Los efectos invisibles del Abrazo

Los abrazos tienen una amplia gama de efectos fisiológicos y psicológicos positivos, aumenta la confianza, reduce la ansiedad, el miedo y el dolor, y alivia las consecuencias del estrés.

Es una clara muestra de cercanía y calidez en las relaciones, es la expresión más íntima de amor, refuerza las conexiones, origina sensación de seguridad y mejora la intensidad del sentimiento de pertenencia entre dos personas.

Un abrazo es una forma de comunicación, con ella podemos expresar cosas que no somos capaces de poner en palabras, nos suministra un sentido intenso de estar unido, integrado afectiva, emocional y espiritualmente a otra persona nada iguala esta sensación de unidad y conexión

Trasmite a quien lo da una placidez que emociona  el alma y enternece el corazón de quien lo recibe, por unos instantes, desaparece todo cuanto acontece en nuestro interior tristezas, angustias, dolor, ansiedades y miedos, aporta amor, calidez, contención, paz aun cuando nos llega en la distancia el alma de quien lo recibe se siente acariciada, amada y quien lo da puede percibir que ha roto la barrera de la distancia.

Un abrazo es una puerta de enlace, nuestro cuerpo entero está envuelto por corrientes de energía, que nos dan una  sensación de agradable  confort. Esta energía es amor. Este es el gran secreto del abrazo.

Nuestro estado original de la existencia es una etapa en la cual la conciencia no se identifica con las formas. Este estado de la Conciencia es la Vida misma, el estado de Unidad, y el espacio vacío que se colmó por completo con la energía de vibración de amor que abarca todo lo demás.

En el estado actual de la Conciencia nos identificamos con las formas, y por lo tanto estamos separados de la Unidad. En ese estado, la mayoría de nosotros hemos olvidado nuestro estado original de la coexistencia.

Un abrazo es, capaz de disolver nuestra identificación con las formas, permitiendo que nos abramos para la otra persona, transformándonos en receptivos, y el Ego desaparece. La corriente de nuestros pensamientos se detiene, y sólo existe el momento presente. Es en ese instante de lucidez mental, cuando  recibimos esa corriente inmensa y  universal del amor que viene a nosotros a través de la puerta que hemos abierto. Y… la conciencia puede despertar a su propia existencia.

Es por eso que debemos abrazar con tanta frecuencia como  nos sea posible en nuestra vida diaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: