Muchas veces no reconocerás el peso de la carga, hasta que la hayas soltado

 
mujer-con-caracol-a-la-espalda

 

Nuestras cargas pueden tener la particularidad de que su presencia puede inclusive pasar desapercibida en nuestras vidas, sin significar esto que sean ligeras o fáciles de llevar, solo que nos hemos acostumbrado tanto a ellas, a su presencia, que no sabemos distinguir o recordar cómo era nuestra vida sin ellas.

A veces hemos adoptado cargas por períodos tan largos, que comenzaron en un principio siendo ligeras, pero fueron incrementándose paulatinamente. Junto a su crecimiento, vino también nuestro fortalecimiento, el desarrollo de habilidades que nos permitieran llevarlas a cuestas. el sacrificio muchas veces de dejar cosas que deseábamos de lado por no poder deshacernos de nuestras cargas, que una vez que anidan, parecen querer echar raíces y perpetuarse en nuestras vidas. Las cargas son como los invasores, no son bienvenidos, abusan y no se quieren ir.

mujer-descansando-después-de-un-día-de-trabajo-doméstico

Resulta contraproducente no notar esas cargas, porque no buscamos la forma de soltarlas, no sentimos necesidad de aligerarnos, solo sabemos, en el mejor de los casos, que las llevamos a cuestas, que podemos hacerlo, pero no tenemos intenciones de dejarlas.

Algunos dirán que si pueden llevarlas, ¿cuál es el problema? El problema es básico, nunca llegarás tan alto como puedes, nunca podrás enterarte de lo bien que puedes llegar a estar, perderás oportunidades por estar invirtiendo tus energías en otras cosas y te acostumbrarás a que una vida cargada de cosas innecesarias es lo que “te tocó” vivir, sin entender que estás cediendo el control de tu vida.

Angel1

Solo nosotros decidimos qué hacemos con nuestra vida, solo nosotros decidimos qué cargas llevar. Y cuando hablamos de cargas, nos referimos a todo aquello que no nos corresponde, no nos pertenece o hemos adoptado de manera inconveniente. Entendamos que las responsabilidades no son cargas, pero sí lo son las maneras cómo asumimos las responsabilidades.

Es decir, una madre enferma no es una carga, pero el cargarnos de ira, de resentimiento, de victimización, por tener que hacernos responsables de esa condición sí es una carga. En estos casos no nos alejamos de la madre enferma, sino del enfoque tóxico que le hemos dado a nuestro rol.

carga, responsabildiad

Cualquier cosa que reste, que no aporte, que nos lleve a menos, especialmente en nuestra mente, debemos soltarla, porque representarán un peso que no es conveniente soportar. Y muchas veces solo será al momento de soltarla en el cual notaremos el peso que veníamos llevando y podremos apreciar la diferencia entre un antes y un después.

Aprendamos a soltar, a decir adiós, a liberarnos de malos pensamientos y malos sentimientos, dejemos atrás lo que no nos conviene en el presente y aprendamos a darle un sentido adecuado a cada uno de nuestros procesos y nuestras acciones.

Hay quienes no te quieren, pero te mantienen cerca por si llegan a necesitarte para algo

niña matero

Para muchos, las personas que les rodean, tienen netamente un carácter utilitario y pueden ser fríos y calculadores al momento de decidir de quienes se rodean. Lo más cumbre es que les importa poco lo que los demás puedan sentir por ellos, solo les interesa el beneficio que puedan obtener de esa relación en un presente o a futuro.

No podemos ver a las personas como si se tratase de proveedores de servicios o si solo sirvieran para satisfacer nuestras necesidades, debemos considerar que cada uno tiene sentimientos, proyecciones, expectativas, que pueden llegar a alimentarse de mentiras, por tener a su alrededor personas que lo mantienen allí solo a nivel de contingencia por si se llegase a necesitar.

muñeca en vitrina

Pareciese que estuviésemos hablando de una reserva de comida, de un respaldo de información digital, de un dinero ahorrado… Pero no, hablamos de personas, que sienten y padecen, que se ilusionan y se enamorar, y que si su autoestima está un poco golpeada pueden conformarse con poco, aunque la mayoría de las veces ni cuenta se den que son un simple plan de respaldo para quien interesadamente las mantiene cerca.

Los intereses pueden ser muy diversos, pero sin importar las intenciones finales, a cada quien hay que respetarlo, permitirle que haga su vida, no conservarlo cerca si no se tienen intenciones diferentes de utilizarlo a futuro.

Compagno-di-Giochi-by-Nicoletta-Ceccoli

Recordemos siempre que lo que sembramos, cosecharemos, si mantenemos cerca a quienes nos aprecian y nos quieren, solo por interés, sin ninguna retribución sincera, sino casi a nivel de inversión de capitales, muy probablemente, más temprano que tarde, comenzaremos a recibir el amor distorsionado, el amor interesado, el amor calculado, el amor de repuesto.

No hagamos nada a los demás que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros, muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que estamos malqueriendo o utilizando a alguien, inclusive en estos casos podemos llegar a un estado de arrogancia que nos haga pensar que inclusive le estamos haciendo un favor a quien mantenemos cerca, solo por el privilegio de darnos a nosotros.

circolo-dei-tignosi-regole-della-casa

Aterricemos, nadie vale más que nadie, si nosotros no sabemos querer, liberemos a quienes si son capaces dentro de esa despensa y dejémoslos ir, a un sitio donde realmente sean queridos, valorados y respetados. Aunque es mucho más probable que el otro lado aterrice primero y se dé el valor que le corresponde dando en donde pueda ser correspondido, sin intereses de fondo y en relaciones honestas donde la interacción es beneficiosa para ambos lados.

Por: Sara Espejo

Crea una vida que se sienta bien por dentro, no que se vea bien por fuera

Recuerda-acoge-y-sana-tu-niño-interior

 Cada uno de nosotros va creando su vida paso a paso, va escribiendo un libro que se entrega con solo páginas blancas, en ellas vamos plasmando cada una de nuestras experiencias, no podemos hacer un borrador, lo que vamos colocando queda de manera indeleblemente grabado.

Así cuando vemos hacia atrás, podremos ver nuestra vida con la fidelidad que nuestra mente nos permita, con todo con lo que la hemos cargado, con nuestras experiencias maravillosas, con nuestros logros y fracasos, con nuestros aciertos y desaciertos…

Busca en tu interior

Muchas veces querremos volver a una página a revivir un momento o enmendar un error, pero ya lo sabemos… sencillamente no podemos, pero aun así invertimos energías en querer mirar atrás con la intención de imaginarnos qué hubiese pasado si… Y el peor qué hubiese pasado con el que nos podemos tropezar, corresponde a: qué hubiese pasado si hubiese creado una vida que se sintiera bien por dentro, en lugar de que se viese bien por fuera…

Mientras tengamos vida podemos decidir cómo queremos vivir lo que nos quede de ella, sin importar las condiciones, la edad, la forma y especialmente sin importar cómo lo hemos venido haciendo hasta este momento.

Lo más importante de esta experiencia es sentir que nos pertenece, que es nuestra, que vamos tras nuestros sueños, que nos queremos y aceptamos como somos, que nos importa más lo que sentimos que lo que aparentamos.

niño interior (3)

Estamos en un momento en el cual la tecnología hace de las suyas y de manera más marcada la vida de los demás se vuelve una referencia, se vuelve un patrón de comparación y muchas veces dejamos de preocuparnos por lo somos realmente, por lo queremos y comenzamos a nos ocupamos en la imagen que queremos proyectar, que no siempre coincide con lo que realmente somos.

Somos esclavos de los demás cuando decidimos vivir para otros, cuando nos quitamos la libertad de hacer lo que nos gusta, cuando perdemos la ilusión por la influencia de otro, cuando nos arreglamos para alguien más, cuando necesitamos la aprobación constante de alguien para sentirnos seguros y aceptados, cuando nuestras acciones están alineadas con lo que esperan los otros de los demás, cuando nuestros sueños, no son los nuestros…

LibertadInterior

Esta vida es muy corta para desperdiciarla aparentando, si vivimos la vida que realmente queremos nosotros, no nos importará cómo la vean los demás, siempre tendremos personas que nos apoyen, que nos admiren y personas que nos critiquen y hasta nos envidien, luego, que hagan lo mismo mientras nosotros vivimos la vida que deseamos, la que nos hace sentir bien con nosotros mismos, que a fin de cuentas, será lo único que importe.

Prefiero saberlo todo aunque duela, a imaginarme cosas peores

mujer-con-paloma-torcaz-en-el-oído

Nuestra mente es especialista en rellenar espacios en blanco, se resiste a no estar creando continuamente pensamientos que no necesariamente tendrán que ver con la realidad, por eso, muchas veces resulta inclusive menos tormentoso el enterarnos de una verdad dolorosa, que darle rienda suelta a la imaginación con suposiciones, escenarios catastróficos o angustias innecesarias.

La honestidad de otro muchas veces puede protegernos de nosotros mismos, más cuando tenemos indicios de que una situación va por un camino determinado. Ciertamente habrá muchas cosas que no querremos escuchar, cosas que nos gustaría que fueran diferentes y verdades que se clavarán en nuestro corazón como dagas… Pero una vez que la información está en puesta en el tapete nos es posible asumirla y manejarla como es.

personas-complicadas

Sin embargo, no tenemos poder de acción sobre las tragedias que nuestra mente es capaz de imaginar. Nada de lo que nos termina pasando, resulta tan grave como lo que aconteció en nuestra mente y bajo las muchas terribles hipótesis no podemos resolver realmente nada, solo podemos seguir imaginando caminos y posibles salidas a esa pesadilla, pero como no es lo que ocurre, tampoco resulta de utilidad.

Muchas veces no tendremos posibilidades de saberlo todo, de apaciguar nuestra mente con la información que necesitamos, así sea con una dolorosa verdad, sino que tenemos que aprender a calmarnos a través de nuestros propios recursos, intentando no darle rienda suelta a nuestra imaginación, más cuando nos está perjudicando nuestra estabilidad emocional.

emociones

Cuando los pensamientos que generamos se tornan en nuestra contra y todas las sensaciones que manifestamos son negativas, es necesario buscar la paz adentro, más que distraernos y evadir lo que nos preocupa, debemos aceptar que no manejamos toda la información que nos gustaría y que en función de lo que realmente ocurre debemos trabajar, sin empeorar los escenarios a través de supuestos.

La meditación siempre resulta un buen aliado cuando necesitamos calmar nuestra mente, a ella puede acudirse como práctica tradicional, buscando un lugar tranquilo, donde podamos sentarnos y sencillamente concentrarnos en nuestra respiración por unos minutos, dejando pasar cualquier pensamiento, sin resistirnos o engancharnos, solo viéndolo pasar; o bien practicando la meditación en movimiento, donde nos concentramos de manera exclusiva en lo que está ocurriéndonos en el momento presente.

 

El poder conectar con nosotros mismos, nos permite no solo dejar la mente por momentos fuera de juego, lo cual nos llena de energía y nos hace sentirnos descasados y mejor preparados para afrontar cualquier circunstancia, sino que nos permite escuchar esa voz interior, que aunque no nos muestra el mapa, nos dice qué camino debemos tomar, para ubicarnos justo donde debemos estar.

No permitamos que nuestra paz y tranquilidad dependan de factores externos, de personas o situaciones de las que no podemos tener control. Aceptemos que aunque prefiramos un escenario, no siempre podremos acceder a él, y esto no debe robarnos la paz. Controlemos nuestra mente a fin de que nos favorezca y sobre todo prestemos atención a lo que nos da la información más relevante, la única que realmente necesitamos, ésa que sale de nuestro interior y asociamos al corazón.

La verdadera grandeza no depende del tamaño, sino de la actitud

 
Sophie Wilkins - Tutt'Art@ (72)

 

Aunque cueste muchas veces, incluso aunque duela, la diferencia en nuestra vida la hará siempre la actitud con la cual asumimos las cosas, enfrentamos los problemas y recorremos nuestro camino.

Evidentemente, no siempre nos pasan cosas buenas, incluso podemos llevar una vida cargada de sufrimiento, sin embargo, la buena actitud puede hacer una gran diferencia en la vida, pues sabremos sacar bien del mal y del mal el menos, teniendo una visión más optimista y llevadera de las cosas.

 

Sophie Wilkins - Tutt'Art@ (22)

No se trata de evadir realidades o de vivir de ilusiones, sino de hacer frente a las cosas con la mejor disposición aún y cuando nos faltan las fuerzas, cuando sentimos que todo está perdido, cuando más triste y derrotados nos sentimos es cuando necesitamos una mejor actitud.

Todos tenemos derecho a padecer, a frustrarnos y a decaer, las cosas no son eternas, tampoco las situaciones, todo termina y se transforma, hasta el sufrimiento pasa, deja su enseñanza y se marcha, el dolor termina y la vida continúa, en tanto el amor exista, la vida vale la pena.

tumblr_mt772gN09r1r3y74po4_1280

 

Podemos observar en las cosas más sencillas de la vida, cuando obramos desde una buena actitud, siendo optimistas, compasivos, humildes y positivos, nos damos cuenta que todo comienza a fluir. El reto está en nosotros mismos, en desterrar los sentimientos que nos roban energía y nos reducen vitalidad, pues aunque no lo veamos claramente, los sentimientos negativos tienen un impacto en nuestra salud y por ende en nuestra vida.

 

Sophie Wilkins - Tutt'Art@ (40)

Si quieres que te ocurran cosas buenas, se optimista, si deseas superar los obstáculos de manera efectiva, mantén una buena actitud, no importa que tan gris se ponga el panorama, la buena actitud siempre hará la diferencia en tu vida.

Las actitudes en la vida nos definen, nos orientan y nos ayudan a salir adelante o a retrasarnos en la vida, pueden realmente hacer una diferencia importante en la manera en la cual vemos las cosas, de allí la necesidad de mantener la mente clara, despejada y serena, especialmente en esas situaciones en las cuales sentimos que no tenemos la capacidad de seguir adelante.

Recordemos siempre, que las dificultades nos enseñan de que estamos hechos, por lo que debemos siempre continuar con la firme esperanza de que nos espera lo mejor.

Imágenes cortesía de: Sophie Wilkins

Todo lo que no puedes controlar, te está enseñando a soltar

 
Soltar

 

¡En la vida nos pasará de todo! Y dentro de ese sin fin de posibilidades, viviremos experiencias inolvidables, positivas y negativas, tendremos vivencias un tanto más triviales, que luego valoraremos por su importancia, pero sobre todo creceremos, aprenderemos a hacer uso de nuestras herramientas, reconoceremos nuestros recursos internos y en el mejor de los casos aprenderemos a manejar las situaciones que nos generen sufrimiento.

Cuando atravesamos una experiencia sobre la cual no tenemos control, al menos no de la manera que nos gustaría, tendremos varias opciones para abordar esa situación, intentando tomar el control y sintiéndonos frustrados por los resultados, resistiéndonos a lo que está pasando, con tanta rigidez en nuestro ser, que terminamos por quebrarnos, negando la experiencia, evadiéndola o huyendo de ella, sin aceptar que está ocurriendo y debemos hacerle frente o en el mejor de los casos aceptando y soltando la necesidad de controlar.

soltar 22

Y es justamente a aceptar y soltar lo principal que debemos aprender, porque es esto lo que nos libera del sufrimiento, es esto lo que nos hace transitar un camino complicado con la mejor actitud, confiando en que si estamos haciendo lo que está a nuestro alcance de la mejor manera, pronto nos ubicaremos en una posición privilegiada que nos permita mirar atrás y ver lo conveniente de haber soltado aquello que no nos hacía bien, haber dejado de procurar tener el control sobre lo que no era posible y ahorrándonos cualquier cantidad de energía que pudimos canalizar en otra dirección.

Para quienes tenemos un locus de control interno y nos cuesta delegar, dejar responsabilidades en alguien más o aceptar que no tenemos alcance para resolver alguna situación, nos resulta un tanto más complicado soltar. Obtener resultados distintos a los que nos gustaría se puede tornar un verdadero castigo, impuesto por nosotros mismo y el asumir que no podemos hacer nada, nos llena de frustración, ya que nos sabemos creadores de nuestras vidas y sus experiencias, incluyendo aquellas que no nos dejan un sabor amargo en la boca.

Soltar

Pero aceptar es parte de entender la vida como una totalidad, es ganar humildad y entender que siempre habrá cosas que no resultarán como queremos y que esas experiencias nos edificarán como seres en crecimiento que somos y serán los escalones que debemos recorrer, para situarnos donde necesitamos estar.

Soltar nos libera de la carga, nos permite relajarnos y sobre todo nos permite armonizar en nuestro interior, permitiéndonos estar alineados con aquello que sí queremos y dejar de manifestar lo que nos agrada en nuestras vidas.

soltar-2

Por: Sara Espejo

Arrepiéntete de lo que no hagas, no de lo que hagas

 

Mujer con pájaros

No se te ocurra arrepentirte de lo que has emprendido, de la valentía que has puesto en cada acción por conseguir tu meta o tu sueño. Arrepentirse de lo que uno ya ha hecho por la simpleza de que quizás no te haya ido como esperabas es absurdo y una pérdida de energía y de tiempo. ¿Y si hubiese ido bien? Entonces … ¿Te arrepentirías?

Si la respuesta es no, es que entonces no te arrepientes de haber dado el paso de tirarte a la piscina. Lo que de verdad te genera ese arrepentimiento es que no contabas con que a veces la expectativas han de verse frustradas. Es la vida, está bien, es así.

Quedarse en la zona de confort, soñando con lo que podría haber sido sí que es para arrepentirse. En ese caso, en el que ni siquiera lo intentamos, ya estamos dejando de alcanzar nuestros objetivos. Nos conformamos con una vida carente de emociones y solo por miedo a frustrarnos un poco.

Pero lo siento, las frustraciones y decepciones forman parte de la vida. Antes o después te llegarán, aunque no te arriesgues o saltes al vacío con algún proyecto. Aparecerán por otro lado: con la familia, con la pareja, con tu trabajo de toda la vida… Incluso la propia falta de riesgo puede convertirse en una fuente de frustración.

No colecciones arrepentimientos

Todas tus decisiones, todas tus acciones, todo por lo que soñabas, luchaste y lo diste todo hoy configura tu ser, la persona que eres, el lugar al que has querido enfocar y guiar tu vida. Nadie debería arrepentirse de quien es o de como elige vivir.

mujer pajaro tus palabras duelen

Valoramos demasiado el resultado, pero no lo hacemos tanto con el progreso y con el sacrifico y esfuerzo de todas las personas que se dejan la piel en aras de conseguir sus objetivos. Sabiendo que a veces les saldrá bien y otras perderán la apuesta.

Esa esencia es la que realmente tiene valor. Tener una meta que nos empuje a seguir viviendo; amarla, arriesgar nuestro dinero, tiempo y trabajo por ella. En realidad es esto lo que nos motiva y refuerza, y no tanto el resuyltado. La ilusión de vernos construyendo lo que queremos es lo que hace que nos levantemos cada mañana y nos sintamos un poco más felices.

Por ello, no has de arrepentirte de lo que emprendas, arrepiéntete si quieres de lo que no has intentado por miedo a fallar. Y no es que tengas que fustigarte por haberle hecho demasiado caso a tu miedo, pero sí es conveniente que te des cuenta de que te has dejado guiar por una emoción. Una emoción que ha pasado, siendo sustituida por lo que podría haber sido.

No te preocupes. De esto también podemos aprender. No somos perfectos y es común que nos dejemos guiar y manipular por algunas emociones. Pero hay que aprender de ello y se puede. ¡Da un golpe en la mesa y decide volar de una vez por todas, pase lo que pase!

Sé valiente para emprender el vuelo, pero también para gestionar la caída

La persona madura es aquella que tiene sueños e ilusiones, pero también que tiene los pies en la tierra. Son personas que se conocen tan bien a sí mismas y se aceptan incondicionalmente, que saben muy bien hasta donde pueden y no pueden llegar.

Conocen sus limitaciones y potencialidades y en base a ellas, trazan un plan y son capaces de llevarlo a cabo porque notan que tienen bastante control sobre la situación.

Cuando hablamos de control, nos referimos a todo aquello que realmente se puede controlar, claro. Es decir, a lo que depende de nosotros mismos: frustraciones, acciones, decisiones, tolerancia…

mujer con tatuajes

Son personas valientes, que tienen la cabeza casi siempre en el presente, pero que imaginan un futuro mejor. Quieren comerse la vida apretando fuerte con los dientes y no solo saboreándola por encima, como el que ya pone cara de asco antes de probar un nuevo sabor. Su forma de pensar se resume en un: “Si estamos aquí para vivir, entonces vivamos. Si las cosas salen mal, ya veremos como las gestionamos”

Esto no quiere decir que sean cabezas locas que no saben lo que hacen. Los impulsivos en realidad, también están muertos de miedo. Su madurez e inteligencia emocional, les hacen ser valientes pero también responsables y precavidos.

La clave reside en que no sufren pavor cuando piensan en los posibles fracasos. De echo, al ser realistas, no los perciben como probables, si no solo como posibilidades.

¿A qué esperas para ser un poco más valiente? ¿Piensas quedarte siempre en la orilla, sin saber como se está nadando en el mar? Estás aquí para vivir, para arriesgar, para alcanzar ilusiones y descubrir la magia que se esconde tras ellas. Y si fallas, pues aprendes y retomas el vuelo. No te arrepientas nunca más de lo que hagas, si acaso solo de lo que no hagas por culpa del miedo.