Nunca te cases de amar…

“Mucha gente imagina que siendo fríos, rígidos, apagados y sin
amor, podrán lograr éxito en la vida. ¡Pobres! Si quieren tener
éxito, es necesario que se acostumbren primero a ser vivos, y
sólo lo conseguiremos aprendiendo a amar; para ello también hay
unos ejercicios que podemos hacer. ¿Cuáles? He aquí uno muy
fácil. En un momento cuando nadie os vea, levantad vuestra mano
enviando todo vuestro amor hacia la tierra y el cielo, hacia los
Ángeles, hacia el Señor y decíd: «Os amo, os amo, quiero estar en
armonía con vosotros.» Habituándoos así a proyectar hacia el
espacio algo vibrante, intenso, os convertís en una fuente, como
un sol.

¿Por qué ciertos seres se parapetan tras un rostro siniestro con
el que no se siente ni amor, ni bondad ni siquiera inteligencia?
No se dan cuenta de lo perniciosa que es esta actitud, tanto para
sí mismos como para los demás. Deben aprender a expresar el amor
para llegar a ser vivos, para que su rostro, su mirada sean
vivos, para que su presencia sea viva.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: