El secreto de la felicidad es muy sencillo. Deja de pedirle cosas a este momento.

 

Cada vez que pides algo, o quieres liberarte de algo, sufres.
Tus peticiones te mantienen encadenado al estado de ensoñación de la mente condicionada.

El problema estriba en que, cuando pides algo, pierdes por completo lo que ES en este preciso momento.

Debemos deshacernos de cualquier solicitud, incluso de la más sagrada, incluyendo nuestra demanda de amor.

Si estás exigiendo amor sutilmente, aunque lo obtengas nunca será suficiente.

En cuanto pase ese momento, la exigencia se reafirmará y necesitarás amor otra vez.

Pero cuando te relajas, en ese instante sabes que el amor ya está ahí.

La mente tiene miedo de dejar de pedir porque piensa que no hacerlo implicaría no conseguir lo que desea, como si el hecho de pedirlo sirviese de algo.

Las cosas no funcionan así.

Deja de perseguir la paz y el amor, y tu corazón se llenará.

Deja de intentar ser mejor persona y serás mejor persona.

Deja de intentar perdonar, y el perdón surgirá.

Detente y quédate quieto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: