Me permito lo que necesito y no espero a que me den permiso

Estoy cansada de que me digan lo que tengo que hacer o, lo que es peor, de que se atrevan a decirme si está bien o mal. También me da coraje que alguien venga a decirme cómo estaría mejor que lo hiciera y cómo no debería hacerlo. A partir de ya, voy a permitirme lo que necesito sin esperar permisos.

Me parece muy constructivo que una persona cercana trate de aconsejarme cuando preciso ayuda. O, por ejemplo, que me de su opinión siempre y cuando no busque hacerme daño. Sin embargo, no voy a dejar más que alguien me juzgue ni que decida cómo tengo que vivir mi vida, sobre todo si no sabe nada de ella.

La autonomía no puede negarse

Es muy fácil cuestionar al resto, ya que cada persona tiene una forma de comportarse única y una esencia determinada. De hecho, si alguien alguna vez te ha dicho que eres especial, no se equivocaba. Lo eres por tu forma particular de ver el mundo y estar en él.

 

Mujer con paraguas

Yo tengo mis gustos propios, mi experiencias personales, mis jerarquía de valores íntima y no es mejor ni peor que la de nadie. Nadie sabe mejor que yo qué he vivido, qué me ha hecho ser o pensar así y no de otra manera ni cuánto puede hacerme sentir mal que se me critique por entretenimiento.

Es más, mi autonomía nadie puede negármela porque tenemos derecho a ser libres siempre y cuando respetemos a los demás. En ello se sostiene cualquier relación, incluso la más cordial: consideración y tolerancia hacia las decisiones de los demás.

 

En otras palabras, comparto mi vida con las personas que me gustan por cómo son de verdad y eso es algo que no voy a cambiar. Quién me quiere sabe qué es lo que necesito y no se atribuye el poder de darme o quitarme permiso para conseguirlo, pues no necesito que comprendan mis motivos, necesito que con afecto los respeten.

El precio de intentarlo

En mis decisiones diarias puedo equivocarme, por supuesto, pero nacemos con la posibilidad del error y la virtud de aprender de él. Digamos que quiero disfrutar del precio de intentar algo y no de quedarme con las ganas porque a otra persona no le parezca correcto.

Por fin me he dado cuenta de que la palabra decisiva que me lleve a explorar el mundo es mía. Que si quiero probar, soy libre para hacerlo. Esto es, aunque me lleve conmigo una herida emocional que me marque para siempre, quiero ser yo la única culpable de ella.

Si no lo hago y me dejo llevar por los demás, al final puede que no haya herida pero sí arrepentimiento. Me arrepentiría cada día de no haber tenido la suficiente valentía para defender mis intereses y luchar por ellos.

Hombre con guitarra tumbado

 

Mañana solo yo redoraré lo que haga con mi vida

De esta manera, si tienes unos valores y unas ideas firmes pelea por ellas. Busca la forma de que las críticas o los juicios caigan en saco roto si no van a aportarte ningún beneficio. Pues, en definitiva, el único método para darle sentido a lo que hacemos es el de actuar conforme a lo que llevamos dentro.

Es verdad que en el momento presente duele que alguien se inmiscuya allí dónde no lo han llamado, pero en el momento futuro solo uno mismo recuerda las consecuencias de sus actos. La otra persona opinará, te dirá, juzgará y se olvidará.

No hay tiempo suficiente para perderlo haciendo algo que no quiero hacer por “el qué dirán“. No hay tiempo suficiente para sentirme mal porque a alguien no le parecen acertadas mis decisiones. En resumen, no hay tiempo para no buscar lo que necesito y darme la oportunidad de vivirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: