Agua de Amatista

Para preparar esta agua sanadora, cuelga un pedazo limpio y purificado de drusa de amatista sobre una vasija de agua de manantial hirviendo, de forma que el vapor se condense sobre los cristales de la piedra y gotee sobre la vasija.
Después de media hora, apaga el fuego para que el agua se enfríe poco a poco. Una vez que el agua se sienta tibia al tacto, coloca la drusa de amatista dentro del agua hasta que llegue a temperatura ambiente.
Esta agua es muy suave, con acción limpiadora y muy buena para tratar la piel. Se puede utilizar en la higiene personal sin necesidad de añadir jabón o cualquier otro agente cosmético o que contenga alcohol.
Sanación con piedras
Un efecto ligeramente más débil se obtiene cuando los cristales se colocan dentro de la boca. Mientras los cristales tienen un efecto local en la boca, dientes y membranas mucosas, etc., se crea un tipo de esencia de gemas a través de la transferencia de información a la saliva que tiene un efecto sanador en todo el cuerpo.
Deben evitarse cristales tóxicos y solo aplicar este tipo de procedimiento con cristales apropiados, mayormente piedras rodadas con formas suaves y lisas.
Y nunca se debe ingerir minerales pulverizados.
(Michael Gienger)
Anuncios