Si tu felicidad depende de alguien más, tendrás un camino difícil de recorrer…

peso

Es muy común que nuestras vidas estén siempre atadas de alguna manera a otros, las personas evidentemente se relacionan y de cualquier manera todo lo que hacemos y hacen los demás nos afecta, somos como un todo. Todo tiene un efecto, una consecuencia, por más simple que parezca, una palabra, un pensamiento, una sonrisa, cualquier detalle suele tener alguna influencia en los demás y lo mismo ocurre con nosotros mismos y lo que recibimos de otros.

depender

La felicidad es lo que piensas, lo que dices y lo que haces en armonía. Mahatma Gandhi

 

Siempre de alguna manera sufrimos, padecemos y recibimos felicidad por las acciones de otros, no podemos simplemente aislarnos y ser ajenos a todos, pero si nuestra verdadera y plena felicidad depende enteramente de otras personas, independientemente de la relación que sea, pues debemos prepararnos para un camino arduo a recorrer, pues es en este punto donde perdemos el control de nuestra vida, la conexión con nuestro ser, el espacio de plenitud que conlleva el conocimiento de si mismo, para embarcarse en una travesía donde el conductor siempre será alguien más.

Compartir experiencias en la vida con otras personas, puede llegar a ser realmente gratificante, vivir sus alegrías, compartir sus tristezas y las nuestras también, es parte de la vida, hace todo más ligero, sin embargo, dejar nuestra dicha a partir de otros no puede generar más que angustia y sufrimiento, aunque se acompañe de pequeños momentos de dicha y de gratitud, poco a poco nos daremos cuenta que cada vez estamos más atados a esa persona y más alejados de nuestra felicidad, pues si bien depende únicamente de nosotros mismos, en tanto no lo comprendamos y lo reconozcamos de tal manera, solo sentiremos vacío y soledad.

espera

La vida es muy simple, pero insistimos en que sea muy complicada. Confucio

 

Cuando nuestra felicidad depende de otros, pendemos de un hilo constantemente, no encontramos realmente el verdadero sentido de amar y ser amado, desde la plenitud y la paz, todas nuestras reacciones estarán sujetas a las acciones de esa persona y a su entorno, lo que puede convertirse en una gran carga, cuando realmente todo lo que necesitamos está en cada uno de nosotros, las virtudes, los defectos, los éxitos y fracasos, aquello que nos gusta de nosotros y lo que condenamos, todo es parte de nuestro camino y las personas que nos acompañan siempre representan un espacio de aprendizaje y de sabias enseñanzas, al igual que nosotros a ellas, todo se complementa, se relaciona, se conecta, pero la felicidad plena está en un espacio único de nuestro ser.

Evaluar los matices de nuestra vida, nos ayudará a comprender el por qué de las cosas, ¿por qué algunas cosas simplemente fluyen?  ¿por qué no encontramos sentirnos realmente realizados o plenos?  ¿por qué estamos constantemente buscando la felicidad en o junto a alguien más?

Felicidad es no necesitar de ella. Séneca

 

camino

La felicidad emerge de ti y a ti regresa, es un ciclo virtuoso que debemos aceptar para dejarlo surgir, dejar de pretender ser plenos en dependencia de alguien más, ajustarnos a conocernos, a aceptarnos y a transitar con nosotros mismos, amar a aquellos que se prestan a nuestra vida, que la hacen maravillosa y que son capaces de robarnos la vida, pero siempre desde la claridad, que nada hay fuera de ti, que nada hay en tu entorno, que nada necesitas más, que a ti mismo, he allí tu felicidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: