El corazón del camino

Cada camino es uno entre un millón. Por ende, no hay que olvidar que un camino no es más que eso.

Si piensas que no debes seguirlo, no te quedes en él bajo ninguna circunstancia.

 

Un camino no es más que un camino. Que lo abandones cuando tu corazón así te lo indique no significa ningún desaire a ti mismo ni a los demás. Pero tu decisión de seguir esa senda o apartarte de ella no debe ser producto del temor ni de la ambición.

 

Te advierto: examina cada camino atentamente.

 

Pruébalo tantas veces como te parezca necesario.


Luego hazte esta pregunta: ¿Tiene corazón este camino?

 

Todos los caminos son iguales, no llevan a ningún lado. Atraviesan la maleza, se internan o van por debajo de ella.

 

Si ese camino tienen corazón, entonces es bueno. De lo contrario, no te servirá de nada

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s