Bolas de Navidad planas reciclando cajas de pizzas



Hola, cuantas veces nos decimos cuando pedimos unas pizzas, Qué lindas cajas! que se podria hacer? bueno, para realizar estas bolas de navidad planas, vamos a utilizar el carton de las cajas de pizzas dobles para hacerlas mas gruesas y quedan como una placa de MDF fina, cortar doblemente los cartones y pegarlos entre si con cola vinilica, el tips para que queden bien, es colocarlas una vez pegadas entre libros pesados hasta que se sequen, luego realizar el diseño, recortar, se pueden pintar, etc. en este caso elegí pegarle servilletas de papel de ambos lados, previamente darle una o dos manos de acrilico blanco de fondo. Como dato: utilizar los precintos de pan lactal para colgarlas en el árbol. Espero les guste.
Anuncios

SERVILLETERO NAVIDEÑO

 

MATERIALES:

 

Aros de cortinas, cordón de 5mm de grosor aproximadamente, pegamento universal, tijera, borlas, semillas, hojas secas, piñas, etc.

PROCEDIMIENTO:

 

Sujeta una punta del cordón al aro y comienza a enroscarlo.

 

Aplicando pegamento sobre el aro a medida que se va enroscando el cordón.

 

Cuando hayas finalizado, decora el aro pegando sobre las borlas, semillas, piñas, etc.

EL ACEBO

Es una bonita tradición la de adornar, en navidad los hogares, con las ramitas del acebo.
Siempre verdes y lustrosas, sus puntiagudas hojas, entregan la promesa de una duradera vida. Sus bayas de color rojo intenso sugieren alegría y bienestar.

Image Hosted by ImageShack.us
El acebo ha estado presente en las celebraciones navideñas desde los primeros tiempos de nuestra era común. En la época romana se enviaban ramitas de acebo a los recién casados, y en las fiestas saturnales, que eran la fiestas de las cosechas en mitad del invierno, se hacían demostraciones publicas de gratitud obsequiándose mutuamente ramitas de acebo en señal de estimación y deseos de bienestar para la familia.
Image Hosted by ImageShack.us
Crece solo el acebo en Europa, en Asia, en África y en toda America. Al invadir los romanos Inglaterra, vieron el gran aprecio que tenían sus habitantes por el acebo.

 

Para los Druidas era una planta sagrada. Y para que los espíritus de los habitantes del árbol no se vieran expuestos a las inclemencias del tiempo, llevaban ramitas de él a sus hogares.
Image Hosted by ImageShack.us
Luego, en épocas posteriores, Inglaterra fue mas festiva gracias al acebo. Liberaba al hombre de los maleficios de las brujas, y pisar sus bayas, se creía, atraía la desgracia.
Es el alimento preferido del petirrojo. Todas las casas, los templos, las esquinas y las plazas de Londres se adornaban con ramas y guirnaldas de acebo en los días cercanos a Navidad.

Image Hosted by ImageShack.us
Un mito celta relacionado con el acebo es el relato en el que los protagonistas son Gawain, señor del roble y El Caballero Verde, señor del acebo, donde se describe la virtud del honor, posteriormente el romance irlandés fue adaptado a las fábulas arturianas, menos paganas, como una batalla anual entre el caballero del Roble y el Caballero Santo, siendo en sus orígenes un relato celta irlandés denominado “Romance de Gawain y el caballero verde” que tiene que ver con el espíritu humano, puesto a prueba.

ASADO DE CABRITO CON FALSOS BOLETUS EDULIS


INGREDIENTES:
un cabrito ( con perdón)
patatas ( falsos boletus)
champiñon salvaje
ajo, tomillo, aceite de oliva virgen extra del bajo aragón (AOVEBA)

 

PROCEDIMIENTO:
En un recipiente de barro grande, tipo paellera, ponemos el cabrito troceado: las dos piernas, las dos paletillas y los costillares, previamente lo sazonamos con sal y pimienta recién molida.

 

Lo regamos con un poco de aceite de oliva virgen extra y ponemos en el recipiente un vaso de agua, para evitar que se reseque.
Machacamos los ajos y el romero en un mortero con un poco de sal.
Cuando esté todo bien machacado añadimos el aceite virgen extra y lo mezclamos bien.
Pintamos el cabrito una primera vez con esta mezcla. Reservamos parte de la mezcla, para una segunda “pintada”
Mientras vamos calentando el horno a 180º durante unos 10 minutos.
Metemos el cabrito y lo tenemos asándose durante una hora y media.
Pasado este tiempo lo sacamos y le damos la vuelta, volvemos a pintarlo con el majado del mortero.
Lo metemos otra vez y lo tenemos otros 40 minutos.
Cuando falten unos 20 minutos añadimos unos champiñones salvajes y unos falsos boletus edulis previamente confitados en aceite a baja temperatura, los falsos boletus son patatitas con forma de boletus ( aqui puedes ver como se hacen).
Antes de sacarlo lo gratinamos subiendo el horno a unos 220 grados durante 5-6 minutos, para que quede crujiente
Es importante que el recipiente de barro siempre tenga un poco de agua. Si se consume le añadimos más.

¿Quién tiene el mando en urgencias?

Huang Chen, estudiante chino de 19 años apareció en el servicio de Urgencias del hospital Hunan Hangtian de Changsha (también en China) borracho como una cuba y quejándose de un agudo dolor en la parte posterior de su anatomía.

Los médicos, temiéndose que en plena borrachera el pobre Huang se hubiese metido por “esa parte” algo parecido al cañón de uno de los tanques que tomaron la plaza de Tian’anmen le atendieron rápidamente y procedieron a examinarle.

Tras un primer examen los doctores pidieron al chaval que se diese la vuelta y se pusiera boca arriba para examinarle la barriga. ¡Cuál fue su sorpresa cuando, al tiempo que Chen se aposentaba en la camilla una televisión cercana cambió de canal!

Sí. Por lo visto, y tras un par de radiografías, quedaba claro que el estudiante tenía un mando a distancia alojado donde la espalda pierde su casto nombre para empezar a llamarse “culo”.

Muy bien… ¿qué había pasado?, ¿acaso pensó que el mando era el vibrador?, ¿estarían los compañeros de piso de Huang cambiando de canal con el consolador de la novia de uno de ellos? ¡No! Todo era algo mucho más miserable: Los compañeros de piso antes referidos, viendo al pobre chaval bebido decidieron gastarle una broma… y ya sabéis cómo es el humor asiático: si no hay posaderas, no hay chiste.

Para que veáis que lo barato sale caro. Nosotros os avisamos: un piso para uno solo será un gasto bárbaro, pero… ¿y lo que se gana en salud?

Cimientos

El primer paso fue reconocer el problema, el siguiente, ahora, es recuperar los cimientos.

Asi que aqui me encuentro, intentando construir unos nuevos para mi persona, recuperando viejos cimientos en los que hacia tiempo que no me apoyaba pero que siguen siendo tan estables como siempre. Alienando aquellos que me han hecho tambalearme en este tiempo.