Dejate llevar por la energía de los colores

Terapias fáciles de implementar que aprovechan las vibraciones de la luz y actúan a nivel físico, mental y espiritual. Qué tono elegir según nuestro estado de ánimo y personalidad.

l sol emana una energía electromagnética que baña la tierra. Las distintas longitudes de esa onda vuelven a nuestros ojos después de reflejarse en los diversos elementos sobre los que inciden.

Sucede que el ojo recibe el estímulo y desencadena en la retina impulsos nerviosos. Algunos estímulos llegan al hipotálamo. Allí se encuentra el reloj biológico del cuerpo, encargado de regular el sueño, el apetito, la temperatura corporal y el equilibrio hídrico. Otros afectan las glándulas pituitaria y pineal que realizan funciones corporales por medio de hormonas que estimulan otras glándulas como las suprarrenales, los órganos de la reproducción y el metabolismo del cuerpo.

 

Poderes al tono

Hay distintos estudios que analizan los efectos de los colores a nivel físico, mental y epiritual. Por ejemplo, Rudolf Steiner, fundador de las escuelas Waldorf y de la medicina antroposófica, identificó cuáles eran las gamas adecuadas para los chicos de distintas edades y a partir de ahí, sugirió combinaciones para las aulas escolares.

Siguiendo estos conceptos, además, se pueden implementar colores para distintos momentos, estados y necesidades. ¡Acá van los efectos de algunos!

 

 

Magenta. Es un color espiritual y asociado a la compasión. Puede ser utilizado en situaciones de cambios  profundos o bloqueos creativos. Además, aleja la actitud de preocupación, enojo y frustración y levanta el ánimo.

Violeta. Su utilización es ideal para liberar tensiones y agotamiento y contrarrestar el insomnio, ya que es un gran tranquilizador y purificador. También ayuda a calmar miedos y tensiones.

Azul. Está recomendado para bajar las tensiones, ansiedad y enojos. Transmite tranquilidad y tiene una acción sedante. Otra propiedad: mejora la digestión.  

Turquesa. Está asociado con el mar y la naturaleza. Resulta refrescante, tonificante y relajante. Puede usarse cuando se necesita tomar una decisión importante y para superar el sentimiento de inseguridad.

 

 

Rosa. Desde el punto de vista emocional, es calmante y  aporta calidez. Disminuye la sensación de irritación y nos rodea de amor y protección. Ayuda a contrarrestar los celos, enojos y malhumor y a recuperar la confianza en el amor. Su uso puede ser muy útil en momentos de tristezas por desilusiones afectivas o para curar heridas emocionales del pasado.

Amarillo. Está asociado especialmente con los días soleados. Favorece las facultades de discernimiento, la memoria, el pensamiento claro y el buen juicio. Además, potencia la confianza en uno mismo, favorece una actitud optimista, estimula la autoestima y refuerza la capacidad de aprendizaje.

Naranja. Renueva el interés por la vida y aumenta el deseo sexual.  Se recomienda utilizar al comenzar una dieta para bajar de peso y cuando se busca superar el descontento por la apariencia corporal. También favorece la prosperidad.
 

¿Cómo corregir los desequilibrios del cuerpo con colores?

Al ser una forma de energía, los colores se pueden utilizar tanto por la vista como por sus vibraciones y a través de la piel.

Un recurso muy fácil de aprovechar sus beneficios es a través de las visualizaciones. Para ponerlo en práctica, hace falta sentarse con la espalda recta pero no tensa en un espacio tranquilo, cerrar los ojos y respirar lentamente, contando hasta tres cuando se inspira y hasta tres cuando se exhala. Luego imaginar un paisaje o elemento natural del color relacionado con el estado que quieras trabajar (por ejemplo, el azul si buscás tranquilidad). Al inspirar, imaginar que el aire es de ese color. Hacerlo durante 5 ó 10 minutos.

 

 

Más opciones: se puede preparar un agua solarizada para beber. El modo de preparación: se debe colocar al sol durante seis horas una botella de vidrio del color elegido con agua mineral. Lo mejor es aprovechar las primeras horas de la mañana. Luego, beberla. Idear un platos con vegetales o buscar ropa (preferentemente de seda natural) de los tonos que necesitamos son otras alternativas válidas.
Para una sesión intensiva, la opción son las lámparas de espectro completo que gradúan, con frecuencia de onda, la radiación lumínica buscada. Las terapias con gemas y cristales -que utilizan minerales sobre la piel, de acuerdo a los centro de energía- tienen el mismo efecto.

También existen líneas completas de productos cosméticos de aromacolorterapia compuestos por aceites de color en determinada cantidad de agua y aceites esenciales, pensados para tratar distintos estados de ánimo y situaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: