El amor y las enfermedades

EL AMOR Y LAS ENFERMEDADES

Hay personas que sonríen con escepticismo cuando les comentas la relación directa que hay entre enfermedades y emociones, te miran como diciendo ¡ya estamos con esas tonterías!  Y es cierto que en el mundo de la salud hay muchos cantamañanas, pero cualquiera pueda probar en su propio cuerpo que  la ansiedad, el sentimiento de desprotección, la ira, el miedo, y en definitiva la falta de amor están en el origen de las enfermedades y también de muchos accidentes.

¿Que hay detrás del comportamiento suicida de jóvenes y adolescentes? ¿Se sienten llenos de amor a la vida cuando se drogan, beben, y ponen en peligro sus vidas con comportamientos irracionales?

Cuando uno habla de la falta de amor, enseguida se piensa en el amor de pareja, en el amor romántico, en encontrar una  persona que llene nuestra vida.

Pero ese no es el amor que nos salva, que nos cura.

El amor que nos devuelve la salud y la paz es el amor a nosotros mismos.

Debería enseñarse en las escuelas, el amor y el respeto hacia uno mismo. No es tarde para empezar.

Vivimos en una sociedad totalmente vacía y carente de amor.

Y por eso lo único que llena a la gente es el dinero y estamos rodeados de corrupción,  envidia, frustración,  división y conflicto.

Para amarse a uno mismo primero hay que conocerse. Por lo tanto hay que iniciar una búsqueda interior que requiere recogimiento y silencio.

Amarse a uno mismo implica conocer las pobrezas y las grandezas.

Implica dejar de mentirse y de mentir a los demás y quitarse la mascara de la prepotencia o de la falsa humildad. Conlleva poder mostrarse uno como es, con total libertad, sin miedo a lo que piensen los demás.

Pero esto no surge por arte de magia de un día para otro, sino que es fruto de un trabajo diario y constante. En primer lugar hay que elegir.

Se puede elegir ser una persona madura con amor suficiente para dar a los demás, o más bien ser una persona que dependa de los demás y de las cosas.

Y hasta que no se haga conscientemente esta elección es inútil cualquier esfuerzo. Hay que creer y comprender que de verdad se puede elegir.

Para llegar a esta conclusión es necesario, de nuevo,  silencio, meditación, encontrarse con uno mismo.

El amor lo encontraremos dentro, no fuera, por eso es elegible, porque nosotros elegimos dónde buscarlo.

Visto en:  http://es.paperblog.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s