Sí, ya no te pienso, ni te miro, ni te amo como antes… Tu desinterés terminó por contagiarme

 

Siempre he pensado que tus respuestas eran extemporáneas y ésta definitivamente no es la excepción. Ahora, luego de mucho tiempo, te das cuenta de que mis sentimientos hacia ti, hacia lo nuestro se han escapado junto con los tuyos hacia mí, creo que se fueron a buscarlos y se extraviaron sin retorno.

Intenté de mil maneras llamar tu atención, sentía como se disolvía de manera paulatina e irreversible todo lo que en algún momento recibía de ti… Tus miradas se esfumaban, tus caricias eran forzadas, me sentía en una total incertidumbre, esperando solamente el momento en el cual decidieras terminar… Ese momento no llegó, pero dentro mis intentos desesperados por reencontrarte, terminé por desilusionarme, por resignarme, por contagiarme.

Resultado de imagen de Sí, ya no te pienso, ni te miro, ni te amo como antes… Tu desinterés terminó por contagiarme

 

Me da dolor que justo ahora, cuando ya no tengo nada que darte, nada que ofrecerte, tú hayas encontrado el camino de vuelta y decidas mirarme… Siento pena, porque me veo en el reflejo de esa mirada, recuerdo cómo te buscaba sin recibir ningún tipo de reacción, recuerdo el dolor que sentía por perderte, por sentirte tan lejos, estando al alcance de mis manos.

Los sentimientos cambian, ahora te entiendo, lo que no me queda claro es cómo es que ahora todo lo que dejaste de ser hace tanto tiempo, se hace presente y aplicable… Fue necesario perderme para valorarme, fue necesario vaciarme por completo de lo bonito que sentía por ti, para que por mi ausencia me notaras. Creo que merecía un poco más de todo, pero sobre todo de honestidad.

Resultado de imagen de Sí, ya no te pienso, ni te miro, ni te amo como antes… Tu desinterés terminó por contagiarme

 

No tuviste el valor de irte, te entiendo, es muy duro, pero yo sí me alejo de ti, porque no siento ya nada que me una a ti, porque no está en mis planes torturarme en algo que desde hace mucho tiempo murió de manera unilateral. Me voy con mi alma cargada de paz, de tranquilidad, porque sé lo que di. Reconozco mis fallas, mis errores y me servirán de experiencia para recorrer próximos caminos.

Luego de haberme apagado por dentro, no quiero que seas tú quien se acerque con esa brasa, ya en mi vida no hay cabida para un nosotros, contigo aprendí lo que es amar sin medida y también lo que es el desamor, primero de tu parte y luego en carne propia. Ya no hay más nada que buscar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: