Sé tu misma

No tienes por qué ser tu madre, a menos que ella sea quien tú

quieres ser.

No tienes por qué ser la madre de tu madre, o la madre de la

madre de tu madre, o incluso la madre de tu abuela paterna.

Podrás heredar su mentón o sus caderas o sus ojos, pero no

estás destinada a ser las mujeres que te precedieron.

No estás destinada a vivir sus vidas.

nina-piensa.jpg

De modo que, si heredas algo, hereda su fuerza, su confianza.

Porque la única persona que estás destinada a ser es la persona

que decidas ser.

Pam Finger

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: