Para ayudar a veces es necesario no intervenir

mujer con pájaros en la cabeza que piensa en ayudar a los demás

Si de verdad quieres ayudarme, guarda silencio, respeta mi espacio y déjame en soledad. No me digas que me lo advertiste, que siempre caigo en el mismo error, que no tengo remedio…no intensifiques más mi sufrimiento. Solo por una vez, entiende que a veces, la mejor manera de ayudar es “no ayudar”, muéstrame tu empatía, tu comprensión pero solo por hoy, al menos, quédate al margen.

Ahora bien, el mayor problema de todo esto es que en el inconsciente colectivo se asume que la falta de acción o la pasividad es un signo de que lo que ocurre no nos importa. Entonces, ¿cómo entender entonces que en ocasiones es mejor optar por el inmovilismo, por no ayudar, por mirar, callar y dar un paso atrás?

En psicología se dice muchas veces que en los momentos más complejos la mente nos impulsa a emitir las respuestas más sencillas, ahí donde los heurísticos, esos atajos mentales tan fascinantes del pensamiento humano, son a veces los más acertados. Así, cuando vemos a un amigo sumido en la incertidumbre de dejar o no un trabajo o a un hermano enfadado por una decepción sufrida, a menudo, escuchamos una voz interna que nos dice aquello “déjalos solos, déjales espacio para pensar para decidir o aceptar la situación”.

tigre en el aire llevado por pájaros

Hay quien sencillamente no necesita ser salvado

Cuenta una historia oriental que un hombre se encontró una vez el capullo de un gusano de seda en un parque. Preocupado por esa pequeña criatura y temiendo que alguien lo pisara o que algún animal se lo llevara, decidió cuidarlo él mismo poniéndolo en una caja, para así, atenderlo con paciencia y atención.

Al llevarlo a casa vio algo que llamó su atención: el capullo estaba ya muy avanzado y se veía incluso un orificio por donde la mariposa luchaba por salir. Empeñado en su idea de ayudar, no dudó en coger unas tijeras y cortar algunas partes del capullo para agilizarle el trabajo al insecto. Su intención era noble, no hay duda, pero las buenas intenciones no siempre traen buenos resultados.

Porque lo que no sabía aquel hombre es que la naturaleza tiene sus propios ritmos, sus tiempos y sus principios intocables, aún más, que hay procesos para los cuales toda ayuda es sencillamente, perjudicial. La mariposa emergió con las alas pegadas al cuerpo y mientras nuestro protagonista esperaba con esperanza que poco a poco las desplegara con total hermosura para empezar a volar, lo único que pudo contemplar es al pequeño insecto arrastrándose en círculos hasta que finalmente, este dejó de moverse. Murió.

Mariposa

Hay quien no necesita ser salvado porque, sencillamente, no está en peligro. Hay sufrimientos que uno mismo debe experimentar para florecer, ahí, en la privacidad del propio capullo, en la tersura envolvente de la propia tristeza, en los recovecos pegajosos de las dudas y las decepciones.

Hay trayectos que las personas deben hacer en meticulosa soledad sin necesidad de auxilio, sin la obligación de ser salvados por quien enarbola de forma constante la bandera de las buenas intenciones o de los grandes sacrificios sin sentido.

Ayudar no siempre es necesario, pero…¿cómo saberlo?

 

La “Zona de desarrollo próximo” nos dice que que para mejorar las habilidades de alguien hay que darle la ayuda justa y necesaria para que desarrolle sus propias potencialidades. Ello implica, por ejemplo, no asumir responsabilidades que no son nuestras e identificar los puntos en los que nuestra ayuda es realmente un estímulo para el aprendizaje y en qué grado.

Somos muy conscientes de que no siempre es fácil saber dónde están los límites, donde esas fronteras donde “el no hacer nada” es admisible y recomendable. No lo es porque al instante asoman las elucubraciones sobre el sentido de la responsabilidad, y más cuando las personas que pasan por un mal momento nos son significativas. Además, aunque el cerebro, desde un punto fisiológico no hace juicios, la conciencia sí.

mujer sujetando paraguas en forma de tejado

Así, algo que deberíamos tener claro en primer lugar es que no es bueno prestar siempre una ayuda devota, constante e ilimitada. El resultado podría ser desastroso: esas personas podrían volverse pasivas, egoístas y desarrollar una férrea dependencia hacia nosotros mismos. La clave está en advertir cuándo hay situación de vulnerabilidad real y tener muy claro qué es lo que de verdad necesita esa persona.

En ocasiones, la mejor ayuda es saber escuchar o simplemente “estar” sin hacer ruido. Que la otra persona tenga constancia de que estamos ahí para ellos si así lo quieren, que podemos ser ese hombro en el que llorar si lo desean, esos ojos en los que confiar o esa persona que sabe respetar distancias y soledades cuando lo necesiten.

Podemos, en esencia, ser ese rayo de luz que ilumina en un momento puntual, limitado y fugaz para después dejar ir, para permitir que esa persona extienda las alas y deje de avanzar en círculos. Sin embargo, también podemos no hacer nada, una opción tan válida como terapéutica a veces.

Anuncios

MI ALMA ME GUÍA

Son muchas las personas que no saben que en nuestro interior tenemos una sabiduría que siempre está de nuestra parte.  No prestamos atención a nuestra intuición y después nos preguntamos por qué la vida no nos funciona bien.

Aprende a escuchar tu voz interior.

A través del pensamiento, el hombre puede conocer el mundo, esto significa producir sus propias ideas. Meditar es ir hacia dentro de uno mismo. En el camino hacia el Interior, encontraremos dudas, temores, preocupaciones, y distracciones de todo tipo. Pero el gran objetivo es el Interior. Allí, se encuentra lo Sagrado, nuestra Esencia. Lo que Somos. De esta forma, a través de la mente y el pensamiento, el alma abandona la pasividad.

El alma humana se une a la Naturaleza, capta la Totalidad y ve ampliarse hasta el infinito su propia fuerza y su propio poder.  Surge una alegría sin límites puesto que el hombre en lo más profundo de su ser es esfuerzo y deseo… poder y fuerza, y el esfuerzo es, antes que cualquier otra cosa, esfuerzo de conocer a Dios, con lo que el poder del hombre se incremente y nace la alegría por este acrecentamiento del propio ser.

lagrima3

¿Sabe realmente el ser humano, lo que sufre el alma dentro de un cuerpo físico que no es consciente?

El alma nos avisa que está sufriendo a través de lo que llamamos -enfermedades- pero en vez de prestar atención a su mensaje, nos dedicamos a curar el cuerpo, y nos olvidamos de sanar el alma. El alma se cansa a veces, de avisarnos que aún no le hemos dejado cumplir ninguno de sus deseos, y se agota y nos deja, y aún la gente se sigue preguntando ¿por qué morimos? ¿O acaso pensamos que somos sólo un cuerpo físico?

AFIRMACIÓN PARA EL ALMA

Yo acepto la divinidad en mí. Mi alma me guía. Sabe exactamente lo que me conviene hacer. Yo abro mi mente y mi alma a todo mensaje divino.
Durante todo el día se me guía para que tome las decisiones correctas. Mi alma  conecta con Dios y  me guía continuamente en la consecución de mis objetivos. Yo estoy con Dios y Dios está conmigo. Estoy a salvo

La quema ibérica mas adecuada para abrir nuestra  llama interior es la quema de una cucharada de espíritu de flores blancas aromáticas, como madreselva, azahar, … pero solo una clase de flor, para que la esencia sea lo mas pura posible.

Hechizo, embrujo, conjuro, encantamiento, sortilegio…

hechizo

Hechizo, embrujo, encantamiento, sortilegio… aclaremos los conceptos 

El hechizo es un ritual sencillo de encantamiento o sortilegio. El hechizo es la formula para lograr el encantamiento o sortilegio, el objetivo.  La acción de realizar un hechizo se conoce como proyectar, lanzar o conjurar (conjuro).

Cuando el objetivo del hechizo es adivinar el futuro se denomina sortilegio, y encantamiento, cuando busca someter la voluntad de otra persona u objeto o influir en la materia,  maldición (si es con mala voluntad) o bendición (si es para protección).

EL HECHIZO

El hechizo es la acción de someter o alterar la voluntad de algo o alguien   (encantamiento), fortalecer la propia voluntad (auto-encantamiento)  o modificar el destino (sortilegio). Es la herramienta para enfocar, alterar o armonizar el aparato de cuerpo-mente.

El hechizo se realiza mediante el uso de la capacidad mental conectando con la energía vital que todo cuerpo posee, por eso un hechizo puede ser también sobre un animal o espacio natural que irradie energía vital del macrocosmos que es Gaia. Al usar la energía ctónica para alterar la materia,  intervienen los elementos en el hechizo, y siempre los elementales observan el uso de la energía de la Madre Naturaleza.

La magia solamente puede obrar sobre la materia en cualquiera de sus manifestaciones. Por tanto, también, sobre la mente que, aunque es sutil, pertenece al mundo material, pues está dirigida por el cerebro, un órgano físico. Pero, la magia no puede actuar directamente sobre el Alma, pues éste es inmaterial.

La mente humana es una forma de energía, parte de ella espiritual  en naturaleza . Cuando las mente espirituales  de dos o mas personas conectan, se establece un vinculo mágico, que puede alterar la percepción de la realidad. Este es el objetivo del hechizo mas sencillo.

“La bruja convirtió al príncipe en sapo por medio de un hechizo; el encantamiento no se desharía hasta que una  joven besara al príncipe”

En la literatura medieval, el folclore, los cuentos de hadas o en el género fantástico moderno, los encantamientos son hechizos, que generalmente se realizan a una persona, objeto o ubicación específica para alterar sus cualidades, la materia, generalmente, de manera positiva. El ejemplo más conocido en el mundo occidental es, probablemente, el encantamiento que la hada madrina de Cenicienta utiliza para convertir una calabaza en un carruaje.

Un hechizo mágico u oculto  afecta también la percepción visual de una persona, mostrando los objetos percibidos de una manera diferente de la real. En el hechizo natural para conseguir el encantamiento solo interviene el poder energetico de la mente de quien lo ejecuta y quien lo recibe. No necesita la evocación o intervención de seres ultra terrenales.  Si alguien te llama sapo con suficiente fuerza mental acabaras sintiéndote un sapo y solo  la actitud amorosa de una tercera persona podría liberar tu autoestima esclavizada, ese es el secreto de un encantamiento.  El hechizo natural es sobretodo psicomagia.

El hechizo puede ser un acelerador de la sanación  emocional porque va directo a la psique. También puede tener un efecto contrario si es el deseo del hechicero.  Para que funcione correctamente, debe aplicarse siempre de manera exacta, sin saltarse ningún paso en la concentración y proyección de la energía, de ahi que si el oficiante tiene dudas de su propio poder mental, recurra a brujerías.

En magia, hechicería y brujería, se usa el hechizo con la intención de lanzar un encanto sobre un objeto o persona y puede emplear el uso de pharmakeia, es decir drogas o magia verde para reforzar la mente

Pero generalmente el hechizo es un acto de poder mental  instantáneo sin una forma común. Tanto es así que supuestamente puede ejecutarse incluso de manera involuntaria, como ciertas formas de mal de ojo. A un encantamiento con características negativas usualmente se le conoce como maldición

002


EL ENCANTAMIENTO Y EL SORTILEGIO

Un encantamiento o un sortilegio son el resultado de un conjuro creado con palabras. El mago pronuncia, proyecta, lanza, conjura determinadas palabras de poder que le ayudan a transgredir el comportamiento natural de las cosas o la voluntad de las personas.

El encantamiento se une, de manera relativamente permanente, a una persona, un objeto o una ubicación específica y altera sus cualidades, generalmente de manera positiva.

800px-The_Enchanted_Garden_of_Messer_Ansaldo_by_Marie_Spartali_Stillman_(1889)
El Jardín Encantado de Messer Ansaldo por Marie Spartali Stillman

El sortilegio era la práctica de la adivinación del futuro mediante artes mágicas (la palabra se deriva del latín sortis, suerte, y legĕre, leer), o sea el arte de leer las señales que aparentemente suceden antes de un evento, conocido no como el arte adivinatorio, sino como el arte de interpretar los sucesos futuros mediante las señales que actúan en el presente. Así en el concepto de sortilegio, pues, estarían incluidas todas las mancias.  No obstante, en la época moderna y contemporánea, el término sortilegio se ha convertido generalmente en sinónimo de hechizo, mientras que para la adivinación en sus distintas formas se ha adoptado el término videncia.

En ambos casos, encantamiento y sortilegio, la palabra repetida como un mantra, prevalece como mensaje subliminal en la mente del destinatario y ahí ejerce su poder. Pueden usarse objetos materiales, para reforzar el mensaje con su simbolismo,  si el poder  mental del hechicero o brujo no es suficiente. Y la invocación a divinidades protectoras para controlar el miedo u otras emociones, no para dar poder al hechizo.

Era usual que los hechizos se cantaran. Por ejemplo, en ritos mágicos, cuyo objetivo era inducir a un hueso dislocado o roto que se arreglase uniéndose, el encantamiento se hacía cantándolo (cantare).

Encantamiento deriva del latín incantamentum, y éste de la raíz verbal “incantare”, compuesto de in- con la idea de entrada, invitación y -cantare, “-cantar”, esto es, “por el canto”. Un encantamiento puede tener lugar durante un ritual, ya sea en un himno o una plegaria y puede invocar o alabar a una deidad.

10-1839
La palabra es sonido, el sonido es vibración y la vibración es energía.

EL CONJURO

Un conjuro es una fórmula mágica con la que se pretende realizar diversos actos mágicos, principalmente el de hacer un hechizo, invocar una divinidad o una fuerza sobrenatural para pedir su intervención, o el de exorcizar o ahuyentar el mal.

El conjuro más conocido popularmente seria el “Abrakadabra”, considerada por algunos como la frase que más se pronuncia universalmente en otros lenguajes, sin necesidad de ser traducida.

VER: ¡ABRACADABRAque se abra esta puerta! 

201px-Abrakadabra,_Nordisk_familjebok


EL AUTO-HECHIZO

El encantamiento es el resultado final del hechizo. Cuando un general arenga a las tropas, un entrenador motiva a sus jugadores,  las mentes  se encantan, se conectan a un objetivo a través del hechizo natural de las palabras insistentes del lider.

Por lo tanto, se puede decir que un hechicero o hechicero lanza hechizos mágicos , o emite conjuros, similares a lo que se llama mantra en sánscrito . Igual que un mantra o una oración afirmativa, el hechizo dirigido a nosotros mismos,  libera nuestra mente.

El hechizo mágico se caracteriza por su repetición pues refuerza su poder oculto. Por lo tanto, cuando repetimos un mantra o una oración afirmativa nos estamos auto-hechizando.

Cuando uno se refleja en un espejo y se autovalora, se encanta. Uno de mis ejercicios prácticos preferidos es trabajar el autohechizo ante un espejo para crear autoestima en la mente.

Orlando_Furioso_13
La hechicera Alcina se hace un encantamiento a si misma para aparecer hermosa en Orlando Furioso.

Con el tiempo se pensó que aquellos que irradiaban cierta atracción y eran capaces de seducir y fascinar a través de su personalidad lo que estaban haciendo era “hechizar”.

VER:  La Hechiceria: Encantadoras, Hadas y Hechiceras


EL EMBRUJO

Hechizos y encantamientos  son utilizados para diversos propósitos Existen hechizos para casi todo: para alejar los malos pensamientos o energias, para el trabajo, para  el amor, etc. Puede incluir  una formula  laudatoria, si se dirige a la divinidad en la que tiene fe  el  hechicero pidiéndole ayuda  Pero en brujeria  siempre la formula es imperativa, si el mago cree controlar las fuerzas ocultas y no considera que deba implorar su benevolencia.

Hechiceria y brujeria no son sinónimos aunque haya intereses religiosos en confundirlos.   Sí, ya sé además que nuestros académicos de la lengua no han depurado en exceso las diferencias entre ambos conceptos, pero así son las cosas a veces, algo ambiguas.

La diferencia de un hechizo con un embrujo, es que la brujería requiere siempre un ritual mágico de ofrenda  y la participación activa de una divinidad o una fuerza sobrenatural a través de un conjuro o evocación para pedir su intervención . También, para conseguir que las palabras hechizantes lleguen a la victima de forma indirecta,  se amplia con un ritual de brujería (embrujo). No confundir pues, hechizo con embrujo, ambos son parecidos, pero para el embrujo hacen falta poderes sobrenaturales adquiridos y ayuda de entes sobrenaturales.

¿Qué es un hechizo de magia negra? Es una construcción energética que realiza una persona especializada, un brujo o mago, en la cual deposita la intención que desea aplicar sobre la víctima. Esa construcción energética es una entidad guardiana del trabajo que se aloja en el entorno de la persona o directamente se mete en el cuerpo con el fin de dañarla.

A veces los limites son difusos. Muchos brujos que practican la Magia Blanca hacen ligaduras de parejas y otros trabajos que también podrían catalogarse como Magia Negra. La verdad es que la Magia Negra es simplemente hacer el mal a alguien.

El término “magia negra” se refiere a la realización de hechizos mágicos que utilizan las riendas de las fuerzas del mal. El uso de la magia negra tiene muchas consecuencias destructivas y causa efectos no naturales en la atmósfera, por eso estos brujos negros tienen a los espíritus de la naturaleza en contra, que no permiten el uso la energía ctónica para estos fines.  El brujo necesita usar  entonces poderes sobrenaturales para someter  la voluntad de los seres feericos para que le sirvan  y que, por lo tanto, pueden ser manejados para cualquier fin. Esto es lo que nunca hará un hechicero puro, alterar a la Madre Naturaleza y la voluntad de sus ingenuos custodios. Ingenuos porque les cuesta  diferenciar entre el bien y el mal de la dualidad humana.

¿Es posible utilizar hechizos de magia negra para matar a un enemigo?

Algunos hechiceros muy experimentados pueden usar esta forma de brujería negra para matar a una persona mediante el uso de sus hechizos de maldición.  El asesinato, la tortura, el abuso, mutilaciones, desmembramientos… Estas son algunas de las palabras comúnmente asociado con los muñecos vudú en la cultura popular. Quien lo practica siempre son brujos con dones perversos de hechiceria, muy experimentados. Los expertos en magia negra  son personas muy poderosas y abocadas a las deidades del mal.

De este modo, el hechizo o el embrujo no son sino herramientas, que pueden ser utilizadas para el Bien o para el Mal; no son ellas las culpable, sino quienes los usan de uno u otro modo.

Aclarar que por suerte, la mayoría de brujos no practican la magia negra. Así, mientras la Magia Blanca acude a seres de luz, la Negra busca la ayuda de las huestes demoníacas. Así mismo, una de las principales leyes de la Magia es la Atracción, quien invoque al mal sólo atraerá hacia sí todo lo que el Mal convoca mas pronto o mas tarde.

Para muchas religiones, el sólo hecho de que alguien practique magia lo convierte, no en un brujo, sino en un mago negro, lo cual es un grave error. Igual que confundir hechicero (mago natural) con brujo (mago sobrenatural).

Los encantamientos también son utilizados para describir hechizos o encantos que no tienen efectos reales, pero engañan a la gente, ya sea por afectar directamente a sus pensamientos o por usar algún tipo de ilusiones, son mayoría en internet. Las “videntes online”  con frecuencia son capaces de encantar por esa clase de magia. Otras formas incluyen engañar a la gente haciéndoles creer que han sufrido una transformación mágica. De “encantos” hay de todo tipo en la red.

embrujo


ALGO DE HISTORIA

El éxito de las principales religiones monoteístas, el islam , el judaísmo y el cristianismo , que etiquetan algunas actividades mágicas como inmorales o asociadas con el mal, fueron borradas hechizos mágicos enteros  en gran parte de los registros escritos  .

Existen testimonios históricos para el uso de cierta variedad de encantamientos en muchas culturas alrededor del mundo. 

Un carmen, término latino que proviene de Cansen, con su raíz cano, “cantar”, tenía generalmente un significado de verso en la Antigua Roma, pero en sentido propio, se refería a un hechizo o plegaria como forma de expiación o execración, Son ejemplos conocidos el Carmen Ar ale y el Carmen Saliere. Si se hacía un hechizo para dañar a alguien, el Estado podía intervenir para protegerlo. Por ejemplo, no era nada raro que un agricultor que hubiese tenido una mala cosecha hubiera acusado a otro de haber atraído sus cultivos a distancia por medio de un carmen

El encantamiento es el componente sustancial de muchas religiones paganas y también forma parte de algunas religiones monoteístas, mientras que otras como el Cristianismo prohíben explícitamente su práctica, aunque lo aceptan bajo otros nombres: lorica, caim…

En la tradición monástica cristiana , un “lorica” es una oración recitada para la protección. Es esencialmente una “oración de protección” en la que el peticionario invoca todo el poder de Dios como salvaguarda contra el mal en sus múltiples formas. La palabra latina lōrīca originalmente significaba “armadura” o “pectoral”. Ambos significados se unen en la práctica de colocar inscripciones verbales en los escudos o armaduras de caballeros , que podrían recitarlos antes de entrar en batalla.

La Lorica de San Patricio , comienza:

Me levanto hoy a
través de una fuerza poderosa, la invocación de la Trinidad, a
través de una creencia en la plenitud, a
través de la confesión de la unidad
del creador de la creación.

Un “caim” es similar a un lorica sólo en ser una categoría para un tipo particular de oración de protección.  El  conjuro del caim implica la creación de un círculo imaginario alrededor del uno mismo con el dedo índice mientras que gira el cuerpo, vamos lo que tenemos son hechizos paganos , cristianizados.

La mayor parte de copias de antiguos conjuros y hechizos mágicos paganos fueron en gran medida destruidas en muchas culturas tras el éxito de las grandes religiones monoteístas: Islam, Judaísmo y Cristianismo, que asocia la actividad mágica con el demonio

Desde la Edad Media, el hechizo fue comúnmente perseguido bajo la acusación de brujería, sobre todo en las naciones que tenían al Cristianismo por religión de Estado. Aun así, de esa época se conservan los encantamientos de Merseburg.

250px-Merseburger_Zaubersprüche
Los Encantamientos de Merseburg (Merseburger Domstiftsbibliothek, Codex 136, f. 85r, 10th Cy.)

Escritos en el dialecto de Turingia, en el primer encantamiento unas mujeres con sus conjuros tratan de liberar a los prisioneros de sus ataduras. El segundo escrito comienza con un tono épico y que se resume en dos líneas con aliteración: Phol y Wuodan cabalgan por el bosque, cuando uno de sus caballos se rompe una pata. En la segunda parte del conjuro se presenta el conjuro mágico sanador, conjuro compuesto de una triple repetición cuyo poder sanador cobra efecto cuando se nombra a Wuodan como señor mágico.

Entre las tribus germánicas anteriores a la escritura, los hechizos tenían la función “de hacer utilizable, a través de palabras vinculantes, los poderes mágicos que la gente deseaba que les sirvieran

La hechicería moderna atrae a los creyentes de todas las clases sociales y posiciones en la sociedad en todo el mundo. La nueva hechiceria usa palabras modernas para definirse para no  relacionarse con las practicas antiguas y poder venderse como novedoso, pero  la hechiceria era la psico-terapia ancestral, hoy rebautizada como psicomagia y los hechizos y embrujos siguen siendo la herramienta mágica mas activa para modificar la naturaleza, con o sin ayuda sobrenatural.

Hoy en día estas  prácticas se consideran jurídicamente bajo el amparo de la libertad de creencias protegida como derecho fundamental por la mayor parte de legislaciones democráticas.

Ser valiente es recoger tus pedazos rotos para ser más fuerte

Resultado de imagen de Ser valiente es recoger tus pedazos rotos para ser más fuerte

La vida no siempre es fácil. De hecho, casi nunca es sencilla o al menos así nos lo parece. Lo que ocurre es que la mayor parte de nuestro sufrimiento lo escondemos en nuestro interior con la intención de disimularlo a los ojos de los demás. Solo nosotros sabemos la ubicación exacta de nuestras heridas y lo vulnerables que nos hacen; solo nosotros podemos hacer que estas sanen recogiendo cada uno de nuestros pedazos rotos para ser más fuertes.

Porque aunque vivir una experiencia que nos rompe por dentro es sin duda uno de los trances más duros a los que tenemos que enfrentarnos, también supone una oportunidad para tomar conciencia, reestructurar la forma en que entendemos el mundo y tras pasar un tiempo, reconstruirnos de nuevo. La cuestión es :¡¿cómo hacerlo?!

El peso del sufrimiento

Nadie está a salvo del sufrimiento. Ese inquilino extraño que de vez en cuando irrumpe en nuestra a vida  sin anuncio ni invitación previa. Y a pesar de que la mayoría de las veces intentemos huir de él o esconderlo en el sótano más oscuro para disimular su presencia, esto no impide que nos siga afectando… y es que incluso desde ese rincón tan oscuro al que lo hemos desterrado sigue ejerciendo su influencia. Una influencia que, por otro lado, ahora vemos menos, ya que la oscuridad nos impide identificar o anticipar sus movimientos.

Algunos maquillarán sus sentimientos negativos con falsas sonrisas, otros realizarán mil y una actividades para no dejar ni un minuto libre que les haga reflexionar y otros puede que se mientan a sí mismos con la intención de parchear su malestar. Y dentro de ese algunos o ese otros estamos también nosotros, ya sea de manera puntual o como abonados a la costumbre.

El problema está en que por muchos obstáculos que queramos poner, el sufrimiento tarde o temprano saldrá a escena con la intención de rompernos. Ya sea a través de un dolor físico o emocional.

Mujer triste mirando hacia abajo

Lo queramos o no, el sufrimiento forma parte de la vida. El peligro está cuando este se hace tan pesado y adopta tantas formas que se acaba prolongando en el tiempo y se termina experimentando como un estilo de vida, empañando nuestro alrededor de un color gris oscuro, casi negro.

De hecho, la mayor parte del sufrimiento que sentimos (no todo) se han desarrollado a partir de una experiencia de dolor, que no deja de ser la vivencia de la pérdida de algo o alguien a quien amamos. Así, cuando esta pérdida no la aceptamos, nos resistimos y nos empeñamos en que las cosas sean de otra forma estamos dando paso, sin saberlo, al sufrimiento; un sufrimiento que es al mismo tiempo dolor y refugio cuando se pone a llover en medio del duelo y el agua nos cala de tristeza hasta los huesos.

La muerte de un ser querido, la ruptura de nuestra relación, la decepción de un amigo o un despido son ejemplos de pérdidas que nos duelen y que a la larga nos hacen sufrir como si nos clavaran un puñal directo a nuestro corazón. Heridas que si no cuidamos nunca dejarán de sangrar, hasta llegar a convertirnos en pedazos rotos difíciles de pegar.

El amanecer de la resiliencia

Si bien es cierto que algunas personas desarrollan trastornos o verdaderas dificultades a raíz de su sufrimiento, en la mayoría de los casos esto no es así. Algunas incluso son capaces de salir fortalecidas tras esa vivencia traumática. Una experiencia que les causa dolor, pero que también les hace crecer y de la que de alguna manera sacan un beneficio.

Un estudio llevado a cabo por Wortman y Silver afirma que hay personas que resisten con insospechada fortaleza los embates de la vida. La razón se encuentra en su capacidad de resiliencia, a través de la cual consiguen mantener un equilibrio estable sin que la experiencia traumática y de dolor afecte demasiado a su rendimiento y vida cotidiana.

Esto nos lleva a pensar que somos más fuertes de lo que creemos. Que aun cuando nuestras fuerzas flaquean existe un pequeño rayo de luz que nos ilumina para que recojamos nuestros pedazos rotos y así podamos recomponernos. Es el amanecer de nuestra resiliencia, el momento exacto en el que nuestras tristezas y el peso del sufrimiento dan paso al poder sanador de nuestra fortaleza para resistir y rehacernos de nuevo.

Flor

De modo que no se trata de ignorar lo que sentimos, sino de aceptarlo como aprendizaje de vida y de atravesarlo con los ojos abiertos, de manera que pueda darse una habituación, al igual que pasa con la oscuridad. Aun cuando la vida nos golpea con gran intensidad y es capaz de rompernos, la capacidad de sentirnos fuertes nos ayuda a superar lo que estamos viviendo y recomponer nuestra identidad, recogiendo uno a uno nuestros pedazos rotos.

Esa es la resiliencia, una de las capacidades más bonitas que tenemos y que a todos deberían enseñarnos en la escuela. Aprender a sanar nuestras heridas, tratarlas con cariño y extraer de ellas su mayor aprendizaje. Pero, ¿cómo hacerlo?

Recoger nuestros pedazos rotos para reconstruirnos

Como hemos visto, florecer tras una tormenta de dolor es posible pero no sencillo. Se trata de un proceso complejo y dinámico que como señala el psiquiatra Boris Cyrulnik implica no solo la evolución de la persona sino también el proceso de vertebración de su propia historia vital. De este modo existen algunos factores que si los fomentamos potenciarán nuestra capacidad de resiliencia y nos ayudarán a recoger nuestros pedazos rotos para reconstruirnos como:

  • La seguridad en uno mismo y en nuestra capacidad de afrontamiento.
  • Aceptar nuestras emociones y sentimientos.
  • Tener un propósito significativo de vida.
  • Creer que se puede aprender no solo de las experiencias positivas, sino también de las negativas.
  • Tener apoyo social.

Chica triste mirando hacia abajo

Además, como señalan Calhoun y Tedeschi, dos de los autores que más han investigado sobre el crecimiento postraumático, el sufrimiento y el dolor hacen que experimentemos cambios no solo a nivel individual, sino también en nuestras relaciones y filosofía de vida.

Afrontar experiencias de dolor nos asusta, pero escapar de ellas lo único que hace es prolongar nuestro sufrimiento, que mute en una forma más peligrosa. La verdadera valentía consiste en continuar a pesar del miedo, en seguir adelante cuando nuestro cuerpo tiembla y se hace pedazos por dentro.

En la vida aunque necesitemos un tiempo para asimilar lo sucedido y estar a solas con nuestro sufrimiento. En esta soledad nace la pausa que nos permite comprenderlo, se trata de seguir caminando a grandes pasos o a pasos pequeños. Porque no es más fuerte la persona que menos cae sino aquella que es capaz de levantarse fortalecida tras sus caídas.

Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

 
tumblr_moegmlpqUY1rjwd46o1_500

Algunas veces nos podemos ver tentados a traer a nuestro presente, cosas que por diversos motivos forman parte de nuestro pasado. Generalmente cuando decidimos abrir esa puerta terminamos por darnos cuenta de que no hay nada nuevo que podamos sacar de allí, que todo lo que vemos, ya lo conocemos y lo principal: que lo que hizo que eso formara parte nuestro pasado, generalmente permanece.

El abrir paso al pasado, generalmente ocurre cuando nuestros ciclos no están bien cerrados, cuando hemos ido por la vida dejando puntos suspensivos, en lugar de colocar puntos finales donde corresponda.

Resultado de imagen de Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

Dejemos el miedo atrás, junto a ese pasado que no tiene nada nuevo que decirnos, pensemos que las nuevas oportunidades son las que deben captar nuestra atención. Puede ser que algo maravilloso nos haya ocurrido en el pasado, pero todo pasa, si eso no permaneció en nuestra vida es porque debía estar justo allí, porque era oportuno un cambio, un nuevo rumbo, nuevos proyectos.

Ciertamente hay casos puntuales en donde una segunda oportunidad da resultados muy positivos, donde las personas aprenden a lo largo del tiempo a valorar, a cuidar y el extrañar se hace tan doloroso que una nueva oportunidad es fuertemente abrazada. Sin embargo, la mayoría de los casos, son solo oportunidades para reforzar creencias, para repetir experiencias, para apreciar la poca posibilidad que existe de que algunas cosas cambien su esencia.

Resultado de imagen de Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

No permitas nunca que un pasado que dolió, tenga cabida en tu futuro. Aprende a distinguir a qué le dedicas tu atención, qué vale la pena tener en el presente y cómo ves proyectado tu futuro. No idealizar es fundamental, muchas veces tenemos la costumbre de recordar con demasiada benevolencia, restándole la cuota de realidad de la experiencia, solemos justificar cosas, solemos extrañar desde nuestra memoria, donde ni siquiera las cosas se almacenan como realmente ocurren, sino como nuestra mente decida guardarlas.

No se trata de alimentar rencores, de vivir resentidos, se trata de ver el pasado con cierta objetividad, sin sentirnos culpables o víctimas, solo reconociendo realidades, solo aprendiendo lecciones y haciéndonos más fuertes y mejores personas para darle nuestra mejor cara a cada una de las experiencias que se nos presenten.

Resultado de imagen de Si el pasado te llama no le respondas… No tiene nada nuevo que decir

Un lugar pudo habernos enamorado, pero si tuvimos que salir de allí con el corazón lastimado, frustrados, huyendo o reprochando, es preferible conocer otro sitio, que podamos descubrir con mayores herramientas y recursos a invertir en ése que ya sabemos lo que tiene para ofrecernos.

Sara Espejo:Mujer Gurú

Podrán pasar muchas cosas fuera, pero al fin y al cabo el universo está en ti

Mujer con una flor en el corazón

La felicidad no viene dada como la vida, sino que hay que conquistarla. El principal requisito que necesitamos para ello se encuentra en lo que realmente necesitamos para conseguirla y lo podemos encontrar dentro de nuestro propio universo.

Partimos de la base de que el ser humano está hecho para sobrevivir, no para ser feliz. Para lo primero estamos programados; para lo segundo hay que hacer un pequeño “hackeo”. Quién quiera entrar en el desafío de la felicidad, debe asumir que lo más importante está en la creación de un sentido vital.

Ya lo decía José Luis Sampedro, escritor, humanista y economista español, estamos vivos para vivir, para hacernos, para realizarnos. La mayoría de nosotros, alguna vez en la vida nos hemos preguntado para qué estamos vivos. Saber contestar a esta pregunta nos dará un sentido a nuestra existencia. Un sentido propio y genuino.

Todo lo que vemos fuera es solo un reflejo de nuestro interior, de lo que pensamos y sentimos. Los defectos y las virtudes que vemos en los demás, de alguna manera los llevamos dentro. Por muchas dudas y preguntas que tengamos, la mayoría de las respuestas están ya en nuestro interior, porque el universo que habita dentro de nosotros ya es realmente interesante

Cuidarnos aporta paz a nuestro universo

Puede sonar un tanto irónico, pero nosotros somos los únicos capaces de perturbarnos a nosotros mismos, de consentir terremotos emocionales. La causa de nuestro sufrimiento no está fuera, sino dentro, en cómo afrontamos el dolor.

Los demás pueden matarnos físicamente, pero en un plano espiritual, solo nosotros tenemos el poder de hacernos daño y de imponer un orden. A pesar de librarse en nuestra propia mente, esta guerra ilusoria genera una serie de lastres emocionales, como la culpabilidad, el rencor, el resentimiento, el odio, el castigo y el deseo de venganza.

Mujer triste pensando en la gente tóxica

Nuestras interpretaciones ligadas a nuestras reacciones emocionales son las que nos llevan a sufrir y a entrar en conflicto con nosotros mismos. En última instancia nosotros somos los causantes de nuestro propio daño. Por eso, enfocarnos en nosotros y hacernos cargos de nuestras emociones nos acerca a un conocimiento más profundo de nuestro universo interior.

Al fin y al cabo, lo único que podemos cambiar en nuestra vida es a nosotros mismos. Todo lo demás, son conceptos ilusorios. Podemos perturbarnos por querer un mundo mejor, donde haya menos injusticias y más igualdad, pero todo eso escapa de nuestras manos. En cambio, cambiar y mejorar nuestro interior es solo trabajo nuestro, por eso alcanzarlo nos da una paz ilimitada y un nuevo concepto de afrontar las situaciones.

Para construir un universo propio necesitamos ser valientes

La generalización es una amenaza para nosotros, que nos perdemos en ciudades de grandes edificios y con reglas que pocas veces se dicen, pero se imponen. En muchas ocasiones, sacrificamos actuar en coherencia con nuestros valores por proyectar una imagen mejor: esta es una de las formas que el sistema tiene para dominarnos, la recompensa que nos ofrece a cambio. Haz esto y hazlo de esta forma y te tendré en cuenta.

mujer corriendo con alas en las manos evocando una muerte tranquila

A veces, en función de con quién estemos y dónde nos permitimos ser de una u otra manera. Es decir, escoger qué queremos mostrar de nuestro universo y qué queremos ocultar. Esto en situaciones específicas puede ser adaptativo, en la búsqueda de empleo, en reuniones, en el trabajo, pero a la larga puede producir una gran disonancia con nuestro propio yo.

Quizá, el mayor reto que tenemos por delante es el de encontrarnos a nosotros mismos, conectar con nuestra esencia y ser auténticos más tiempo. Este es un reto, nunca una amenaza: aunque en el camino haya dificultades, la sensación que va a dejar nuestro paso siempre va a ser de paz y de recogimiento; la de ser actores y no meros reactores a merced de las corrientes que generan lo que nos rodea.

Aprender a renunciar para asumir el pasado

confianza

Aceptar que una etapa de nuestra vida ha finalizado, no es fácil. Y no todo el mundo sabe renunciar. ¿Cómo hacerlo? Las personas somos mayoritariamente criaturas de férreos hábitos sobre los cuales, edificamos nuestra seguridad personal.

Nuestra vida con una pareja determinada. Ese trabajo que tanto nos identificaba. Nuestra existencia tranquila en esa ciudad, en esa casa…¿Cómo arrancar así, sin más, esas raíces que hasta no hace mucho nos nutrían y nos hacían feliz? No es sencillo.

Pero hay una cosa que debemos tener clara. Saber renunciar no es perderlo todo. En absoluto. Quien renuncia a algo es porque cierra una puerta y emprende otro camino.

Vivir es saber elegir no uno, sino varias opciones. Se trata, sencillamente, de renunciar para poder avanzar.

Hablemos hoy sobre ello.

Mujer rubia con reloj

Las vivencias que nos anclan en el pasado

Quien vive en una nostalgia continua, vive amarrado a un castillo de débiles estructuras. En un momento u otro acabaremos derrumbándonos.

Los recuerdos, las vivencias del pasado son un libro personal muy hermoso al que merece la pena volver de vez en cuando. Pero no siempre, no cada día.

Si fijas tu mirada interior en el ayer, te pierdes el presente y dejas de tener perspectivas de futuro, y eso, no es tener calidad de vida. Vale la pena tener claros los siguientes aspectos:

  • Todas las personas, en un momento u otro de nuestra vida, nos veremos obligados a renunciar a algo. Forma parte de nuestro ciclo vital.
  • La palabra “renunciar” no se centra únicamente en dejar atrás a determinadas personas, escenarios o cosas. Es también renunciar a muchas de nuestras ideas, prejuicios o esquemas de pensamiento. Esto sería simplemente, aprender de la experiencia: madurar.
  • No te “ancles” en la idea de que el pasado siempre fue mucho mejor. De que el ayer fue ese paraíso que nunca más volverás a encontrar. Este enfoque de pensamiento supone poner muros invisibles a nuestras propias perspectivas.

 

Aprender a renunciar para reconciliarnos con el pasado… y AVANZAR

Cabe señalar un aspecto igual de importante. Hay quien vive “anclado” en la felicidad de ese pasado que ya se ha roto. Pero también hay quien mantiene su existencia lamentando los errores cometidos del ayer. Todo lo invertido, por ejemplo, en esa persona por la que lo dimos todo y que nos hizo tanto daño.

Los recuerdos tal vez, con ese familiar por quienes nos esforzamos tanto para ayudarlo y que al final, no hizo más que buscar su propio beneficio y engañarnos. Todo es posible. Pero en esencia,  siguen siendo dos caras de una misma moneda: fijar nuestro mundo interior en ese pasado que nos trajo dicha o infelicidad.

Chica paraguas

Pero entonces ¿Cómo lograr avanzar y desprendernos de esas cadenas que nos unen a esos hechos?

  • Racionaliza. Lo que ocurrió ya pasó, no está más que en tu propia mente y ya no hay necesidad de pensar en ello tantas veces al día. Es solo parte del pasado. Fantasmas del ayer.
  • Nadie puede “borrar” de su mente el pasado, eso está claro. No hay pastilla para el olvido total. La vida siempre tiene efectos secundarios, y como tales, hay que aceptarlos pero no obsesionarse con ellos.
  • Acepta lo vivido como un aprendizaje que debe enseñarte a crecer como persona. Haz un lugar en tu mente para todo lo acontecido y archívalo como un material vital importante. Pero nada más, ante ti tienes ahora muchas más puertas que abrir, otros caminos que elegir.
  • No culpes a nadie de lo ocurrido. Eso genera más ira, más rabia y será difícil pasar página. Perdona, perdónate y avanza. No te permitas ser esclavo de nadie.
  • No idealices el pasado ni tampoco te obsesiones con todo lo malo de esos días, si lo hacemos, corremos el riesgo de que esos días “se enquisten” en nuestro pensamiento. Y será entonces más difícil aún poder renunciar. Racionaliza todo lo sucedido, acepta, perdona, coge aire… y déjalo ir.
  • Vive tu presente con la máxima intensidad, es la única forma de liberarte del pasado. Renuncia a esa etapa del ayer, acéptala como lo que fue y busca una ilusión cotidiana con la cual crecer, con la cual ser mejor persona. Más feliz.

Cortesía imagen: Emily Fy, Scenes