Qué significa tu desorden?

Por @virginiaescobar
¿Sabías que el acumulamiento de cosas en el hogar y el desorden están relacionados a diferentes clases de miedos? Como miedo al cambio, miedo a ser olvidado o a olvidar, miedo a la carencia y simbolizan además confusión, falta de enfoque, caos , inestabilidad y puede significar incertidumbre acerca de tus metas, tu identidad o lo que quieres de la vida.

Además, el lugar de la casa en el que el desorden o el acumulamiento se encuentran refleja que área es problemática en tu vida.

Por ejemplo, se dice que el clóset, o vestidor, refleja cómo te encuentras emocionalmente y que una vez lo organices tus conflictos internos se calmarán, o que una sobrecama desteñida significa que tu vida amorosa ha perdido brillo también.

¿Has conservado objetos rotos o dañados por largo tiempo pensando en repararlos algun día? Simbolizan promesas y sueños rotos y si se trata de electrodomésticos, electrónicos muebles o vajilla y los tienes, por ejemplo, en la cocina o baño significan problemas de salud y riqueza.

Si el desorden lo tienes en tu cuarto significa que eres una persona que deja las cosas inconclusas y que tienes dificultad para tener una pareja o trabajo estable.

Los cuartos de niños normalmente están desordenados porque aún no han pasado por el proceso de saber qué quieren en la vida, pero hay estudios que muestran que los niños que mantienen sus cuartos organizados tienden a ser mejores en la escuela.

Diferentes clases de acumulamiento

• Acumulamiento nuevo: Este acumulamiento indica que estás tratando de hacer demasiadas cosas a a la vez y que no te estás enfocando en lo que debes hacer y que has perdido la dirección.

• Acumulamiento antiguo: Me refiero a objetos que no usaste en un largo tiempo y que están apilados en el ático, garage, armarios… Papeles de trabajo viejos y documentos en tu computador que ya no usas, revistas de hace más de 6 meses o ropa que no te has puesto en más de un año. Esto es reflejo de que estás viviendo en el pasado y estás dejando que tus viejas ideas y emociones se apoderen de tu presente y esto a la vez evita que nuevas oportunidades y personas entren en tu vida.

10 cosas que puedes hacer hoy mismo para controlar el desorden:

• Deshazte de lo más grande primero: la bicicileta de hacer ejercicios que ya no usas o el oso gigante de peluche que conservas desde la época de colegio.

• Devuelve las cosas que te hayan prestado, cds, libros, ropa, herramientas.

• Recoge lo que este en el suelo y colócalo en un canasto o bolsa hasta que puedas tomarte el tiempo de ponerlo en su sitio.

• Recoje revistas, catálogos y periódicos en una bolsa o canasto.

• Saca del armario 10 prendas que no hayas usado en el ultimo año y dónalas.

• Limpia las ventanas, es una manera figurativa y literal de dejar entrar la luz a tu vida.

• Vacía los cestos de basura, baños, cocina, oficina; representan cosas que ya no necesitamos o queremos en nuestras vidas.

• Sacar de los cajones de tu armario las medias sueltas que han perdido su compañera, puedes usarlas para limpiar muebles.

• Despeja el escritorio, archiva papeles que ya no uses, revisa y organiza el correo recibido.

• Deshazte de lapiceras y marcadores que no funcionen.

El Significado del Desorden en Nuestro Hogar

Los seres humanos emitimos mensajes y señales de acuerdo con el acomodo de nuestros objetos personales, incluso en nuestros cajones.

La acumulación de objetos es una forma de emitir señales; demasiados objetos emiten la señal de saturación de ideas, proyectos y planes totalmente confusos, muy poco estructurados y definidos.

El desorden altera el tao o el camino para obtener nuestras metas. Bloquea las vías de acceso de oportunidades y nos hace perder tiempo, que puede ser valiosísimo para estructurar de manera ordenada y disciplinada nuestro plan de vida. Dependiendo del lugar donde se acumule el desorden, es el mensaje o señal que se está emitiendo:

• Si hay desorden u objetos amontonados en la entrada de la casa, se interpreta como miedo a relacionarse con otras personas.

• Si hay desorden u objetos amontonados en el clóset, el mensaje es que no se tiene el control sobre el análisis y el manejo de las emociones.

• Si hay desorden u objetos amontonados en la cocina, el mensaje o señal es de resentimiento o de fragililes, el mensaje es que se le da demasiada importancia a las apariencias.

• Si hay desorden u objetos acumulados en el garaje, el mensaje es de temor y falta de habilidad para actualizarse.

