Sé escéptico y descubrirás la verdad

No me creas, no tienes que creerme. Piensa y haz elecciones por ti mismo. Yo puedo ser responsable de lo que digo pero no de lo que otro comprenda. Lo que para alguien es cierto, no tiene porque serlo para otro.

No te creas a ti mismo. No te creas esas mentiras que no elegiste pero que fuiste educado a creer. No te creas cuando te dices que no eres lo suficientemente inteligente, ni fuerte, ni bueno, ni … No te creas indigno de ser amado y feliz. No te creas ser tu propio juez.
No le creas a nadie. Cuando hayas curado todas tus heridas emocionales no tendrás la necesidad de creer en otros para ser aceptado, lo verás todo más claro.
Cuando no crees, todo lo que no es verdad desaparecerá rápidamente. Todo es lo que es. La verdad se basta por sí misma y no necesita apoyo de nadie.
La mayor enfermedad que existe es el miedo y habita en nuestra mente. Se manifiesta a través del enfado, la envidia, la soberbia,  la ira, la tristeza, la soledad, la hipocresía, la mentira. Tenemos miedo a que alguien o algo nos lastime, nos hiera, y para protegernos emocionalmente, creamos un sistema de negación, de mentiras. Mentimos tan bien, que hasta nos mentimos a nosotros mismos y acabamos creyéndonos nuestras propias mentiras.
Para poder curar nuestro cuerpo emocional deberemos utilizar la Verdad como herramienta de limpieza y erosión, porque siempre es doloroso cuando abrimos nuestras heridas y descubrimos nuestras propias mentiras. Una vez abiertas las heridas de la mentira, las limpiaremos con el Perdón. El perdón es un acto de amor hacia uno mismo. Nadie es perfecto, todos cometemos errores, hay que saberse perdonar. Cuando veamos a alguien o escuchemos el nombre de una persona que antaño nos hirió y no sintamos nada, sabremos que le hemos perdonado también. Es el acto posterior al perdón de uno mismo.
Una vez limpias las heridas, utilizaremos un poderosa medicación, para acelerar el proceso de curación, el Amor. No es posible ser feliz si no te amas. No puedes compartir si no tienes. Hay que aceptarse simplemente, y aceptar a los demás como son. Tenemos todo el derecho a amar, a compartir nuestro amor y a no tener miedo de recibirlo.
Detengamos los pensamientos negativos y mentirosos. Hay un afirmación que nos puede ayudar: “En cada situación de mi vida, elijo ver lo bueno, la verdad“.
Contacta con tu niño interior, te llevará al crecimiento personal y a tu propia evolución. Él sabe realmente donde habita la verdad. Muchas veces ocurre que nuestro niño interior está confundido, perdido, siente dolor o enojo y nos hace llegar esos sentimientos en forma de dolor, envidia, cabezonería … crea problemas en nuestra vida porque nos hemos desconectado de él, lo ignoramos. Activa esa relación, te ayudará a encontrar la verdad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s