FELIZ LITHA (21-24 de Junio)

 

Se cree que Litha, pronunciado Lith-ah significa “Fuego” o que es la derivación de una palabra anglosajona para denominar a la luna del sexto y séptimo mes. También la luna de junio es llamada luna de la miel debido al período de abundancia en esta época del año y porque la miel es el ingrediente principal en varias recetas tanto de comida como de bebida en el solsticio de verano. En esta fecha se solían celebrar muchas bodas, surgiendo el famoso término de la “luna de miel” como la de la noche de bodas.

Se celebra alrededor del 21 de junio y es conocido también por el término midsummer, es decir, medioverano. Si se retoma el calendario antiguo como referencia, el verano comienza en Beltane y acaba en Lughnasadh haciendo que Litha fuese justo la mitad del verano. El momento del solsticio es marcado por la entrada del sol en Cáncer, haciendo que el sea el día más largo del año y, por ende, la noche más corta. El sol está en su cénit, el punto más alto en el cielo y es por ello que se considera como una festividad solar y de carácter masculino. Debido al hecho de tener al sol en su punto más álgido, se celebra la luz y el calor en todo su esplendor y magnificencia, celebrando la abundancia y riqueza de las cosechas al madurar. Se honra al sol como portador de vida y calor y también como purificador, sanador y redentor. La gente se sobrecarga de energía con la llegada de los días calurosos y el exceso de actividad puede llegar a acabar en nerviosismo por lo que es conveniente saber encontrar el equilibrio perfecto. Hay que saber vivir el presente y apreciar los mejores momentos vividos sabiendo que no serán eternos y desconociendo cuándo se repetirá. A partir de hoy, los días serán más largos y las noches más cortas.

 

El solsticio es considerado como la cuarta etapa energética de la Rueda del año, marcando la mitad del año y del camino recorrido durante este por lo que suele ser tradición disfrutar de la puesta de sol desde una colina o una montaña para despedir al sol en su día de mayor gloria.

Se honra la luz con representaciones de la coronación del joven Rey Roble que decaerá en la madurez del aspecto del Rey del Acebo a la llegada del invierno, simbolizando la victoria de la luz sobre la oscuridad. No debemos mal interpretar los conceptos de luz y oscuridad pues una es el complemento de la otra, son el equilibrio de nuestras propias necesidades y una no podría existir sin la otra.

 

 

En las tradiciones druídicas es considerado un Sabbat Mayor que indica el punto medio entre los equinoccios o como decían los druidas “el punto medio entre la luz de la tierra y la luz del agua“. En la Wicca, sin embargo, es un Sabbat Menor. Los Sabbats menores son aquellos que celebran puntos astrológicos que cambian las estaciones y los Sabbats Mayores son las mitades y puntos álgidos de éstos por ello, los solsticios y equinoccios son considerados como los puntos fuertes de una estación. Debido a la importancia de los solsticios, muchos círculos de piedra, como Stonehenge, fueron orientados y alineados teniendo en cuenta la salida del sol en el solsticio de verano. Así mismo, se considera que los solsticios son una de las celebraciones más antiguas de la tierra pues no sólo constan evidencias de sus celebraciones en la prehistoria sino también en culturas como la mesopotámica y la maya

 

La simbología típica de este día son la lanza del Dios y el caldero de la Diosa como representación del poder de uno y la generosidad de la otra.

 

Litha nos dice que puede que alcancemos nuestros deseos y sueños pero que para ello quizá haya que dar un paso arriesgado, la confianza en que lograremos lo que buscamos es lo que nos debe ayudar a tomar una decisión a veces drástica para lograr lo que buscamos sin miedo a una posible terrible consecuencia. Si no arriesgamos, quedará la duda y la frustración de no haber conseguido aquello que anhelábamos.

