Eurasia con Moscú:

Debemos entonces volver a una versión benigna de la técnica consagrada por el tiempo de repartir Eurasia (pero no Polonia) con Rusia. Debemos colaborar con Rusia para suprimir el extremismo en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia, incluida Chechenia, y dejarles obtener las dos provincias de Georgia que incautaron efectivamente en 2008, y la mitad oriental, de habla rusa, de Ucrania y Bielorrusia, si eso es lo que los pueblos quieren, y llevar el resto definitivamente a la OTAN y la UE. [1]

Sin embargo, el proyecto de escudo antimisiles cerca de la frontera con Rusia no está siendo abandonado. [2] El proyecto militar estadounidense se está ampliando tal como estaba previsto originalmente en la década de 1990. Este implicará una armada naval de buques rodeando Eurasia desde el Mar Báltico, el Mar Negro y el Mediterráneo Oriental hasta el Golfo Pérsico, el Mar de China Meridional y el Mar Amarillo.

Los componentes terrestres del escudo antimisiles también serán mantenidos y ampliados en los Balcanes, Israel, Corea del Sur y Japón.

Las piezas de ajedrez para un colosal proyecto geoestratégico son puestas en su lugar y unidas. El objetivo final de este proyecto es el cerco y el control de Eurasia a través de las botas de una máquina en continua expansión militar. Si bien estos avances son apenas cubiertos por los medios de comunicación, el destino de la humanidad, literalmente, pende de un hilo.

Es debido a este proyecto para conquistar Eurasia que Rusia, China e Irán se han acercado el uno al otro e impulsado un frente unido en Eurasia contra Estados Unidos y sus cohortes.

Las tres naciones de Eurasia están rodeadas por un anillo de bases militares estadounidenses, alianzas militares dominadas por Estados Unidos y la OTAN, y gobiernos hostiles y armados apoyados tanto por el gobierno y el ejército estadounidense.

La guerra entre Georgia y Rusia por Osetia del Sur, los ataques terroristas contra las provincias fronterizas de Irán, las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur, las revueltas en el oeste de China, y la oleada de así llamadas “revoluciones de colores” desde Líbano y Moldavia al Centro y el Sudeste Asiático son parte integral de esta confrontación geopolítica. Las dimensiones globales de este proceso de militarización no se limitan a Eurasia. Desde Centro y Sudamérica a África, el Círculo Polar Ártico y el Océano Índico, los ingredientes principales para una Tercera Guerra Mundial, están siendo ensamblados.

Lucha entre Círculos “Eurasianistas” y “Pro-occidentales” en el Kremlin

La narración por el señorío sobre Eurasia comienza en muchos lugares y tiempos diferentes, pero para todos los efectos, los pasillos del poder político en la Rusia postsoviética, en el Kremlin, tras el colapso de la URSS y el fin de la Guerra Fría han jugado un papel crucial.

Rusia desde su reaparición el 26 de diciembre de 1991 fue inundada por la incertidumbre. Sus elites se enfrentaron a la cuestión de sucumbir aún más al poder de Estados Unidos y la UE, o bien convertirse en su socio menor o en un Estado dependiente. La nueva Rusia reemergente también enfrentaba todas las condiciones de colapso económico y social de los llamados “estados fallidos”.

Después de la desintegración de la URSS, la política de orientación occidental o atlantista y la política orientada a Eurasia estaban en conflicto de Rusia y las otras ex repúblicas soviéticas mientras sus líderes comenzaban a buscar su lugar en el orden internacional post-Guerra Fría.

Los círculos “pro-occidentales” en el espacio post-soviético presionaban por una alineación estratégica con Occidente. Estaban a favor de una política de carácter europeo, incluyendo algún tipo de integración con la UE, así como un impulso hacia la organización política de Europa. Por otro lado, los círculos “eurasianistas” fomentaban una cooperación estratégica con las potencias asiáticas, así como la cooperación con Europa. Este enfoque fue motivado por el carácter dual de la Federación Rusa y el espacio post-soviético en Europa y Asia.

Los eurasianistas también sabían que el próximo siglo vería el ascenso de China como superpotencia mundial, y que la región del Asia-Pacífico sería el centro de la economía global y los asuntos internacionales.

Rusia se enfrenta tanto Europa y Asia como a occidentalistas y eurasianistas en pugna unos contra otros en los círculos políticos rusos y en el Kremlin.

