Mira a tu hijo cuando te hable, solo así aprenderás a leer sus ojos…

Ojos de niño

La vida hoy día nos mantiene tan ocupados, estresados y realmente agobiados, que de alguna manera hemos descuidado ciertas cosas en la vida que tienen mayor relevancia de la que le damos, hemos dejado de disfrutar muchas de las cosas que nos rodean, detalles simples y pequeños instantes que transforman nuestra vida sin darnos cuenta.

tiempo

Entre estas cosas que se han perdido, está ese importante contacto que debe tenerse y mantenerse con los hijos y que más allá de cuestionar el proceder de los padres, es sabido que es cada vez más poco y de menor calidad el tiempo que le dedicamos enteramente a nuestros hijos.

Hoy día el tiempo es compartido para prácticamente todo lo que hacemos durante el día, atendemos llamadas personales en tanto resolvemos alguna situación de trabajo, los minutos del almuerzo son los propicios para atender unos cuantos asuntos más, las relaciones sociales son buenas durante el ejercicio o las compras y la familia siempre está al otro lado del teléfono, no tenemos un tiempo único para casi nada y es muy triste que nuestros hijos formen parte de ese tiempo compartido, tanto, que la mayoría de las veces que estamos conversando con ellos o simplemente escuchando algunas de sus anécdotas, no los miramos a la cara.

 Para muchas personas este gesto no es del todo necesario, basta que tu hijo sepa que le escuchas, pero no nos damos cuenta de que la atención que los niños demandan no tiene que ver exclusivamente con ser escuchados, el mirarlos e interesarnos por sus historias, son parte importante de esa atención y de ese respeto que le debemos, en su condición no solo de niños, sino de humanos y además seres pensantes.

niña

Cuando conversamos con nuestros hijos, en entera atención y dedicación, por más breves que sean los espacios, se nos abre un universo de oportunidades en nuestra relación con ellos,  en nuestros acercamientos, en la manera de poder aprender a leer en sus miradas, en sus ojos, en sus gestos y en la transparencia propia de los niños, que tarde o temprano se irá opacando inevitablemente, por los prejuicios y los criterios que se van adquiriendo en torno a las cosas.

 Aprender a leer en los ojos de nuestros hijos, no solo nos da la ventaja de evitar las mentiras y poder sortearlas, sino que además nos acerca verdaderamente a ellos y a ellos a nosotros, a través de la mirada se establece una conexión casi mágica, tan natural y necesaria, que cualquier relación o situación de nuestra vida, puede mejorar o empeorar considerablemente con tan solo una mirada.

sueños

No importa que tan ocupado estés, que tan agobiado te sientas, dale a tu hijo la oportunidad de disfrutar de esa conexión, siente su energía, su vibración, aprende a leer en su mirada, en sus ojos, en la manera que tiene de expresarse y comunicarse contigo, esta oportunidad es única y pocas veces nos damos cuenta de ello.

 

e687b769666e16f37fc8110c2b09cd78

No subestimes las palabras que tu hijo dirige hacia a ti, no menosprecies los espacios en los que tus hijos intentan acercarse a ti, dedícale los segundos que demanda, pero en entera disposición, míralo a la cara, fíjate en sus ojos, aprende a leer a través de ellos y a hacerles saber que estás allí, conectado con ellos desde lo profundo de tu ser.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: