Las claves del incidente alien de Roswell 64 años después

¿Es cierto? Una imagen que muestra presuntamente uno de los extranjeros que a autopsia en Roswell en 1947

Julio es el mes en que se recuerda la nave con ocupantes extraterrestres que habría caído en Nuevo México el año 1947. Fantasías más o menos, la evidencia de un hecho inusual existió y hoy, son descolgados de la CIA quienes aseveran que el montaje militar escondió la recuperación de una nave y cadáveres aliens en la zona.

La historia clave de las conspiraciones cumple 64 años este mes. Si bien no hay registros de que una nave extraterrestre haya caído en el descampado de Roswell, Nuevo México el año 1947, sí quedó constancia de que el día 5 de julio de ese año, un campesino local denunció en la policía mexicana que aparentemente un objeto con forma de dos platillos unidos por sus bordes había caído en las inmediaciones de la frontera mexicana.

Todo ocurrió 10 días después de que el aviador civil Kenneth Arnols, avistase un 24 de junio, 9 de estos objetos voladores no identificados. Desde entonces la Fuerza Aérea de EE.UU. debió hacerse cargo de las respuestas sobre el fenómeno.

Mack Brazel, el campesino dijo a la policía de Nuevo México que descubrió los restos dispersos de lo que sería una nave espacial en su rancho. El material confiscado habría pasado piola de no ser porque luego del despacho, Brazel también entregó su versión al Roswell Daily Record que publicó el hecho en edición del 9 de julio.

“Las fuerzas aéreas capturan un platillo volante en un rancho de la región de Roswell”, fue el título. Curiosamente el texto del día siguiente era una retractación del militar a cargo de la base cercana que dio cuenta del hecho. “Ramey desmiente lo del platillo volante”, nota en la que se explicaba que los restos encontrados por el campesino eran parte de un experimento militar a base de globos aerostáticos.

Las fotografías del artículo mostraban tiras de goma, aluminio, cartón y piezas de madera, pero el mito pudo más y tanto Brazel como su hijo dijeron a sus cercanos que los restos encontrados por él, de inexplicable procedencia habían sido sustituídos.

El mito había nacido y el “incidente de Roswell” ya había inoculado en el imaginario pop la idea del extraterrestre gelatinoso, de cabeza amplia y ojos de ojal que nos acompaña hasta hoy. Incluso películas, series y una amplia bibliografía ufológica mantiene vivo el mito, que adquiere dimensiones de pseudociencia con otros íconos mesiánicos como Juan Andrés Salfate o el cada vez más desacreditado informador ecuatoriano Jaime Rodriguez.

La historia oficial

Recientemente, un jubilado de la CIA que perteneció por entonces al servicio clandestino, identificado como Chase Brandon, reconoció a la prensa norteamericana que “el Caso Roswell sí existió. 100% garantizado”, dijo.

Brandon que trabajó durante 35 años como alto cargo del ente investigativo gubernamental dijo al programa radial “Coast to Coast”: “Tengo la absoluta certeza. Era una nave de más allá de este mundo la que se estrelló en Roswell y el ejército recogió los restos no sólo de los restos del avión, también los cadáveres y todo eso fue hecho público por un corto tiempo”.

El soplón respalda sus afirmaciones agregando que más de una vez visitó los archivos históricos de la CIA para ojear más de 23.000 volúmenes de éste evento que está resguardado en cajas de metal. “Fui al lugar y miré todas esas cajas. Tuve oportunidad de mirar a dentro de la caja que decía “Roswell” y había materiales, había paleles y otros items”, explicó Brandon, aunque declinó aclarar qué tipo de “material adicional” había.

Hoy Brandon, que también ha sido consejero y asesor en cintas de Hollywood sobre espionaje y extraterrestres, lleva adelante su propia campaña de acreditar el incidente: “En mi corazón y mi alma lo digo: Roswell ocurrió. Hubo una nave y absolutamente hubo cadáveres”.

Las claves del incidente alien de Roswell 64 años después

Las claves del incidente alien de Roswell 64 años después

Julio es el mes en que se recuerda la nave con ocupantes extraterrestres que habría caído en Nuevo México el año 1947. Fantasías más o menos, la evidencia de un hecho inusual existió y hoy, son descolgados de la CIA quienes aseveran que el montaje militar escondió la recuperación de una nave y cadáveres aliens en la zona.

La historia clave de las conspiraciones cumple 64 años este mes. Si bien no hay registros de que una nave extraterrestre haya caído en el descampado de Roswell, Nuevo México el año 1947, sí quedó constancia de que el día 5 de julio de ese año, un campesino local denunció en la policía mexicana que aparentemente un objeto con forma de dos platillos unidos por sus bordes había caído en las inmediaciones de la frontera mexicana.

Todo ocurrió 10 días después de que el aviador civil Kenneth Arnols, avistase un 24 de junio, 9 de estos objetos voladores no identificados. Desde entonces la Fuerza Aérea de EE.UU. debió hacerse cargo de las respuestas sobre el fenómeno.

Mack Brazel, el campesino dijo a la policía de Nuevo México que descubrió los restos dispersos de lo que sería una nave espacial en su rancho. El material confiscado habría pasado piola de no ser porque luego del despacho, Brazel también entregó su versión al Roswell Daily Record que publicó el hecho en edición del 9 de julio.

“Las fuerzas aéreas capturan un platillo volante en un rancho de la región de Roswell”, fue el título. Curiosamente el texto del día siguiente era una retractación del militar a cargo de la base cercana que dio cuenta del hecho. “Ramey desmiente lo del platillo volante”, nota en la que se explicaba que los restos encontrados por el campesino eran parte de un experimento militar a base de globos aerostáticos.

Las fotografías del artículo mostraban tiras de goma, aluminio, cartón y piezas de madera, pero el mito pudo más y tanto Brazel como su hijo dijeron a sus cercanos que los restos encontrados por él, de inexplicable procedencia habían sido sustituídos.

El mito había nacido y el “incidente de Roswell” ya había inoculado en el imaginario pop la idea del extraterrestre gelatinoso, de cabeza amplia y ojos de ojal que nos acompaña hasta hoy. Incluso películas,

series y una amplia bibliografía ufológica mantiene vivo el mito, que adquiere dimensiones de pseudociencia con otros íconos mesiánicos como Juan Andrés Salfate o el cada vez más desacreditado informador ecuatoriano Jaime Rodriguez.

La historia oficial

Recientemente, un jubilado de la CIA que perteneció por entonces al servicio clandestino, identificado como Chase Brandon, reconoció a la prensa norteamericana que “el Caso Roswell sí existió. 100% garantizado”, dijo.

Brandon que trabajó durante 35 años como alto cargo del ente investigativo gubernamental dijo al programa radial “Coast to Coast”: “Tengo la absoluta certeza. Era una nave de más allá de este mundo la que se estrelló en Roswell y el ejército recogió los restos no sólo de los restos del avión, también los cadáveres y todo eso fue hecho público por un corto tiempo”.

El soplón respalda sus afirmaciones agregando que más de una vez visitó los archivos históricos de la CIA para ojear más de 23.000 volúmenes de éste evento que está resguardado en cajas de metal. “Fui al lugar y miré todas esas cajas. Tuve oportunidad de mirar a dentro de la caja que decía “Roswell” y había materiales, había paleles y otros items”, explicó Brandon, aunque declinó aclarar qué tipo de “material adicional” había.

Hoy Brandon, que también ha sido consejero y asesor en cintas de Hollywood sobre espionaje y extraterrestres, lleva adelante su propia campaña de acreditar el incidente: “En mi corazón y mi alma lo digo: Roswell ocurrió. Hubo una nave y absolutamente hubo cadáveres”.