• Si hay desorden y objetos amontonados por toda la casa, el mensaje es de coraje, enojo, desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.

• Si hay desorden u objetos acumulados en pasillos, el mensaje es de conflictos para comunicarse, miedo a decir y manifestar lo que se desea en la vida.

• Si hay desorden u objetos acumulados en la sala, el mensaje es de temor al rechazo social.

• Si hay desorden en el comedor, el mensaje es de miedo a no dar pasos firmes y sólidos, sensación de dominio por parte de la familia.

Sobre el Desorden Louise L. Hay dice: Haga lugar para lo nuevo Sí, haga lugar para lo nuevo. Vacíe el frigorífico, tire todos esos restos envueltos en papel de aluminio. Limpie los armarios, deshágase de todo lo que haya usado en los últimos seis meses. Y si hace un año que no lo usa, decididamente eso está de más en su casa, así que véndalo, cámbielo, regálelo o quémelo.
Los armarios atestados y desordenados reflejan una mente en desorden. Mientras limpia los armarios, dígase que está limpiando sus armarios mentales. Al Universo le encantan los gestos simbólicos sentimentales.

• Si hay desorden en el escritorio o área de trabajo, el mensaje es de frustración, miedo y necesidad de controlar las situaciones.

• Si hay desorden detrás de las puertas, el mensaje es de miedo a no ser aceptado por los demás, sensación de sentirse vigilado constantemente.

¿Qué viste primero? ¡Responde y comprueba tu miedo oculto!

Los tests proyectivos son uno de los métodos mediante los cuales se puede descubrir el estado de salud mental, los elementos de la personalidad, valores, objetivos, mecanismos de defensa, temores, complejos, traumas, etc. Algunos de los tests más famosos son los de dibujar la familia en una hoja de papel, el test de Roschach (test de láminas con manchas de tinta) o el test del árbol. El núcleo de estas pruebas consiste en descubrir todo aquello que es subconsciente y no puede ser revelado de otra manera. El propio nombre de los test proyectivos viene del fenómeno psicológico llamado “proyección”, o sea el mecanismo de defensa en el que se atribuye sentimientos, deseos e impulsos propios a otro objeto, persona o fenómeno externo. Es sorprendente lo mucho que todas las personas proyectamos deseos y emociones inconscientes a constelaciones de relaciones actuales. Hoy te proponemos un test en el que podrás descubrir tu mayor temor o alguna información desplazada. ¿Qué es lo primero que has visto en la siguiente imagen? ¿Qué elemento ha llamado más tu atención? Comprueba su significado a continuación.

1. Una niña

La niña sentada en la hierba ha sido la primera figura que ha llamado tu atención. Eso viene a significar que lo más probable es que tengas emociones reprimidas que proceden de tu etapa infantil o que tienes un trauma inconsciente. Puede tratarse o de un trauma perinatal o de un suceso que has vivido siendo un bebé o un niño pequeño. Existe una gran variedad de sucesos que pueden ser considerados peligrosos o traumáticos por la mente y que puede reprimir, pero la cuestión consiste en volver a esos sucesos, hacerlos conscientes y revivirlos para poder eliminar sus consecuencias negativas.

Algunos ejemplos de traumas o miedos que pueden servir para que tengas una idea son: riesgo de muerte durante el nacimiento, falta de relación íntima con la madre (insuficientes caricias, abrazos, besos), sentimiento de abandono, falta de atención a las necesidades del bebé, permanecer solo durante mucho tiempo en el hospital, etc. Estos sucesos después son proyectados de manera inconsciente a las situaciones y decisiones de la vida adulta. ¿Has visto otro elemento? Comprueba qué significa desde el punto de vista de tu inconsciente.

2. Una mariposa

La mariposa es otro de los elementos centrales de la imagen, por lo que ha podido atraer tu atención durante unos instantes antes de que vieras el cuadro completo. Este animal ha recibido diferentes significados durante la historia. Soñar con una mariposa, por ejemplo, es considerado un buen augurio y significa que algo nuevo está viniendo a tu vida. Sin embargo, si la mariposa aparece consumida por la oscuridad puede significar que algo malo puede pasar o que una oportunidad en la vida será desaprovechada de alguna manera. Desde el punto de vista espiritual, se considera incluso como portadoras de las almas fallecidas, especialmente las mariposas blancas que llevan las almas de los niños muertos al más allá.

Si la mariposa de la imagen ha llamado tu atención, es muy posible que estés mirando al más allá, buscando un alma perdida, ya sea la tuya propia o la de otra persona. Por lo tanto, puedes sentir una extraña relación con el otro mundo que puede revelarse como una depresión grave o ligera. De lo que no puedes ser consciente en este caso es que puede haber alguien fallecido que en tu sistema familiar ha sido olvidado o excluido.

3. Una fresa

La fresa ocupa el punto central de la imagen y posee un tamaño mucho mayor a una fresa de verdad. Es una fresa simbólica que representa el corazón. Desde las épocas más antiguas, las fresas eran una representación del amor. La leyenda cuenta que al morir Adonis, la pena de la diosa Venus era tan grande que no podía parar de llorar. Sus lágrimas, en forma de corazón, cayeron a la Tierra y se convirtieron en fresas. Por eso, si tu atención se ha sentido atraída por la fresa principalmente, lo inconsciente hay que buscarlo en el corazón.

Si la fresa ha sido la que más ha llamado tu atención, es posible que uno de tus mayores temores sea el de pasar por una relación amorosa que sea fallida o que el sentimiento sea no correspondido. Sin embargo, al mismo tiempo buscas el contacto amoroso con otras personas que crea una especie de dualismo emocional. Por un lado lo buscas, por otro lado tienes un miedo inexplicable. El origen de estas emociones puede estar en tu relación con alguno de tus padres o con la relación de tus padres en sí. Su amor es el primer ejemplo y base de la que comienzas tu vida amorosa. Si has pasado por situaciones en las que ha faltado amor entre tus padres o su relación ha podido estar en peligro, es posible que hayas adoptado aquellas imágenes, emociones y miedos ajenos, los hayas asimilado como tuyos propios y los hayas traspasado a tus relaciones con otras personas (especialmente las relaciones amorosas).

4. Una calavera

Aunque la calavera no es una imagen que esté explícitamente presente y bien definida en la imagen, es posible verla como el conjunto de otros elementos que forman una ilusión óptica percibida y creada en la mente. Si has omitido cualquier otro elemento real y lo primero que has visto ha sido la calavera, quiere decir que tienes un temor interno a la muerte que puede manifestarse como oleadas de miedo o pánico en situaciones neutras en la vida.

El miedo a la muerte es natural para la gran mayoría de personas, sin embargo en algunos casos puede crecer hasta tamaños insoportables. Este miedo se puede activar a causa de la proyección de imágenes pasadas a situaciones contemporáneas. Es posible que hayas tenido que presenciar la muerte de alguien cercano y todavía no la has aceptado como fuerza mayor o que alguien otro de tu sistema familiar lo haya presenciado. Es también posible que algún fallecido familiar haya sido olvidado o excluido y sea representado de esta manera. Un último símbolo que vamos a considerar en el presente artículo son los árboles. ¿Son ellos los que han atraído tu atención?

5. Árboles

El test del árbol (test de Koch) es uno de los test proyectivos más famosos y que más pueden ayudar a descubrir las zonas ocultas del subconsciente de una persona. Se usa ampliamente en algunos métodos de psicoterapia y en numerosas ocasiones permite realizar un paso adelante importante en la terapia. En la imagen podemos ver dos árboles situados periféricamente, pero sus copas están unidas, formando un puente. A la hora de comprender el subconsciente, eso significa dos individualidades. En casos muy extremos, esta dualidad se expresa mediante un trastorno bipolar o mediante esquizofrenia, aunque el origen y los síntomas de estas condiciones es diferente.

Lo curioso es que una de esas individualidades (o las dos) no son tuyas y son sólo una proyección de emociones, decisiones, estados de ánimo, etc. Resulta imposible de describir qué exactamente es la razón porque es algo muy individual que puede requerir una observación personal. En caso de cambios de ánimo muy abruptos o alteraciones excesivas y constantes que dificultan el funcionamiento a diario, se puede aconsejar comprobar lo que pueden decir los especialistas.

Para terminar, cabe subrayar que el test que has leído no es ningún diagnóstico médico ni puede considerarse de esa manera. Es solamente un test que puede ayudarte a descubrir algo fundamental de tu subconsciente y decir algo muy general de ti. Antes de sacar cualquier tipo de conclusión acerca de tu condición, siempre vale la pena consultarlo con un especialista en la materia. Esperamos que el presente test te haya gustado y que haya revelado algo valioso para ti. Si el artículo te ha gustado, no dudes en compartirlo con tus familiares y amigos.

7 señales de un sufrimiento emocional no resuelto

Resultado de imagen de 7 señales de un sufrimiento emocional no resuelto

Es un error pensar que las situaciones difíciles, o que nos han implicado un gran sufrimiento, se resuelven solo con el paso del tiempo. No actuar de manera impulsiva o pensar en otra cosa en muchos casos es insuficiente. Si el problema o trauma no se elabora y se cierra, el sufrimiento difícilmente cesará del todo, por mucho que el caer de las hojas del calendario pueda difuminarlo un poco.

Como norma, ni quedarse todo el tiempo en el dolor ni evadirlo son soluciones acertadas. Esas experiencias dolorosas requieren una digestión activa. Esto es, comprenderlas a fondo e influir sobre la huella que dejarán en nuestra vida.

En muchos casos, cuando hay un sufrimiento emocional no resuelto, la vida se empieza a volver complicada. El mal carácter se cronifica, el sistema inmunológico se debilita y mantener la concentración requiere un gran esfuerzo. Te sientes mal, pero no atinas a identificar la fuente de ese malestar. Estas son algunas señales de que hay algo por elaborar en tu pasado.

1. Dificultades para manejar la ira

Esta es una de las señales más habituales de sufrimiento no resuelto. Se filtra en tu vida como irritación constante. Te enfadas por cualquier cosa y se vuelven frecuentes las discusiones o conflictos con los demás. Estás de mal humor a todas horas y no hay gesto o fortuna que te lo quite.

Es como si sintieras una rabia de fondo que no se diluye. Tus expresiones de ira se vuelven desproporcionadas. Explotas violentamente con relativa frecuencia. A veces te propones ser diferente, pero no lo logras. Te pasas el día pidiendo disculpas, enfadándote contigo mismo también. Buscas y buscas razones para justificar tu ira. Puede que en el fondo haya un sufrimiento emocional no resuelto.

Chica con vestido lleno de aviones de papel experimentando sufrimiento emocional no resuelto

2. Inestabilidad en las relaciones sociales

De forma a veces imperceptible, tus relaciones con los demás cambian. De repente los demás te parecen aburridos, poco merecedores de atención o francamente insufribles. Te cuesta ver algo bueno en quienes te rodean. Te descubres, más bien, cuantificando sus defectos.

A veces sientes ganas de salir y quedas con alguien, pero justo antes de hacerlo te arrepientes y te metes a la cama. Inventas excusas para no compartir con quienes antes compartías. Sientes que prefieres la soledad, pero tampoco estando solo te sientes cómodo.

3. Descuido personal

Una persona que se quiere, que valora quién es y lo que tiene, también se cuida y lo cuida. No solamente se refiere a la apariencia externa, sino a todos esos detalles que conforman la rutina. Las horas de comer, por ejemplo, pueden tornarse azarosas.

Algo similar ocurre con el descanso. Duermes mucho o demasiado poco. Tus hábitos normales parecen sufrir un descontrol. Algunas personas también comienzan a involucrarse en situaciones que implican riesgo físico o peligro para la integridad personal.

Chica con los ojos cerrados experimentando sufrimiento emocional no resuelto

4. Desesperanza, la señal de un sufrimiento no resuelto

La desesperanza es ese sentimiento de contar con una brújula que no funciona, para la que no hay norte. También implica el pensamiento de que en el futuro nada va a cambiar, la idea de que la situación es mala y de que lo seguirá siendo, hagamos lo que hagamos. Se mira hacia adelante y solo se ve una repetición eterna de lo mismo. No hay interés, ni entusiasmo por lo que viene.

Este sentimiento de desesperanza puede ser esporádico o permanente. Si se mantiene durante mucho tiempo puede generar la sensación de que estás a punto de perder la razón o de terminar con todo. Llegar a ese punto significa que necesitamos ayuda.

5. Pensamientos obsesivos y compulsiones

Cuando hay un sufrimiento emocional no resuelto, la cabeza se llena de miedos o aprehensiones poco razonables, nada probables. Esto se torna obsesivo, en ocasiones. Por ejemplo, comienzas a creer que habrá un incendio en tu casa. Entonces empiezas a revisar, día tras día, una y otra vez, los posibles orígenes o causas de ese incendio que solo tú imaginas, al que solo tú le confieres realidad y por lo tanto temes. Y así todos los días.

Los comportamientos compulsivos surgen generalmente como un remedio instantáneo -y poco duradero- para las obsesiones. Por otro lado, las compulsiones terminan haciendo prisionera a la persona de sus propias obsesiones, ya que por mucho que en un primer momento las clamen, a largo plazo lo único que hacen es alimentarlas.

Chico con rostro recortado experimentando sufrimiento emocional no resuelto

6. Fatiga

A muchas personas con un sufrimiento emocional no resuelto les invade una sensación de cansancio constante. Se experimenta tanto en el plano físico como en el mental. Es como si no se tuviera energía para nada, como si la pendiente suave de antes se hubiera trasformado en una pared rocosa.

Esa falta de vitalidad se traduce también en una vida más sedentaria. En cuanto tienes un tiempo libre te tiras en la cama a ver televisión o a dormitar. No sientes que las fuerzas te alcancen para realizar una actividad diferente a la de ahorrar energía para escalar esas paredes que han aparecido de pronto.

7. Falta de deseo

Un sufrimiento enquistado también puede erosionar el deseo sexual. No solamente el interés por tener relaciones sexuales propiamente dichas, sino también el interés por acariciar y ser acariciado. Por seducir y ser seducido.

Así, con la ausencia de deseo desaparece también una fuente de placer. Una actividad, la sexual, que antes le daba color a la vida e incluso reforzaba los lazos con la pareja. Así, sin estos momentos, es habitual que la complicidad con el otro también se vea amenazada… y justo en el momento en el que la persona necesita más apoyo. Así, la empatía se vuelve más difícil justo cuando es más necesaria.

Chica en una cama experimentando sufrimiento emocional no resuelto

Todas esas características pueden ser señales de que hay un sufrimiento emocional no resuelto. Está en tu pasado. A veces logras identificar la fuente de ese dolor, pero a veces no. En ambos casos, estás en una situación que exige ayuda profesional. Te sorprenderá todo lo que un profesional puede ayudarte.

Hay personas esperando que las abraces, mientras no sueltas a quien te lastima

Mujer-abrazando-a-su-pareja

Para muchos, en especial para quienes se sienten más cómodos estando relacionados con alguien, inclusive cuando en esa esa relación no encuentran lo que les gustaría para sí, resulta complicado establecer puntos finales cuando están sumergidos en relaciones que les lastiman.

Ciertamente es difícil no tener expectativas, no esperar algo de alguien, no tener sueños asociados a una persona, pero así como podemos ilusionarnos, soñar y esperar, debemos entender que muchas veces esos sueños se nos vuelven pesadillas y es momento de reaccionar a favor de nosotros mismos, generando cambios.

Los cambios que debemos procurar son aquellos que nos devuelvan o nos den, si no lo hemos experimentado, un estado de paz, en donde el amor propio, la dignidad y la protección hacia nosotros mismos marquen las pautas.

chcia-con-paloma-en-el-corazon

Muchas veces son necesarios cambios sutiles, realizando ajustes de límites, enfocando nuestra atención en algo que amemos, recobrando relaciones que nos nutren y que nos permiten ver el lado amable de las relaciones que pudimos haber olvidado, eso quizás nos permite reenfocar nuestra relación y orientarla a donde la queremos llevar sin que sea necesaria una ruptura.

Por otra parte, si el deterioro es grande, si de verdad lo que nos gustaría, estamos clarísimos, de que no lo obtendremos con ese alguien que hoy nos acompaña, las medidas deben ser más radicales. Sí, puede dar miedo, puede ser frustrante, puede que hayamos invertido mucho tiempo y energía en esa persona, pero si no va a funcionar, pues mucho más lamentable y aterrador es lanzarnos durante mucho más tiempo por el mismo tobogán conocido, que no tiene un recorrido agradable y que mucho menos tiene un final feliz.

La vida es un regalo, no debemos postergar por mucho tiempo nada que entendamos necesario. Nos dolerá, pero será por ahora, no para siempre. Lo más difícil de alejarnos de relaciones inconvenientes es tomar la decisión, pero cuando nos convencemos de que merecemos más de la vida, la vida nos coloca frente a personas y situaciones que estarán en sintonía con ese merecimiento.

Abrazando-amor

Siendo amables con nosotros mismos, veremos presentes en nuestras vidas muchas muestras de amor, veremos maravillosas oportunidades, entenderemos que podemos ser nuestra mejor compañía, que no tenemos que estar con nadie por miedo a estar solos, que la soledad también es un estado maravilloso y que cuando lo valoramos, nadie puede acercarnos a ofrecernos menos de lo que nosotros mismos nos damos.

Así que deja de aferrarte a lo que te lastima y comienza por abrazarte tú mismo, que cuando te ames de corazón, sobrarán los brazos que te quieran abrazar y amar, con ese amor bonito que llena y nutre el alma.

Karma: entenderás el daño que hiciste cuando te lo hagan

Palabra karma iluminada

¿Has tenido alguna vez la sensación de que la vida te estaba pagando con una moneda que antes había estado en tu mano? Como si en un momento atrás hubieses sido tú quien la lanzaba al aire, buscando su mejor versión y huyendo, egoístamente, de las consecuencias de su paradero. Algo así ocurre con el karma: siempre regresa.

A veces es cierto que parece que solo las malas acciones que han hecho daño son las devueltas y que cuando lo hemos hecho bien se quedan en el vacío. Lo que ocurre es que los sucesos dañinos nos marcan más y es por ello por lo que se recuerdan para toda la vida, nos guste o no: tanto si te tocó ser cuchillo, como si fuiste herida.

La palabra Karma significa ‘hacer’/ ‘acción’

El karma significa ‘hacer’ y recoge todo el campo de acciones físicas, verbales y mentales. Para que lo entendamos, es algo así como que todo lo que se hace desprende en una especie de energía que nos acompaña, positiva o negativa. Nuestras acciones regresan no en forma de actos, sino de dicha energía y equilibrio.

Hombre con balanza

Justamente es por esto por lo que cuando hacemos daño a alguien no somos conscientes de la magnitud del dolor hasta que no lo sufrimos en su misma posición: creemos que se puede hacer y deshacer sin comprender del todo que la manera de recibir los hechos en unos y otros es diferente.

Decimos: esto es el karma. Me ha devuelto lo que hice y lo hace con un plus. No es un ‘plus’, es solo que ahora somos conscientes de la realidad completa de lo que hicimos y la lección nos valdrá para siempre a partir de ahí.

La ley de causa y efecto

La ley de causa y efecto nos enseña -entre otras cosas- que cuesta más encajar el efecto que provocar la causa: cuando tomamos una decisión en la que están involucradas otras personas las consecuencias pueden ser nefastas. Pongamos por ejemplo una relación en la que se es infiel: quien comete la infidelidad solo entenderá lo que ocasiona cuando tenga que vivirlo en la situación opuesta.

Sin embargo, esta misma ley también sirve para el karma positivo aunque muchas veces no nos demos cuenta: preocuparse por lo que se da, por intentar que el mundo de las personas que nos quieren sea más feliz, implica un aura positiva que vendrá de vuelta en otras formas de alegría.

En este sentido, bajo la idea de karma está la inteligencia de “quien hace el bien sin mirar a quien”, como se suele decir. El “bien mirado” tiene en cuenta que en tus decisiones pueden estar las emociones de otros.

manos alcanzando mariposas

Construir, construirse

El concepto de karma nos ayuda a edificar nuestro mañana y a construirnos por dentro, pues como hemos explicado los ‘hoy’ pueden ser parte de las circunstancias que tengamos que enfrentar en el futuro. Esto es, la mayoría de veces recogemos lo que sembramos, en mayor o menor justicia.

Por estas razones le damos el sentido a lo que nos sucede y entrelazamos unos hechos con otros porque todo parece estar unido por hilos que se manifiestan en forma de emociones. Buenas energías conllevarán otras buenas y al contrario: un devenir que no siempre se cumple, pero que suele estar ahí para recordarnos que en nuestras emociones también están las de las personas que nos quieren.

Por qué los niños ven la misma película una y otra vez?

Niño viendo una película

Frozen, Ratatouille, Mi villano favorito, Buscando a Dori… Los niños ven la misma película una y otra vez sin cansarse y sin parpadear siquiera. Siempre es buen momento para pedirla y quedar ante la televisión como hipnotizados, extasiados de puro placer y divertimento. Los padres, agotados, les acompañan a menudo preguntándose qué hay tras esta desconcertante obsesión.

Hace solo unos meses, medio mundo se sorprendía ante una curiosa noticia. Un usuario de Netflix había visto una misma película 357 veces a lo largo de un año. La mayoría ansiaba saber dos cosas: de qué producción se trataba y quién era esa persona en concreto. Finalmente, la conocida plataforma audiovisual contactó con el usuario para conocerlo y poder publicar su historia.

Un niño puede haber visto más de 100 veces esa película por la cual siente una gran predilección. Sin embargo, no importa cuántas veces la haya visto, su nivel de atención es el mismo que la primera vez.
Compartir

La película en cuestión era ni más ni menos que Bee Movie. Un divertido film de animación donde una abeja recién graduada en la universidad deja su colmena para entablar una bonita amistad con una humana, una florista. Por su parte, el usuario que había visto esta producción casi a diario era Jaxson, un bebé de poco más de un año de edad.

Tal y como explicó la mamá, el pequeño tenía solo un par de meses cuando quedó fascinado con las imágenes de esta película de DreamWorks. Tanto es así que desde entonces no hay día en que no se la ponga nuevamente. Según ella, durante el tiempo que dura Bee Movie, Jaxson está más relajado y atento que nunca. Ella es consciente de que su hijo apenas entiende nada, pero en vista de la satisfacción que le produce no duda en regalarle a diario ese instante de deleite y entretenimiento.

Los niños ven la misma película una y otra vez porque su cerebro así lo necesita

La historia de esta usuaria de Netflix y su hijo nos sorprende, quizá, por la edad del protagonista. Sabemos que los niños de hoy en día tienen un contacto muy temprano con el mundo audiovisual. Las imágenes en movimiento, el color, la música y las voces son estímulos muy atractivas para el cerebro de los pequeños. Sin embargo, cuando los niños ven la misma película una y otra vez, hay algo más que mera atracción sensorial. 

Echemos por un momento la mirada atrás, hasta nuestra propia infancia. También nosotros teníamos nuestra película favorita, aún más, teníamos, cómo no, nuestro cuento favorito. Ese que siempre queríamos leer o que esperábamos que nuestra madre o nuestro padre nos explicara cada noche. Adorábamos a su vez que nuestros abuelos nos contaran esa historia o esa anécdota cada vez que íbamos a visitarlos. Nos encantaba gravitar alrededor de narraciones conocidas, previsibles, familiares…

La repetición como medio de aprendizaje

El cerebro infantil aprende y consolida la información a través de la repetición. Por ello, no es extraño que los niños vean la misma película una y otra vez, que nos pidan cantar siempre las misma canción o que quieran que les leamos los mismos libros. Así, estudios como el publicado en el 2011 en la Universidad de Sussex, Brighton nos demuestran que los pequeños integran esas historias como un patrón. Son cadenas de significado que ir descifrando cada vez mejor.

A medida que lo logran, mejoran su lenguaje, descubren nuevas palabras, comprenden mejor los argumentos, y desmenuzan cada vez más y más detalles, consiguiendo con ello una mayor satisfacción personal. 

La repetición confiere comodidad y seguridad

Los niños necesitan hábitos, pautas, rutinas. De este modo no solo logran organizar mejor su mundo para descubrirlo, lo que consiguen también con un escenario pautado es sensación de seguridad. Por tanto, no debe sorprendernos que cuando los niños ven la misma película una y otra vez experimenten tanto placer y bienestar.

Saber lo que va a ocurrir en cada momento les permite validar sus expectativas, les refuerza y les relaja. No hay imprevistos que procesar en un segundo, no hay información contradictoria que les ponga en alerta. El tener ante ellos esa película conocida, ese cuento o ese libro tan leído o tan escuchado les ayuda obtener esa seguridad placentera y ante todo “controlable”.

Mejora el pensamiento lógico

El pensamiento lógico hace referencia a las relaciones que hacemos entre dos o más objetos. Es hacer comparaciones, inferir información, combinar y obtener una serie de conclusiones. Este importante proceso cognoscitivo del que nos habló Piaget en su momento es clave para el desarrollo intelectual de los niños.

De este modo, poder disponer de un marco como es una película con una historia determinada, les permitirá ir encontrando esas mismas relaciones, les ayudará a hallar esas relaciones causa-efecto, esos vínculos entre factores, entre estímulos, micro-historias, gestos, palabras…

pequeña con mando representando por qué los niños ven la misma película una y otra vez

Para concluir, aunque a nosotros como adultos estas experiencias repetitivas nos agoten y exasperen, nuestros pequeños las necesitan. Cuando los niños ven la misma película una y otra vez, maduran. No solo disfrutan, también crecen. Se sienten competentes al hacer predicciones, se deleitan ante esos estímulos familiares. Permitamos entonces que disfruten de sus producciones preferidas, ya llegará el momento en que solo ansíen experiencias nuevas fuera de aquello que quieren conocer mejor.

7 consejos espirituales para no envejecer pronto ..-

7 consejos ..-

Deepak Chopra, famoso autor, asegura que se puede revertir el proceso de envejecimiento hasta 15 años. De esta manera nos sentiremos con una vitalidad superior a la que veníamos experimentado y super rejuvenecidos.

Hasta no hace mucho nuestro cuerpo era visto como una máquina con cierta vida útil y así también la medicina tradicional lo creía. Estábamos seguros de que en algún momento alguna parte de nuestro organismo se “rompería” y la máquina comenzaría a fallar. Considerábamos que esto era imposible de repararse. Creíamos firmemente también que cuerpo y alma estaban completamente separados.

Lo cierto es que la investigación científica de hoy en día esta más y más cerca de creer completamente lo opuesto. La idea de que nuestros cuerpos están formados por un campo de energía conectado con nuestra mente se hace cada vez más fuerte. Ahora tenemos en claro que lo que antes entendíamos como “envejecimiento natural” es en gran medida una respuesta condicionada a ciertos problemas que se pueden experimentar.

Es por esta razón que hoy te compartimos algunos consejos para evitar este envejecimiento que hoy sabemos que puede revertirse, acelerarse, atrasarse y demás. Esperemos que lo que te compartimos a continuación te sirva para encontrar lo mejor para tu alma.

Claves para evitar el envejecimiento

1. Modificar nuestra percepción del cuerpo y el envejecimiento

La percepción es algo completamente selectivo y subjetivo. Eso que nosotros llamamos “realidad”, incluyendo el estado de nuestro cuerpo y mente, es en realidad una percepción exclusivamente nuestra. Mientras que gran cantidad de gente está convencida de que el cuerpo es una maquinaria estática tú puedes comenzar a percibirlo como un campo de energía. Energía que está todo el tiempo transformándose y renovándose, cambiando de forma. 

Comienza a prestar atención a tu diálogo interno y de qué manera percibes el envejecimiento. Si estás atravesando una etapa en donde crees sentir que estás viejo intenta cambiar tu punto de vista acerca de esto ya que no todo se reduce a la edad.

2. Menos estrés y más meditación

Lo hemos dicho varias veces ya, la meditación es una excelente herramienta para el cuerpo y la mente. Mediante ella podemos alcanzar estados de relajación verdaderamente profundos y sanadores. Meditar ayuda a reducir el estrés y retrasa el proceso de envejecimiento interno. Cuando meditamos nuestra respiración se ralentiza y experimentamos un descenso del ritmo cardíaco. De esta manera nos relajamos y calmamos la mente tanto como el cuerpo. Hay investigaciones que prueban y demuestran los enromes beneficios que trae el hábito de meditar.

3. Sueño relajado y profundo

Poder alcanzar un sueño reparador es una de las cosas más fundamentales para estar sano y fuerte. Muchas son las personas que no consideran las horas de sueño algo importante en sus vidas y poco saben lo mal que hace no dormir bien. Lo cierto es que si no tenemos le descanso necesario nuestro cuerpo se debilita, nos enfermamos más y por supuesto aceleramos el proceso de envejecimiento.

Lo ideal es dormir entre 6 y 8 horas por día. Un buen sueño nos hará sentirnos verdaderamente energéticos cuando nos levantamos y de esta manera encarar nuestras actividades con ganas y positivismo.

4. Buena alimentación

Otra cosa fundamental para le envejecimiento. Existen muchas comidas que aceleran el desgaste de nuestro cuerpo y alma como también otras que nos revitalizan y reparan. Los alimentos más nocivos suelen ser los enlatados, las comidas de microondas y del estilo “chatarra”. Concéntrate en tener una dieta dentro de todo equilibrada y comer sano. Verás que repercutirá positivamente tanto en tu cuerpo como en tu alma.

Las comidas picantes, amargas y astringentes aceleran nuestro metabolismo y son desinflamantes naturales. Infórmate acerca de la cantidad de alimentos saludables que puedes consumir y qué propiedades tiene cada uno de ellos. Una dieta balanceada es uno de los secretos para manteneros sanos de cuerpo y mente.

5. Ejercicio

La actividad física trae muchos beneficios tanto físicos como espirituales. EL ejercicio resulta algo fundamental al momento de pensar en el envejecimiento. 

Procura tener alguna rutina de actividad física, aunque no sea muy prolongada, y sé constante con ella. Verás como tu fortaleza se be beneficiada y tendrás más energías y ganas de hacer todo aquello que te planteas.

6. Amor y amistad

Dar tanto como recibir es una de las mejores medicinas para el envejecimiento del alma. Procura tener una vida social activa y verás como las energías vuelven a tu cuerpo y te sentirás completo nuevamente.

7. Mantener la mente joven

Para mantener tu mente joven puedes crearte le hábito de escribir algunas cosas por día que te gustaría hacer y que consideras infantiles. Entonces elije una y llévala a cabo sin ningún tipo de prejuicio. Esto te permitirá remontarte a aquellos tiempos en los que estar bien era tu primer prioridad y no te preocupabas por las cosas tanto como ahora. Lo cual resultara verdaderamente beneficioso en tu batalla en contra del rejuvenecimiento.