La Luna Negra y la Mujer

images

Luna Nueva Invisible (Luna Negra):

  • Arquetipo Femenino: LA ANCIANA BRUJA
  • Fase ; MENSTRUACIÓN
  • Color negro: la oscuridad de la luna nueva o menguante
  • Estación: Invierno
  • RESUMEN: Representa la sabiduría y la estabilidad: los poderes del mundo interior: se retiran las energías del mundo terrenal para centrar su conciencia en el mundo espiritual. Es la fase de introspección: de dormir y soñar y frenar el ritmo de vida

Los tres días anteriores a la Luna nueva visible se conocen como Luna invisible o Luna negra. La luna negra o invisible es el momento final de una lunación (ciclo lunar).  Es el momento en que la Luna desaparece por completo del cielo. La peor fase lunar para las mujeres adultas y fertiles.

La energía de la mujer decae. Se producen transformaciones en el carácter que afectan tanto a la vida física y sexual. Se perturba el campo psíquico y espiritual. Se deben cuidar las relaciones de parejas en esta etapa. A medida que la luna mengua, los proyectos -sobre todo las aventuras amorosas- corren el peligro de hacerlo con ella. Conviene ser prudentes en Luna menguante, pero cuando la Luna desaparece del cielo, mas vale aplazar cualquier acción complicada y meditar sobre ella. No deben tomarse decisiones de gran relevancia.

Para todas son días muy adecuados para la meditación personal, para potenciar los hábitos de equilibrio personal: empezar el día con el saludo al sol, ir a pasear, practicar ejercicio. Es un buen momento para conectarnos con la naturaleza, con la gente que amamos, para sentirnos parte del universo y el cosmos. Es aconsejable mantenerse tranquilas, evitar discusiones o actividades que exijan mucha atención y desempeño personal.

Es un momento perfecto para desprenderse de lo viejo e inservible, y para sentir, para estar en silencio y percibir la energía de todo lo que nos rodea, para dejar la acción y estar receptivos. Es un tiempo ideal para la depuración y limpieza interior y exterior; ideal para el ayuno y la purificación. Hay que respetar el horario de las comidas que deben ser ligeras y desintoxicantes, alimentos básicos complementados con infusiones.

Debéis estar concienciadas de la negatividad natural de estos dias. No sois vosotras las negativas. Es la fase lunar oscura que va contra vuestras cualidades de madres, mujeres libres, mujeres de luz..

Menstruar bajo luna nueva y ovular bajo luna llena era el ritmo natural de toda mujer. La fase oscura de la luna, los tres dias del mes cuando no podemos ver la luna en el cielo por la noche, se consideraba una bendicción. El momento de Luna Nueva no visible se supone que debe ser el momento en el que te baje la regla, porque es un momento de volcarse en tu mundo interior.

Esta fase menstrual implica para nuestro cuerpo un trabajo muy intenso; las contracciones uterinas para expulsar el tejido endometrial son potentes. La fuerza vital parece desaparecer y es una etapa en la que mengua la energía y el ánimo . Como hay una ralentización de los procesos mentales, no es de extrañar que todo nos llame al descanso o a estados de sosiego. Podríamos decir que, como la luna oscura, nuestro cuerpo y ánimo se encuentran menos luminosos, estamos hibernando.

Debemos adoptar una actitud mas meditativa y contemplativa o reflexiva que activa. Es tiempo para refugiarse en el YO interior y concentrar la energía para Re-estructurar, Re-pensar, Re-visar, diferentes situaciones de nuestra vida, especialmente aquella situación que más nos concierne en el momento. Meditamos como podemos eliminar de nuestro espacio aquello que ya no necesitamos más y cuya conservación obsesiva malgasta nuestra fuerza

La luz artificial afecta nuestro ritmo natural haciendo que nuestra sensibilidad y nuestro ritmo biológico se confunda y tengamos ciclos irregulares, sangrando bajo luna llena u otra luna que no sea la nueva. Sin embargo, esto no quiere decir que algo ande mal, los cambios lunares influencian nuestra forma de sentir física y emocionalmente durante nuestro ciclo pero no quiere decir que algo ande mal o que nuestro ciclo no sea natural. De hecho la mayoría de las mujeres sangran ya sea bajo luna llena o nueva y para poder diferenciar nuestro ciclo, Miranda Gray en su libro de Luna Roja nos habla del ciclo de Luna Blanca y Luna Roja. La luna blanca se refiere a un ciclo en el que la ovulación ocurre en luna llena y el ciclo de Luna Roja es cuando la ovulación ocurre en luna nueva y menstruamos durante luna llena.

La Luna Negra es representada por la “anciana”, aquella que llegó a la menopausia llena de conocimiento y sabiduria; es la etapa de introspección, de retirada, de ir hacia el interior para prepararse para el inicio de un nuevo ciclo en el caso de las jóvenes.

Cuando una mujer en “la oscuridad de la luna” se siente perturbada por una cierta irritabilidad, inercia o inquietud, puede ser capaz, tomándose deliberadamente el tiempo de estar sola, de obtener una unidad psicológica consigo misma, que las mujeres primitivas encontraban, quizás, sometiéndose al tabú impuesto. En la antigüedad, las mujeres se retiraban a cabañas lunares cuando estaban menstruando, a fin de contemplar y absorber la fuerza de la luna.

10647024_728116897270510_2702935153848050524_n

Antiguamente se respetaba muchísimo la capacidad para profetizar y comunicarse con los espíritus en esta fase: En muchas sociedades primitivas la mujer post-menstrual ostentaba el rango de adivina y hechicera. En la antigüedad, fue a través de este estado alterado de conciencia de la menstruación que las chamanas, curanderas y más adelante las sacerdotisas, aportaron al mundo y a su propia comunidad su energía, claridad y conexión con lo divino. El papel de estas mujeres fue fuertemente reprimido por la religión patriarcal pero perduró de forma clandestina en la adivina o bruja como el último vinculo con las primitivas religiones matriarcales. Lo que en el pasado se llamaba brujería era muchas veces capacidades femeninas: entender el propio cuerpo y responsabilizarnos de la salud.

En la tradición nativo-americana, las mujeres que menstruaban se reunían en sus cabañas lunares para soñar y menstruaban todas juntas. Se permitían cuatro días al mes para descansar, meditar, sanar, dejar ir lo viejo y celebrar su feminidad. Salían inspiradas e inspiradoras para los demás. Se les consideraban muy poderosas y recibían visiones para toda la tribu. Se honraba lo femenino. Las mujeres tenían un propósito. Esto daba a los hombres una comprensión y un respeto hacia las mujeres y hacia la Madre Tierra que las protegía especialmente.

FUENTES:

  • Wikipedia
  • Miranda Gray (1995). Luna Roja. Los dones del ciclo menstrual. Gala Ediciones.
  • Esther Harding, desde Los Misterios de la Mujer; Ed. Obelisco, Barcelona, 1995.
  • El Mapa de la Psique. Una Introducción a la Astrología Psicológica, de Clare Martin

Visto en:santuariodealba.vordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s