 

 

 

No debe haber medias tintas: o se hace algo o no se hace, un extremo u otro, pero nada debe quedar a medias. Es tiempo de extremismos y pasiones de todo tipo pero, sobre todo de las bajas como la lujuria y la crueldad, el orgullo, las imprudencias, la irresponsabilidad… La razón se ve nublada por las emociones y estas pasiones, convirtiendo este día en una difícil prueba a superar: no perder el norte y seguir unidos sin permitir que la individualidad se apodere de nosotros. Es el momento de la alegría, de estar repleto de vida sin dejar de estar atento a la llegada de Yule que traerá consigo de nuevo la calma y la oscuridad. Por eso en esta época se consolidan fuerzas, energías y pensamientos y el erotismo apasionado vivido en Beltane se transforma en algo más maduro como lo es el amor de padres e hijos o entre amantes.

 

 

 

Es el fin de la oscuridad que Imbolc ya anunciaba, comienza la época fértil, la era de la renovación cuando el amor y la pasión de los Dioses se hace más latente.

 

Además, nos dará en exceso, tanto que podemos asegurar que no nos va a faltar de nada en invierno y que aún sobra para compartir con los demás por lo que es bueno repartir nuestra cosecha con aquellos menos afortunados. El joven Dios se transforma en el fuerte sol fuente de calor y luz viviendo su momento de gloria y máximo poder, su fuerza está en el punto más álgido pero pronto tendrá que morir una vez más para dar paso a la noche, al letargo. Al unirse con la Diosa nos trae toda la abundancia y riqueza de la naturaleza. Lugh, el dios sol, el buen dios, se encarga de nuestras cosechas y nos abastece de todo lo que podamos precisar. El dios además se prepara para ser padre ya que la Diosa está en un avanzado estado de gestación por lo que se le rinde culto en honor a su fertilidad. Las deidades honradas en esta fecha son las Diosas Madres, las diosas del amor y la fertilidad y todos los Dioses solares, Balder en la tradición nórdica, Lugh en la celta…

 

 

 

La escena típica de Litha es aquella en la que sus hogueras brillan durante toda la noche. Grandes hogueras de roble y abeto se encienden para celebrar la conexión de la vida con el sol y muchos son los que las saltan para purificarse y festejar el solsticio. Con las hogueras además se invita al fuego a ser parte de nuestra vida. Si se colocan ramas y troncos pequeños con los extremos en alto, como formando una tienda india y se ponen los materiales más pequeños en el interior, arderá dando el aspecto de un pequeño sol. Pero, si no es posible tener una hoguera, bien se puede encender una lámpara de aceite, antorchas, velas votivas decoradas con símbolos solares o dibujos de rayos… si se tiene un caldero puede hacerse la hoguera en su interior o colocar una vela o lámpara de aceite dentro. En estos fuegos pueden quemarse aquellas cosas que deseamos alejar, o aquello que ya no nos es útil o nos provoca actitudes negativas. Es tiempo de purificación, limpieza y transmutación mediante el fuego por lo que todo ello debe arder para poder seguir evolucionando sin las cargas del pasado. Para ello, puede escribirse en un papel aquello que se desea alejar y leerlo en silencio o en voz alta antes de echarlo al fuego visualizando cómo desaparece de nuestras vidas mientras las llamas lo consumen y nos ayudan a superarlo para ser más fuertes. También pueden quemarse símbolos de esto, imágenes que lo representen, etc.

La hoguera de esta noche, mantenida viva mínimo hasta la llegada de la medianoche traerá bendiciones al hogar de aquellos que la prendieron y del lugar donde se encendió. Pero, no debe pensarse que estos fuegos sólo son purificadores, también traen protección, la reproducción del ganado, la salud, la seguridad y la esperanza de que el sol brillará en lo alto el tiempo suficiente para que la cosecha sea de lo mejor por ello se cree que cuanto más alto se salten las hogueras mejores serán las cosechas, creciendo tanto como el salto dado. La llama de Litha será una vela que se encenderá al ponerse el sol y quedará encendida hasta que se consuma por sí misma, pero que el fuego no falte en casa, velas de todos los colores, velas que brillen como el sol y, en el altar, preferiblemente, velas azules por el hecho de la entrada del sol en Cáncer, signo de agua.