Con la expansión de la OTAN y la constatación de que la Federación Rusa estaba en la mira de Estados Unidos la balanza comenzó a inclinarse a favor de los eurasianistas. El punto de vista eurasianista y lo que eventualmente sería llamado la Doctrina Primakov prevalecerían sobre las camarillas políticas “europeístas” y “pro-occidentales” en Moscú.

El arquitecto de la Doctrina Primakov fue Yevgeny Primakov. Primakov fue el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia desde 1996 hasta 1998, y más tarde se convertiría en Primer Ministro de Rusia en 1998. Primakov puso todo su empeño en hacer que Rusia adoptara una política estratégica de multilateralismo global y la idea de formular una estrategia eurasianista como funcionario de políticas del Kremlin.

La Doctrina Primakov y la Triple Entente Euroasiática

“Así como ninguno de nosotros está fuera o más allá de la geografía, ninguno de nosotros está completamente libre de la lucha por la geografía. Esa lucha es compleja e interesante, ya que no se trata sólo de soldados y cañones, sino también de ideas, de formas, de imágenes y fantasías.”

-Edward Wadie Said, (Cultura e imperialismo, 1993)

Si las perspectivas de que China se convierta en una superpotencia mundial son reales, entonces la materialización de una sólida alianza euroasiática compuesta por Rusia, Irán, India y China sin duda daría lugar a una “mega potencia” euroasiática.

Tal “mega potencia” euroasiática empequeñecería a Estados Unidos, quien hoy es la superpotencia global. En el mejor de los casos, Estados Unidos se convertiría en una potencia secundaria como Francia, Gran Bretaña, Alemania y Japón en comparación con los Estados Unidos actuales. Dentro de este contexto, la materialización de una entidad euroasiática fuerte ha sido históricamente saboteada, obstruida, y contrariada tanto por estrategas británicos como estadounidenses en lo que se describe mejor como “Eje Anglo-Estadounidense”.

Históricamente, Londres siempre ha trabajado en tratar de prevenir el surgimiento de una potencia rival fuerte en el continente (Eurasia). Halford Mackinder ,el llamado “padre de la geopolítica” no era el hombre que ideó o imaginó estas ideas, pero sí articuló estas características en la política británica. Estados Unidos sólo ha heredado esta estrategia.

Una auténtica “mega potencia” euroasiática sería una pesadilla geoestratégica para las elites anglo-americanas y sus intereses. En este contexto, la profundización de la cooperación entre Rusia, China e Irán se podría denominar la ” pesadilla geoestratégica de Halford Mackinder.” La Doctrina Primakov en este sentido es una refutación de la advertencia euroasiática de Mackinder sobre la amenaza estratégica a Gran Bretaña y jugadores similares, como Estados Unidos, de un actor continental fuerte.

En 1996, los responsables de las decisiones en Rusia se dieron cuenta que la Federación Rusa era vista más como un territorio colonial a dividirse en esferas que como un socio igual por parte de Estados Unidos y Europa Occidental. Desde entonces, la Doctrina Primakov comenzó a ganar adeptos y a consolidarse en Moscú. Bajo la Doctrina Primakov los líderes del Kremlin estaban preparados para establecer una alianza estratégica entre Moscú, Pekín y Nueva Delhi. Teherán fue también visto favorablemente como un cuarto miembro adicional de la entente euroasiática que Rusia buscaba.

Primakov puso énfasis en la coordinación estratégica con Irán. Teherán, por su importancia geoestratégica y fuerza como potencia regional de la región de Medio Oriente-Norte de África (MENA), fue agregada, finalmente, en el marco de la Doctrina Primakov por los planificadores de política exterior eurasianistas del Kremlin. De las semillas de la Doctrina Primakov, una coalición reacia comenzó a formarse entre China y Rusia, a la que más tarde se incorporará Teherán, mientras que Nueva Delhi ha mantenido cordialmente su distancia.

Cambio de Equilibrio Global: De la “Coalición de Reacios” a la “Contra-Alianza Global”

“Tenemos el deber de recordar que las causas de cualquier guerra se encuentran sobre todo en los errores y faltas de cálculo en tiempos de paz, y que estas causas tienen sus raíces en una ideología de confrontación y extremismo. Es tanto más importante que recordemos esto hoy, porque estas amenazas no son crecientemente menores, sino que sólo están transformándose y cambiando su aspecto. Estas nuevas amenazas, al igual que durante el Tercer Reich, muestran el mismo desprecio por la vida humana y la misma aspiración de establecer un diktat exclusivo sobre el mundo.”

-Vladimir Putin, 62 ° Aniversario del Día de la Victoria en Europa (9 de mayo de 2007)

Las divisiones percibidas como existentes durante la Guerra Fría no han desaparecido, sólo se han modificado y transformado. En Eurasia y más allá, una “Coalición de Reacios” ha evolucionado, desarrollada por cuestiones de interés mutuo, en una contra-alianza global. Rusia, China e Irán lideran esta coalición en Eurasia y el Medio Oriente. En América Latina y el Caribe son Venezuela y Cuba las que mantienen las banderas de la resistencia a la hegemonía geopolítica estadounidense.

En Eurasia, la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai) y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) (reagrupando a Rusia y varias ex repúblicas soviéticas) también se han ido moviendo hacia una posible fusión para contrarrestar a la OTAN. Un grupo en el hemisferio occidental liderado por Venezuela, que puede ser denominado Bloque Bolivariano, llamado originalmente Alternativa Bolivariana para las Américas o ALBA también se está expandiendo en América Latina y el Caribe.

Venezuela se ha unido a la coalición euroasiática de Teherán, Moscú y Pekín para formar un “Cuadrilátero Global “, que incluye a Caracas y América Latina. La reciente gira internacional de Hugo Chávez que lo vio visitar Bielorrusia, Ucrania, Irán, Rusia, Siria, Libia y Portugal forma parte de esta alianza. [3] Durante su estancia en Teherán, Chávez y Mahmoud Ahmadinejad declararon que Venezuela e Irán estaban trabajando por un orden global nuevo y alternativo. [4] Venezuela y Libia también han pedido reiteradamente la creación de una Organización del Tratado del Atlántico Sur entre África y los países de América del Sur para contrarrestar a la OTAN. [5]

La alianza entre Venezuela y los bolivarianos en las Américas y los euroasiáticos está dada por la resistencia mutua contra Estados Unidos. De acuerdo con la retórica del señor Chávez y sus aliados bolivarianos, su alianza es la que está en contra del “imperio norteamericano” y sus vasallos. Durante más de una década, Venezuela y el Bloque Bolivariano han estado ocupados consolidando lo que ellos llaman una política de “cuerdas de acero” para consolidar sus vínculos con sus aliados y socios en Eurasia y África.

NOTAS

[1] Conrad Black, “Conrad Black: Israel’s morally inferior critics”, The National Post (Canada), June 5, 2010.
[2] Mahdi Darius Nazemroaya, “Did The Cold War End?” The Caucus, Vol. 10, No. 1 (Fall 2009): pp. 20-22.
[3] Sara Miller Llana, “Hugo Chávez embraces Iran and Syria, wins Russian support for nuclear program”, Christian Science Monitor, October 22, 2010.
[4] Robin Pomeroy, “Chavez and Ahmadinejad say united to change world order”, Reuters, October 21, 2010; Ian James , “Iran, Venezuela leaders seek ‘new world order'”, Associated Press (AP), October 20, 2010.
[5] “Venezuela summit criticises West”, British Broadcasting Corporation (BBC) News, September 27, 2009; Steven Bodzin and Daniel Cancel, “Chavez, Qaddafi Seek Africa-South America NATO, Bank”, Bloomberg, September 27, 2009; “President Chávez is Due in Libya this Saturday”, Tripoli Post, October 24, 2010.

Mahdi Darius Nazemroaya es sociólogo e investigador asociado del Centre for Research on Globalization (CRG), con sede en Montreal. Está especializado en temas de Oriente Próximo y Asia Central. Ha sido colaborador e invitado en las discusiones sobre Oriente Medio en numerosos programas y redes internacionales como Al Jazeera, Press TV, teleSUR y Russia Today. Permaneció en Libia durante la campaña de bombardeos de la OTAN, informando desde allí para varias cadenas de noticias. También es corresponsal especial de Flashpoints, un programa con sede en Berkeley, California. Sus artículos se han publicado en más de diez idiomas. Escribe también para la Strategic Culture Foundation (SCF) de Moscú.