POESIA

 

Mi vida prosigue en una cancion interminable
por encima de los lamentos de la tierra.
Oigo el himno real, aunque lejano
que anuncia una nueva creación.

A través de todo el tumulto y la lucha
oigo vibrar su música.
Hace que resuene un eco en mi alma.
¿Como podría no cantar?

Mientras la tempestad ruge con fuerza
oigo la verdad, y vive.
Y aunque la oscuridad se cierne sobre mí
me da canciones en la noche.

No hay tormenta capaz de sacudir mi calma más íntima,
mientras me aferre a esa roca.
Ya que el amor es Señor de cielo y tierra,
¿Como podría no cantar?

Enya