 

 

 

El solsticio es ante todo una celebración alegre en la que principalmente se festeja el poder del Dios antes de empezar a decaer y el embarazo de la Diosa así como nuestra propia capacidad para crear cosas y hacerlas crecer como bien pueden ser las cosechas. Todos los rituales de buena suerte así como los amorosos o las curaciones y las purificaciones se llevan a cabo en esta mágica noche en la que todo es alegría por los deseos que se han cumplido o por la certeza de saber que se cumplirán. Hoy es día de dejarnos llevar por el gozo que el calor del sol nos da.

 

A pesar de ser un día de excesos, debemos encontrar el equilibrio. No olvidemos que somos como el sol, tenemos su misma capacidad para alimentar a nuestros semejantes y debemos ser capaces de ser tan brillantes como él, haciendo llegar la luz a aquellos que se encuentren en momentos de oscuridad. Al amanecer, si se dejó el caldero preparado con agua en el exterior o donde pudiese recibir los primeros rayos solares, hay que mirar en él buscando tres rayos brillando sobre el agua que son el Awen de Cerridwen que concede inspiración poética y energía mágica. Cerridwen llenará nuestra vida de inspiración y poesía si recordamos este sencillo ritual de amanecer del solsticio.

 

 

 

Cómo celebrarlo
Lo ideal en este día en el que el sol tiene un papel tan importante, es salir a celebrar a la calle, estar en casa lo menos posible y organizar comidas campestres, barbacoas en el jardín o picnics en un parque con nuestros seres queridos. En los banquetes de esta fecha no pueden faltar la verdura, la miel y la fruta de verano: sandía, melón, frutos del bosque, duraznos, peras… Las comidas picantes, los asados a fuego, flambeados y salsas así como los pimientos y las especias nos recordarán el calor del día de hoy. El postre será un rico flambeado: una ensalada de frutas de la época calientes y rociadas con un buen licor que se quemará antes de servir. Es un postre perfecto a la puesta de sol así como beber una buena Queimada.La bebida será preferiblemente la cerveza clara o ligera o aquellas que lleven base de miel o zumos frescos de fruta de la estación. El vino blanco, la sidra y el té de valeriana son bien recibidos en Litha.

 

 

 

Durante la comida se comparte con los demás el recuerdo de aquellos momentos en el que fuimos felices en extremo, una anécdota que nos hizo reír como nunca, un record alcanzado, el día en el que se sintió la máxima felicidad…

 

Al estar en la naturaleza, debemos acordarnos de dejarlo todo tal como lo encontramos o incluso mejor, hacer una limpieza antes de abandonar el lugar, retirando bolsas de plástico, botellas… y dejar una ofrenda junto a un árbol para los elementales por permitirnos pasar allí el día.

 

 

 

Como ritos típicos a parte de las Uniones de Manos, están las dedicaciones y las reafirmaciones de votos a las Deidades por parte de aquellos que ya fueron iniciados con anterioridad. También se aprovecha para bendecir a las mascotas para que el sol les confiera su fuerza. Se hace un recordatorio de aquellos proyectos que nos propusimos en Samhain y se trata de retomar aquellos que no se han terminado o aún no se han llevado a cabo.

 

 

 

El mejor modo de decorarlo todo es con imágenes solares y adornos y lazos de llamativos colores como el rojo, el amarillo, el naranja y el verde. Capullos de flores de esta época llenarán los jarrones y hojas secas junto a guirnaldas de flores, potpourris, fruta, y flores veraniegas adornarán mesas y alféizares de ventanas así como altares vestidos con manteles rojos o naranjas e iluminados con velas doradas, rojas, amarillas y naranjas. La ofrenda más simbólica son flores con forma de sol o colores que lo recuerden como las margaritas, caléndulas, manzanilla, zinias, diente de león… El círculo puede marcarse con ramas verdes, de roble sería perfecto pero es complicado conseguirlas y piedrecillas; y debe haber miles de velas por doquier si nos es imposible hacer una hoguera. También se coloca un cuenco con miel en representación del dulzor de la vida. Alrededor del altar o sobre éste se dejan objetos que representen objetivos alcanzados, situaciones que han llegado a término o aquellas que deben o se desean superar para seguir adelante. Estos objetos deben ser retirados antes de celebrar Lughnasadh.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: