3 ideas para que nuestros hijos tengan éxito

 

Todos los buenos padres quieren que sus hijos tengan éxito y que gocen de una buena salud física y mental. Pero, conocer la manera de lograr este propósito parece un secreto escondido que solamente se alcanza a fuerza de observar, escuchar y conocer.

Se requiere paciencia, dedicación y confianza en que tus esfuerzos y los de tus hijos realmente merezcan la pena. Lo cierto es que ellos hijos tienen un gran potencial y si realmente quieres que tengan éxito, deberás ayudarles a descubrirlo y, sobre todo, a disfrutar haciéndolo.

Pero además de quererlo, tendrás que guiarle por el camino del logro y darles la mano cuando aparezcan los primeros fracasos. Es necesario enseñar a los niños a caminar por el sendero de la vida para que se conviertan en adultos exitosos. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Enseñar habilidades sociales y comunicativas

Aunque los seres humanos somos sociales por naturaleza, la habilidad de ser hábiles socialmente se adquiere con la práctica e imitando a buenos ejemplos. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Duke demostró que los niños que mostraron capacidad para cooperar y ayudar a sus compañeros, así como para entender las emociones propias y ajenas y resolver sus propios problemas eran más propensos a experimentar el éxito a medida que crecían.

 

 

En cambio, los niños que no tuvieron buenos modelos de habilidades sociales y comunicativas, a los que no les enseñaron a cooperar y a ser pacientes eran más propensos a acabar tener un futuro lleno de dificultades, frente a las que eran débiles.

Aunque el camino al éxito no estará exento de obstáculos, si los pequeños tienen confianza en sí mismos y en sus capacidades para resolver los conflictos, no habrá nada que pueda tumbar su resilencia.

Tener altas expectativas en los hijos sin presionar

La presión causa estrés y ninguno de estos elementos es positivo para que los niños se conviertan en adultos de éxito. Los niños podrán elevarse al nivel de las expectativas de sus padres, siempre y cuando éstos sepan establecer un listón alto acorde a las capacidades de los pequeños y que les animen a conseguirlo sin agobiarles, sin presión y sin causarles frustración si cometen eores.

Un estudio realizado por un profesor de UCLA con más de seis mil niños mostró que aquellos que reciben el apoyo y el interés de sus padres tienen mejores puntuaciones, como media, que aquellos niños que son ignorados. Unos padres que piensan que sus hijos serán capaces de lograr lo que ellos quieran serán el factor que más aumente las posibilidades de que lo consigan.

Cuidar la educación y el ejemplo de modelaje

Para los niños, sus padres son el mejor ejemplo a seguir, por eso no solo es bueno que los padres tengan expectativas altas respecto a los niños, sino que también las tengan para sí mismos. Un estudio realizado en la Universidad de Michigan encontró que los niños suelen alcanzar como mínimo el nivel educativo que alcanzaron sus padres.

 

 

Desafortunadamente, esto significa que los padres que no consiguen una educación secundaria o que no terminan los estudios porque no han querido hacerlo, es probable que críen a hijos que terminen también abandonando los estudios, sus sueños o sus metas. Si unos padres tienen altas expectativas para sí mismos, es probable que también las tengan para sus hijos.

Pero ojo, si unos padres no han podido complementar su formación pero siempre han querido hacerlo y por las circunstancias de la vida no lo han podido conseguir, también pueden ser un buen ejemplo para sus hijos. Un ejemplo de constancia y amor al aprendizaje constante.

3 puntos clave para que tus hijos alcancen el éxito

Llegados a este punto merece la pena remarcar, otros tres elementos imprescindibles para asegurarte que tus hijos llegarán a ser personas exitosas:

  • Evita el estrés innecesario y no permitas que tus hijos vivan a través de tu estrés.
  • Mantén una fuerte conexión emocional con tus hijos. Hay que establecer vías de comunicación eficaces donde tus hijos se sientan comprendidos, apoyados y respetados.
  • Valora el esfuerzo sobre el talento innato. Si elogias el esfuerzo de un niño para completar una tarea específica será alimentar una mentalidad específica de crecimiento: la idea de que puede ser bueno en cualquier cosa mediante el esfuerzo. Al cultivar una mentalidad de crecimiento cambiará su forma de pensar de: “No puedo hacer esto” a “No puedo hacer esto… ¡todavía!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: