No tan joven… pero sí más bella

Resultado de imagen de No tan joven… pero sí más bella

La lucha por mantener la eterna juventud es una de las mayores batallas de la mujer. La sociedad nos convierte en adictas, necesitando estar siempre bellas y jóvenes, midiendo nuestra valía en función de la tersura de nuestra piel.

Mejor sería madurar con dignidad y estilo. La mujer madura es más fuerte, segura e interesante y, por lo tanto, más atractiva.

 

No tan joven, pero sí una mujer más bella

La juventud es una etapa maravillosa por la que todas pasamos y disfrutamos. Sin embargo, la juventud es una etapa más de la vida:  no es la única, ni la mejor.

Bella juventud, bella madurez.

La vida es perfecta tal y como es.
Cuando disfrutamos de la juventud, solemos también sufrir de la inseguridad que la caracteriza, y no nos valoramos ni conocemos como debiéramos. Cuando el tiempo pasa y no somos tan jóvenes, es cuando verdaderamente sabemos quiénes somos y lo que queremos.

La juventud está para compensar las inseguridades y los errores. La madurez, para afrontar los cambios de la vida y de nuestro cuerpo. Aprovechemos la madurez para convertirnos en una gran mujer, más fuerte, más valiente, más segura y mucho más atractiva.

 

 

Cada edad tiene sus ventajas

 

Cuando aprendes que la autenticidad, el carisma, la seguridad, y el ocuparse de una misma es lo más atractivo de una mujer,Mayor, vieja, madura, o lo que quiras llamarme... soy mujer bella. te darás cuenta de que no habrá piel, por tersa que sea, que pueda competir contigo.  Una mujer con ganas de comerse el mundo es la más interesante de todas. La juventud puede ser embriagadora y deseable, pero en el medio plazo, si sólo es eso, aburre.

Por muy atractivas y jóvenes que podamos ser, si no cultivamos nuestra personalidad, sólo seremos como la bonita portada de un libro, que una vez ojeado, no apetece leer. Sustituyamos nuestras preocupaciones más banales y ocupémonos de equilibrar nuestra vida con nuevos y apasionantes retos.

La mujer valiosa es aquella que sabe madurar con dignidad, la que se siente hermosa por dentro y por fuera, la que toma las riendas de su vida, y que sabe adaptarse a los cambios. Sus arruguitas sólo le recuerdan las experiencias vividas, sus risas y sueños cumplidos.

Mujer madura, mayor, más bella que nunca

 

Mujer valiosa, madura y digna

Suspirar por quienes fuimos o compararnos con las demás es darnos muy poco valor a nosotras mismas. La vida no es un concurso: No hay ninguna mujer en el mundo que pueda compararse contigo. Como tú, no hay ninguna. Explota siempre lo mejor de ti, sin compararte con nadie más.

No importa tu edad, ni tu altura, ni tus medidas.
Si tú te sientes bella, así te verán

Puede que con los años perdamos juventud... pero no por ello belleza. La juventud no es la única forma de belleza.

No tan joven, pero sí una mujer más bella

Elijo creer que lo que quiero es posible, aun cuando no tengo claro cómo ocurrirá

hombre-tirando-de-la-luna

Lo que marca la diferencia entre desear y materializar, no es otra cosa que la fe. La fe es simplemente la certeza de que algo ocurrirá, sin que las dudas nos invadan, incluso cuando no tengamos en lo absoluto, un panorama claro de cómo se darán las cosas.

 

Yo parto de que todo lo que nos ocurre son milagros, y lo mejor de todo, generados por nosotros mismos. Considero que tenemos la inteligencia divina que ha creado el universo tal y como lo conocemos y poseemos la capacidad de crear nuestra realidad y con ello, de hacer milagros constantemente.

Undertryckta-känslor

Pienso que no importa a ciencia cierta en qué creas, o cuál sea la fuente responsable de materializar lo que quieres, basta con que tengas fe, confianza en que ocurrirá y desde esa convicción, las cosas se materializan. Puedes tener fe en ti mismo, en una deidad, es el universo, pero lo importante es la energía que se mueve cuando crees, eso es lo que generará que algo pase de estar en tu mente a estar en tus manos.

Nos limitamos cuando comenzamos a dudar, cuando creemos que no es posible, o que al menos no es posible para nosotros, cuando no nos sentimos con méritos suficientes para alcanzar aquello que de boca deseamos. Y es allí cuando saboteamos la creación y comenzamos a atraer a nuestras vidas más cosas que se interpongan entre lo que deseamos y el resultado que realmente queremos, pero con el cual no llegamos a sintonizar.

Comienza a pensar positivo, desmantela toda creencia que vaya en contra de lo que quieres, racionalízala si es necesario, colócate ejemplos de casos de triunfo, imagínate ya en la posición en la cual quieres estar, celebra cualquier logro, aunque lo consideres pequeño, comienza a creer que lo que quieres es posible y que lo tendrás en tu vida, aun cuando no estés claro de cómo.

good_night_and_sweet_dreams____by_shiibo

Cuando nos convencemos de que algo estará en nuestras vidas, sin mortificarnos por los cómos, las cosas parecen reajustarse a la perfección para que las cosas se den. Y si necesitas algo más de orientación, sigue estas recomendaciones y comienza a trabajar a favor de tus deseos:

  • Ten claro lo que quieres.
  • Agradece todo lo bueno que te ocurra, aunque no tenga que ver con tu deseo.
  • Elimina toda limitación mental que te puedas colocar que se interponga con tu deseo.
  • Despiértate con entusiasmo por un nuevo día.
  • Enfócate en las cosas que te gustan.
  • No le des atención a lo que no te gusta.
  • Imagínate al menos una vez al día como si ya tuviese aquello que deseas y vive la emoción como si efectivamente estuviese ocurriendo.
  • Cuando pienses en lo que quieres, potencia tu deseo con porqués y paraqués.
  • No le comentes tus sueños a quienes sabes que tienen el don de opacarlos.
  • Disfruta de todo lo que tienes, mientras llega lo que deseas.
  • Descansa confiado en que cada día te acerca más a aquello que quieres.
  • Aleja las dudas y los pensamientos negativos, incluso los que no tengan que ver con tu deseo.
  • Medita al menos 5 minutos al día.

Si sigues estas recomendaciones, pronto estarás conscientemente escribiendo la historia que quieres vivir.

“El que no cree en la magia nunca la encontrará”. -Roald Dahl-

Por: Sara Espejo

¡Mímate! 3 formas fáciles de cuidar de ti mismo

Mujer sujetando un corazón

Puede que cuidar de ti mismo no sea una de tus prioridades en estos momentos, pero debería. Incluso, quizás te gustaría, pero tienes demasiadas cosas por hacer y en las que pensar como para “perder el tiempo”. Trabajo, estudios, pareja, familia… Obligaciones y responsabilidades que ocupan tu tiempo y que llevan a un segundo plano eso de mimarte. Tal vez, te resulte hasta egoísta.

Ahora bien, cuidar de uno mismo no solo está bien, es necesario. No se trata de darse un capricho porque sí, sino de mimarse, atenderse, valorarse… No necesitas hacer grandes cosas para cuidarte. Muchas veces, detalles sencillos aportan una gran dosis de bienestar. Si cuidas de otros, si dedicas tu tiempo a los demás, ¿por qué no hacerlo también contigo?

Dedica tiempo a cuidar de ti mismo

Cuidar de ti mismo es cuidar tu salud metal, física y espiritual. No se trata de darse un capricho ni implica gastarse una gran cantidad de dinero, ni mucho menos reservar un tiempo diario o semanal a aquello que perjudique tu salud (como fumar o consumir cualquier sustancia nociva solo porque hacerlo te hace sentir mejor en ese momento).

Mujer haciendo un corazón con sus manos

A continuación te ofrecemos algunas pequeñas sugerencias para que te mimes. Llevar a cabo estas acciones es como tomarse una cápsula de felicidad: un pequeño placer saludable para todo tu ser. Sus efectos puede que no duren mucho, pero sí lo suficiente para recargarte de energía y seguir adelante.

Pregúntate cómo estás

¿Cómo vas a cuidar de ti mismo si no te preguntas cómo estás? Chequearte a nivel emocional es fundamental para saber cómo estás y qué hacer por ti.

Al igual que preguntas a las personas de tu alrededor cómo están, hazlo contigo. Siéntate y sincérate. Apaga ese piloto automático al que estás tan acostumbrado y habla contigo para saber cómo se tienes. Es el primer paso para comenzar a cuidarte. Solo sabiendo cómo te encuentras podrás poner en marcha acciones para sentirte mejor.

Regálate un automasaje

Los automasajes son una gran alternativa a los masajes que puedes regalarte casi en cualquier momento y que además, pueden proporcionarte múltiples beneficios.

En Internet encontrarás cientos de vídeos en los que aprenderás a masajear diferentes partes de tu cuerpo para aliviar pequeñas tensiones. Ahora bien, si tienes una lesión deberías acudir al especialista. Pero si solo necesitas soltar tensión y relajarte, un automasaje es una gran solución.

También puedes comprar diferentes aparatos que te proporcionarán un gran alivio y que te harán sentir realmente bien. Tienes diferentes opciones, desde aparatos electrónicos para recibir masajes en espalda o pies hasta implementos sencillos, como pelotas, rodillos u otros artilugios con los que completar o mejorar tus automasajes.

Regálate un baño de verdad

Las prisas del día a día nos obligan a pasar volando por el cuarto de baño para el aseo diario. Pero dedicarle un poco más de tiempo, de vez en cuando, tiene grandes beneficios. De hecho, podemos convertirlo en un ritual para relajar nuestro cuerpo después del estrés del día.

Llena la bañera, vierte en ella sales de baños, aceites o cualquier otro producto relajante y disfruta de una tiempo de relax con tu música preferida, o incluso en completo silencio. Aprovecha para hidratar tu piel y tu cabello, y para cualquier otra cosa que te haga sentir bien contigo mismo.

Hacer esto es mucho más que un cuidado estético. Es una limpieza mental y espiritual. Es una reconexión contigo mismo, con tus necesidades, con lo más recóndito de ti.

Mujer dándose un baño relax

Regálate un tiempo de lectura

Puede que no te hayas parado a pensarlo, pero durante el día leemos muchísimo. Desde documentos de trabajo y correos electrónicos hasta manuales de trabajo, pasando por recetas de cocina, libros de autoayuda o textos académicos. Es por eso que mucha gente no considera leer como una forma de autocuidado, pero lo es. 

Leer es uno de esos grandes placeres que te ayuda a viajar, a vivir otra realidad, a transportarte a otra parte, a conocer otras personas… Elige el género de ficción que más te guste y deja que tu mente vuele.

Leer proporciona descanso a tu cuerpo y a tu espíritu. Te ayuda a liberar tensiones, ver las cosas de manera diferente, vivir experiencias nuevas y por supuesto, abre tu mente.

No te sientas culpable por cuidar de ti mismo

El amor bien entendido empieza por uno mismo. De hecho, es muy egoísta dejar de cuidarse para cuidar de los demás esperando que ellos cuiden de ti el día de mañana. Más que nada porque si hay una persona que te conoce bien eres tu mismo.

Es un acto de amor hacia los demás cuidarse para que ellos no tengan que sacrificarse por cuidarte a ti.
Compartir

Dedicarte un poco de tiempo al día hará que estés mucho más disponible para todo lo demás. Te recargará las pilas y tendrás más energía para dedicar tu tiempo a otros. Te liberará del estrés y serás mucho más productivo en tu trabajo y/o en tus estudio.

Mimarte y dedicar tiempo a cuidar de ti mismo te hará sentir mucho más satisfecho y feliz. ¿A qué esperas?