ME BAJO…

Soy de las que opina que hay que aprender a escucharse a sí misma. Mirar hacia adentro, aislarnos de lo externo e intentar comprender qué es lo que nos ha llevado hasta donde estamos, si estamos satisfechos y si somos felices en términos genéricos.

Hemos de saber respirar hondo, cerrar los ojos y escuchar.

Aunque llevo una vida últimamente poco propicia a oír nada que no sea lo que me rodea, la sensación de no ser feliz es como una nube que va soltando gotas de lluvia a mi alrededor desde hace ya demasiado tiempo.

Obviando lo evidente me voy auto convenciendo que la vida es así, que no estoy mal, que quizá irme no sería la mejor solución porque llevaría todo el equipaje emocional conmigo…y así, van pasando los días, los meses e incluso los años y yo cada vez me veo más apagada por dentro aunque sonría y aparentemente esté fuerte y bien de cara al público.

Siempre es mejor arrepentirse de haber vivido que no haberlo intentarlo.

A mi alrededor, la vida familiar está llena de decepciones e hipocresías y a menudo me encuentro gritando interiormente por salir corriendo. Me siento identificada con aquello que dijo Groucho Marx: “Paren el Mundo, que me bajo!”

images-2

He aprendido con los años que lo mejor para la salud mental es hacer aquello que nos haga sentir bien siempre y cuando no afecte a otros.

Fácil de decir y muy difícil de llevar acabo ya que en el mundo emocional donde vivimos, nos aferramos a los demás como si nos perteneciesen y eso crea vínculos que fácilmente pueden llegar a convertirse en lastres difíciles de arrastrar en la búsqueda de la felicidad.

Claro que como yo lo entiendo la felicidad es el camino, no la meta.

sec3b1al_camino_a_felicidad

Recientemente leí un artículo que mencionaba lo importante que es tener un diario, ya que consigue poner en perspectiva los eventos realmente importantes de aquellos que perderán importancia casi con total seguridad a lo largo del tiempo.

Desde que comencé el blog dejé de escribir ese diario y quizá haya contribuido a desorientarme un poco.

85669F9DC

Sea como fuera, he de volver a conectar con mi yo interior e intentar enmendar la sordera emocional. Por eso he decidido desarrollar un decálogo que intentaré cumplir a partir de hoy:

1.- Meditar 20 minutos a diario

2. Hacer ejercicio

3. Sonreír tanto como pueda

4. Ser amable

5. Pensar algo más en mi y menos en qué es lo que los demás quieren que haga/diga

6. No agobiarme con temas económicos

7. Abrazar y besar más a mis seres queridos

8. Viajar y buscar la felicidad en el trayecto donde quiera que me lleve

9. Seguir levantándome cada día con la idea de que hoy puede ser el mejor de toda mi vida

10. Ser sincera conmigo misma y con los demás.

OM_Mandala_by_ninjashinobu8890

1 comentario

  1. Alicia said,

    abril 23, 2015 a 6:46

    Hola! A veces nos sentimos tan desanimados/as por lo que pasa en nuestro alrededor o nos pasa interiormente por algo que nos pasó, pero a mi me esta ayudando salir el haber entregado mi corazón y mis sentimientos a JesuCristo que me ama, que me regala cada momento la esperanza para seguir mi camino a pesar de situaciones dificiles qu me toque. El es mi fuerza y mi refugio que me sana y salva en mi vida.Gracias a Él, puedo seguir amando todos aunque aveces como humana me resulta dificil. Animo!!! Se puede…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: